Reproducir vídeo

Este es el mejor itinerario para recorrer Reino Unido en tren

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Gran Bretaña ofrece una amplia variedad de rutas de tren que recorren algunas de las mejores vistas del continente. 

Hay muchas opciones disponibles: desde pintorescos viajes a través de Escocia hasta las bellezas culturales de la Inglaterra rural

Si quieres visitar lo mejor de Reino Unido en tren, este itinerario cumple todos los requisitos.

Día 1 y 2: Londres, Inglaterra 

Al ser uno de los destinos más visitados del mundo, lo mejor es que hagas tu primera parada en la capital. Es una ciudad vertiginosa que ofrece historia, cultura y conexiones de transporte sencillas con Europa continental.

No voy a explayarme mucho sobre la capital británica pues aquí encontrarás una guía súper completa sobre todos lo que debes conocer de Londres. Pero, es indispensable que visites las atracciones más emblemáticas, como el Big Ben, el Palacio de Buckingham, la plaza Trafalgar Square y la Abadía de Westminster.

Cómo llegar

Seguramente tu vuelo llegue al Aeropuerto de Londres-Heathrow. Desde allí comienza la aventura en tren, hay una conexión rápida y fácil que tiene salidas continuas del aeropuerto a la estación de Paddington.

Día 3: Bath, Inglaterra 

El viaje en tren entre la estación de Paddington en Londres y Bath tiene una duración de aproximadamente 90 minutos, y hay salidas cada media hora. La compañía es Great Western Railway y el viaje tiene un valor de 35 Libras. 

Bath es una hermosa ciudad situada entre las colinas bajas del suroeste de Inglaterra, cuyo nombre proviene de las termas romanas que todavía existen en la ciudad.

Para pasar un día perfecto en Bath, comienza por la parada más conocida, The Roman Bath, las termas características del sitio. La entrada puede parecer un poco excesiva (entre las 15 y 25 Libras, dependiendo lo que incluye) pero realmente vale la pena disfrutar de un baño en ellas! También puedes acceder a una visita guiada muy completa y pasear por todas las instalaciones del complejo. 

Rodeando el complejo termal, se encuentra la Bath Abbey, catedral y abadía de la ciudad. Es una iglesia anglicana con un estilo gótico inglés y sus altas vidrieras consiguen crear una experiencia de luz y espacio increíble. Aquí puedes subir a la torre para admirar las campanas y las vistas de la ciudad. 

No te prives de caminar por Milsom St., la gran calle comercial de Bath. Ya lo era en época de Jane Austen, tal y como lo describe en algunas de sus novelas. Ahora, además, podrás encontrar las tiendas de ropa más destacadas y mucho locales gastronómicos que se adaptan a los gustos de todo el mundo. 

Otro indispensable de Bath es, The Holburne Museum, un edificio que fue diseñado para ser un hotel, pero actualmente alberga una gran colección de arte y decoración. El edificio en sí y sus impresionantes jardines te fascinarán.

Y, por último, degusta el típico té inglés en Tea Room, un salón inglés, donde podrás disfrutar de no menos de 15 variedades de tés así como de una buena variedad de pastas y pasteles.

Pasa la noche en alguno de los muchos alojamientos disponibles para todo tipo de presupuestos. Mi recomendación es que contrates un B&B, negocios familiares que ofrecen una cálida estancia en Bath. Son lugares perfectos para experimentar la hospitalidad de la región, interactuar con los residentes locales y recibir consejos de la ciudad. Todo esto mientras se disfruta de una rica comida casera y una copa de vino.

Día 4: Cardiff, Gales

El viaje en tren de Bath a Cardiff tiene una duración de un poco más de una hora, y hay salidas aproximadamente cada 30 minutos. La compañía es Great Western Railway y el viaje tiene un costo de 9 Libras. 

La ciudad portuaria de Cardiff está situada en la costa sur de Gales y es la dinámica capital del país.

Comienza el día visitando la Bahía de Cardiff, una de las zonas preferidas por los habitantes de la ciudad, con ambiente asegurado y multitud de ofertas en cuanto a ocio y gastronomía.

