Las famosas bolsas de yuca que al disolverse pueden servir como comida para los peces

Avani-Eco-bolsa-de-yuca
Redactora
¡Valora esto!

Somos consientes de que todos los días surgen alternativas para poder cambiar las conductas, pero a su vez también aparecen más productos nocivos que buscan dañar el medio ambiente. Sin embargo, todavía hay personas que buscan productos más naturales que favorezcan a nuestro mundo, como es el caso de Kevin Kumala, un biólogo indonesio que ha propuesto una idea más que innovadora.

El plan de Kumala está regido por la sustitución del plástico de las bolsas, por un material que esté compuesto por la yuca. Esto no solo cambiaría por completo la cantidad de tiempo que tarda en desintegrarse una bolsa plástica, ya que en este caso al ser ecológico, se disolvería en el agua, sino que también cumpliría una doble función al poder servir como comida para los peces.

El creador de este producto nació y vivió sus primeros años en Bali, acompañado de hermosas playas y paisajes paradisíacos, pero la vida le ofreció la oportunidad de estudiar Biología en Estados Unidos, lugar donde vivió alrededor de diez años. Luego de regresar a su tierra de origen, se dio cuenta de que la vista era completamente triste, las playas que recordaba con tanto cariño parecían basureros que confundía con las calles atestadas de plástico de los barrios pobres de las urbes estadounidenses. No había nada interesante en sus tardes de buceo pues cada rincón de los corales estaban atestados de plástico. Esa fue la razón por la que se las ingenió para crear algo novedoso y amable con el medio ambiente que pudiera no ser tan costoso como algunas ideas de emprendimiento ecológico.

De esta manera nació Avani Eco, una empresa productora de envases desechables con apariencias tanto en lo físico como visual al plástico convencional. La idea tan innovadora recibió el galardón por responsabilidad ambiental y pretende convertirse en el producto líder y sustituto de las bolsas plásticas que demoran casi una eternidad para desintegrarse. Una de las ventajas que mas llama la atención es su característica biodegradable, pues el 100% de sus componentes puede desintegrarse con facilidad sin dejar rastros tóxicos, la diferencia está marcada, puesto que una bolsa plástica normal se demora casi 400 años en desintegrarse mientras que los productos de Avani Eco, solo tienen una vida útil de cien días como máximo.

A pesar de que la idea es digna de cualquier tipo de premio, pero más allá de las bolsas hechas con materiales derivados de la yuca, también han creado pitillos, cajas contenedoras y productos desechables con base en almidón de maíz y caña de azúcar. La idea es innovadora aunque la intención es atacar la verdadera raíz del problema y esta es la industrialización del plástico, que de seguir siendo usado de forma descontrolada, podría tener un peso en los mares muy difícil de retirar, en pocas palabras, el agua de mar ya no tendría espacio para permitir la vida de la fauna acuática. 

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.