Aquí encontrarás algunos edificios nuevos como el Millennium Centre, la Asamblea Nacional de Gales o el parlamento inaugurado el 2006 por Isabel II.

También hallarás edificios reconstruidos como la pequeña iglesia noruega, un templo de mediados del siglo XIX, construido en madera blanca con el fin de dar servicio religioso a los marineros de origen noruego que trabajaban en la Gales del siglo XIX. Actualmente se ha reconvertido en centro de arte abierto al público.

Y obvio, edificios antiguos como el Pierhead Building, un edificio de finales del siglo XIX, en estilo renacentista francés y con tintes góticos obra del arquitecto William Marco. Te llamará la atención su torre del reloj, que recibe el cariñoso sobrenombre de Pequeño Big Ben.

Si te tocó un día soleado aprovecha y toma alguno de los botes que surcan la Bahía y disfruta de un paseo marítimo sin igual.

No puedes siquiera pensar en abandonar Cardiff si no has ido a su famoso castillo, construido a finales del siglo XI sobre los cimientos de una antigua fortificación romana. La mayoría de estancias que puedes visitar en el Castillo de Cardiff responden a una construcción del siglo XIX a pedido del Marqués de Bute y presenta un estilo ecléctico, pero de predominio neogótico y victoriano.

La visita al castillo es muy agradable, con la entrada está incluida una audioguía que te permitirá disfrutar de los interiores del castillo con sus estancias pomposamente decoradas mientras aprendes sobre el origen y la historia de quienes lo habitaron. La entrada tiene un valor de 15 Libras y se puede reservar online en sitios de venta de atracciones. 

Si no estás muy cansado, recorre el Cardiff City Hall y sus edificios colindantes. 

Pasar la noche en Cardiff no es lo que se dice barato pero hay algunos hoteles modestos a partir de 35 Libras como el Ty Rosa Boutique, a pocos kilómetros de la Bahía de Cardiff y que tiene habitaciones temáticas con nombres de castillos. 

Día 5: Llandudno, Gales

El viaje en tren, con hermosos paisajes entre Cardiff y Llandudno, tiene una duración de menos de cinco horas, y hay salidas aproximadamente cada hora. Hay dos compañías que operan: Arriva Trains Wales y Transport For Wales. El costo ronda las 85 Libras. 

Llandudno es una pequeña ciudad en Gales del norte, conocida por sus playas, naturaleza y atractivos medievales.

Empieza el día en el paseo de la playa de North Shore, una de las playas más atractivas de Llandudno y, en ella, podrás tomar el sol y practicar windsurf o parasailing. 

Este arenal se encuentra resguardado entre dos montes, el Great Orme y el Little Orme, y su paseo marítimo se extiende entre ambos. Además, su muelle de estilo victoriano le confiere un encanto especial.

Aquí puedes aprovechar para hacer compras, en sus muchos centros comerciales, como el Victoria Centre y el Marks & Spencer.

Ya que el eje central de esta guía es el transporte, no dejes pasar la oportunidad de viajar en el tranvía del Great Orme que lleva en funcionamiento desde principios del siglo XX.

La ruta de este ferrocarril consta de tres paradas: la estación de Victoria, en el centro de la localidad; la estación de Halfway, en la que hay que hacer un transbordo, y la estación de Great Orme Summit.

Por el camino, podrás deleitarte con parajes maravillosos, como Blackpool, la isla de Man, el distrito de los lagos y el parque y la reserva natural del Great Orme. Los billetes de ida y vuelta cuestan alrededor de 8 Libras. 

Luego, no te pierdas el castillo de Conwy, uno de los castillos medievales más impresionantes de Llandudno. Durante la visita, podrás recorrer la capilla, la cocina, los aposentos reales y el salón del trono, que tiene forma de arco. La entrada cuesta desde 9 Libras y está situado muy cerca de la playa.

Por último, relájate en el muelle de Llandudno que se adentra unos 700 metros en el mar de Irlanda y es el hogar de muchos pubs tradicionales donde puedes tomar una cerveza y el famoso fish and chips. 

Si tu presupuesto es amplio pasa la noche en el Castle Hotel, un hotel cuatro estrellas de 300 años que antiguamente era una abadía cercana al castillo de Conwy. El valor de las habitaciones comienza en 170 Libras.

Ahora, si estás un poco ajustado de presupuesto, una excelente opción es el Iris Hotel, un pintoresco alojamiento cercano a la playa y en el cual las habitaciones rondan las 55 Libras.  

Día 6: Liverpool, Inglaterra 

En este caso, debes tomar el tren desde Llandudno a la ciudad de Chester, alli haces un transbordo de 10 minutos ya con origen a Liverpool. El tiempo total de viaje es de menos de dos horas y ofrece hermosas vistas de la costa. El costo es de aproximadamente 30 Libras. 

Liverpool es más que solamente los Beatles: también es una ciudad marítima que deleita a los amantes de la historia, la arquitectura mercantil y, por supuesto, la música.

Los lugares de interés en el mapa de Liverpool son muchos. Dentro de esos lugares, diseñé una lista de los más icónicos e importantes que puedas hacer en un día.

Comienza visitando Albert Dock, uno de los muelles más importantes de Inglaterra. Fue uno de los puertos más avanzados del mundo y para la fecha, es un lugar de entretenimiento lleno de restaurantes y museos. Aquí un sitio imperdible es el Merseyside Maritime Museum. La entrada a este lugar es gratuita.

Más tarde, visita The Beatles Story, la exposición más completa del mundo sobre los cuatro músicos más famosos de Liverpool. Aquí puedes hacerte con una audioguía y descubrir la historia detrás de todos los objetos relacionados con la banda que están en exposición. Las entradas tienen un valor de 17 Libras y te conviene reservarlas online sobre todo si vas a visitarlo un fin de semana. 

En cuanto a museos en Liverpool hay muchos y por esa razón se le conoce como la capital británica de la cultura. En ese espacio se pueden encontrar artículos relacionados a la naturaleza, la arquitectura, la música, la pintura, los deportes y muchos más.

Uno de los imprescindibles es el Museo de Liverpool. El artefacto más interesante que está en esta edificación cultural es el vagón del primer tren eléctrico del mundo. La entrada a este lugar es gratuita.

Conoce el St George’s Hall hogar de conciertos, presentaciones artísticas, conferencias y reuniones. Abrió sus puertas en el año de 1854 y desde ese momento quedó patente la expresión victoriana que tendría para Liverpool. Se pueden visitar sus zonas públicas sin ningún costo y ofrece una vista sin igual.

Por último, haz un tour por las catedrales más emblemáticas de Liverpool: Catedral de Liverpool que tiene una torre de 100 metros de altura por la puedes subir y tener una vista espectacular de la ciudad, Catedral St Luke y Catedral Metropolitana.

En Liverpool hay una gran número de opciones para hospedarse desde hoteles céntricos y de categoría como The Richmond Apart-Hotel con tarifas que inician en las 70 Libras o hostels compartidos como el Liverpool Newsham Manor a partir de 27 Libras.

Día 7: Windermere, Inglaterra

Hay salidas de tren frecuentes de Liverpool a Windermere, con trayectos de entre dos y tres horas. Una vez ahí, el traslado al Distrito de los Lagos se realiza en un breve trayecto de taxi o autobús. 

Windermere, una pequeña ciudad en Cumbria, Inglaterra, es el punto de partida perfecto para recorrer el Distrito de los Lagos, uno de los 50 lugares que todo viajero ha de visitar al menos una vez en la vida, según National Geographic Traveller Magazine.

Para visitar el Distrito de los Lagos, te recomiendo que contrates un tour guiado o que te hagas con la información de los muchos buses que conectan las localidades de este hermoso paraje. Es por esto que más que un itinerario te voy a contar los puntos infaltables de tu visita así sabes cuál es la mejor opción a la hora de trasladarte. 

Conoce la localidad de Ambleside, a orillas del lago Windermere, el más grande de la zona y donde hay un bonito embarcadero plagado de cisnes. Ahí mismo te toparás con Bridge-House, una construcción sobre el agua que data del siglo VII.

Si continuas por el norte te cruzarás con los jardines geométricos de Rydal y podrás descubrir la Gingerbread Shop de Grasmere, donde se hace pan de jengibre con la misma fórmula secreta desde 1860.

Un paseo infaltable es el recorrido en un tren de vapor de época, El Lakeside and Haverthwaite Railway que lleva transportando pasajeros desde 1869 a través de 6 kilómetros por el sur de Windermere.  

El tren termina su recorrido en la estación de Lakeside, desde donde puedes tomar un barco a vapor y navegar por Windermere hasta Bowness o Ambleside.

Y por último debes visitar el valle de Ullswater, donde no podrás evitar sentirte engullido por las montañas que te rodean y los increíbles paisajes que éstas van formando.

En cuanto a alojamientos, como en todos lados, los hay para todo tipo de gustos pero en este lugar de ensueño hasta los más económicos son hermosos y pintorescos. Te recomiendo Orchard Hideaways, un complejo de casitas de maderas pequeñas pero muy lindas las cuales comienzan en 32 Libras. Si tienes un bolsillo más permisivo sin dudas debes ir a New Dungeon Ghyll Hotel, una casa familiar con estilo romántico, 24 hectáreas de jardines y las habitaciones tienen vistas al valle de Langdale. Aquí el precio del alojamiento comienza en 170 Libras.

Día 8: Glasgow, Escocia

El viaje en tren a Glasgow atraviesa el corazón del Reino Unido y dura menos de tres horas, que incluye un transbordo en el distrito Oxenholme Lake. Son dos las compañías que operan este traslado y los tickets tiene un valor de 50 Libras en total ambos trenes. 

Glasgow es una ciudad portuaria sobre el río Clyde, famosa por su estilo art nouveau y arquitectura victoriana.

La primera parada que debes hacer es la Gallery of Modern Art. El museo se encuentra dentro de un emblemático edificio que comparte con la biblioteca del centro de la ciudad. El GoMA juega un papel importante en la herencia de la ciudad.

Otro de los puntos más turísticos es la George Square, la plaza de la ciudad construida hace casi 300 años, donde se encuentran el Ayuntamiento y las Glasgow City Chambers, edificaciones construidas en el año 1888 con un clásico estilo arquitectónico renacentista. 

Cerca de la plaza se encuentra  la Glasgow Cross. Esta cruz se encuentra entre cinco puntos de la ciudad: London Road, Gallowgate, Trongate, Saltmarket y High Street.

Marca el lugar donde se encontraba la Cámara de la ciudad en la época medieval y cuyo edificio fue destruido durante un incendio en 1926. 

Otra actividad que no te puedes perder es recorrer el parque más grande de la ciudad, Glasglow Green, aprovecha y haz un picnic cerca de Doulton Fountain que es la fuente terracota más grande del mundo.

Tal vez la atracción más llamativa de la ciudad es la Cathedral of Saint Mungo, la única iglesia medieval que se mantiene en Escocia. Si te animas, al lado de la catedral está la famosa Necrópolis, el cementerio victoriano más grande de Europa. Desde la colina en la que se eleva, tendrás unas hermosas vistas panorámicas de la ciudad.

Si tienes tiempo y ganas de movilizarte en transporte público, puedes conocer la universidad de Glasgow y sino, te recomiendo que sigas descubriendo los rincones del centro de la ciudad. 

Para pasar la noche, al ser una gran ciudad tendrás muchas opciones. A partir de las 30 Libras encontrarás una oferta variada de Hostels con espacios comunes a compartir como por ejemplo Euro Hostel Glasgow, un moderno albergue a solo 5 minutos de la estación de tren. Si tu ida es un alojamiento más lujoso puedes hospedarte en el Kimpton – Blythswood Square Hotel cuyas habitaciones comienzan en 139 Libras.

Día 9: Edimburgo, Escocia

Edimburgo está a solamente una hora de Glasgow en tren, y hay salidas cada 15 minutos. Los billetes oscilan entre 10 y 13 Libras por trayecto. 

En la capital de Escocia, obvio, lo primero que debes visitar es el Castillo de Edimburgo. Esta enorme edificación del siglo XII, domina la ciudad desde una colina del centro histórico y  es el lugar más visitado de la ciudad. En el interior podrás disfrutar de varios puntos de interés como la capilla de Santa Margarita, la Piedra de Scone, los Honores de Escocia, el Cañón de la una en punto, el Mon’s Meg, el Museo Nacional de la Guerra, el cementerio de mascotas o las antiguas prisiones además de las magníficas vistas de la ciudad que tendrás desde lo alto de sus murallas. 

Es indispensable que reserves la entrada con antelación así te ahorras colas muy largas de gente esperando. Además descubrirás que tienen un servicio muy bueno de guidas en español. 

La Royal Mile, otro punto de interés, es la calle más famosa de la ciudad y une el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyrood. Durante sus casi dos kilómetros de calle disfrutarás de edificios históricos, antiguas iglesias, animadas tabernas y pubs, tiendas de souvenirs y productos locales.

Aquí es elemental que visites el Elephant House, lugar en el que J.K. Rowling escribió gran parte de sus libros. Puedes aprovechar para tomar un café e ir al baño para ver todos los mensajes que los fans de la saga han ido dejando con el paso del tiempo. También debes recorrer la Catedral de St Giles del siglo XII, una iglesia dedicada al Santo Patrono de Escocia que destaca por su cúpula hueca en forma de corona real. 

En el desenlace de esta calle te espera el Palacio de Holyrood, residencia oficial de la Reina de Inglaterra cuando visita Escocia, puedes visitar algunas salas como los apartamentos de María Estuardo, el gran salón y la capilla en la que se coronaron varios reyes escoceses.

Y por último, Cerca de la Royal Mile se encuentra otra calle famosa la Victoria Street, famosa por tener dos niveles: en la parte superior encontrarás elegantes restaurantes con terrazas y en la inferior verás las famosas casas de colores, en las que se encuentran tiendas exclusivas y tabernas.

A la hora de alojarte, el abanico de hospedaje en Edimburgo es casi infinito y la mayoría son buenas opciones por lo cual te dejo un listado con los 10 mejores alojamientos en este sitio. 

Día 10: York, Inglaterra

Los viajes en tren entre Edimburgo y York tienen una duración de aproximadamente dos horas y media; hay salidas frecuentes todo el día.

York es una ciudad amurallada en el noreste de Inglaterra, que fue fundada por los romanos. Posee una enorme catedral gótica y notables edificios medievales.

Una actividad indispensable en York es recorrer la muralla que rodea el centro de la ciudad, un paseo de aproximadamente una hora donde obtendrás las mejores vistas y fotografías de la ciudad. 

Cercana al ingreso de la muralla, se encuentra la catedral con estilo gótico más grande de Europa y su historia data del Siglo VIII.

Una buena idea es que compres algo de comida para llevar y almuerces en Ruins of St Mary’s Abbey, las ruinas de la abadía de St. Mary. Este lugar se encuentra muy cerca de la Catedral y sus jardines hermosos son ideales para un picnic.

Otro imperdible de York es Clifford’s Tower, una imponente torre que representa el castillo medieval de York. Aquí podrás subir a la parte más alta de la torre ¡Un espectáculo para la vista! 

Si todavía tienes energías, camina hacia el Yorkshire Museum, un lugar muy interesante donde encontrarás objetos de la época romana, vikinga y medieval. 

En cuanto al alojamiento encontrarás muchas opciones pintorescas hasta algunas temáticas. Una idea divertida y económica es dormir en el Glamping – York Holiday & Cycle Stop son pequeñas carpas de madera cuyo valor comienza en las 35 Libras. Sino una opción más cara (135 Libras) es el Hilton York un hotel de estilo vikingo frente a la torre de York.

Este fue el mejor itinerario para recorrer todo Reino Unido en Tren. Espero que hayas viajado con la imaginación y lo tengas en cuenta para tu próximo viaje.

Publicado en
Destino
Hay más sobre esto
Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO