Portitsa Gorge, la Joya Escondida de Grecia

Portitsa Gorge
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Todos amamos esos lugares «desconocidos», ocultos del ojo turístico del mundo y que solo pocos conocen. Portitsa Gorge, casi inexistente en las guías de viajes, en los buscadores o incluso entre los consejos que se dan al momento de viajar, es una joya escondida en Grecia.

Su nombre en español sería ‘la garganta de Portitsa’. Portitsa Gorge, ubicada en Grevena, es una perfecta postal de cuento, con un encantador puente de piedra construido en su entrada. Grevena, una ciudad en el noroeste de Grecia no es uno de los destinos famosos de Grecia, quizás por no tener acceso directo al mar, pero se considera uno de los “Highlights” del país debido a su naturaleza magnífica y los paisajes únicos.

En este post te contaremos todo acerca de Portitsa Gorge, un recóndito sitio griego, un camino de aventuras milenario que hoy en día aún se mantiene prácticamente oculto de las miradas del turismo masivo y que conserva su encanto, tan fotografiado por los aventureros viajeros del mundo.

¿Por qué visitar Portitsa Gorge?

Existen incontables tipos de viajeros, cada uno con sus propias preferencias y gustos al momento de visitar un destino. Hay una característica en particular, que seguramente se condice con muchas clases de viajeros: el afán por la búsqueda de lo desconocido, por esos lugares que solo pocos conocen que existen y que funciona como una perfecta forma de romper el hielo en una reunión que no se conoce a mucha gente, el anzuelo para contar esos datos “que nadie sabe” y/o curiosidades de color que a todo el mundo le gustan escuchar.

Este tipo de viajero busca conectarse con la cultura local, visitar esos lugares que solo los residentes ubican y adentrarse en el estilo de vida de quienes habitan, no en las grandes ciudades rodeadas de fotografías y souvenirs, sino en los pequeños pueblitos de encanto que hacen al lugar que se está recorriendo.

Portitsa Gorge
Portitsa-Gorge

Cuando uno piensa en Grecia, seguramente lo primero que se nos viene a la mente son las playas, el azul del Mar Mediterráneo y las casitas color blanco de postal como Oia, en Santorini. Claro que estas características forman parte del encanto del país y lo que hace que sea uno de los países con mayor cantidad de visitantes del mundo. Sin embargo, los viajeros que buscan algo más, en Grecia pueden encontrarlo: pueden visitar esas imágenes que parecen solo creadas por la computadora pero que, con un gran capítulo histórico detrás, crean estas postales que muchos buscan fotografiar.

Portitsa Gorge es eso, es una postal que, hoy en día, solo resuena en algunas cabezas, solo en las de aquellos viajeros curiosos que buscan escapar de la masividad, de los tours y de los itinerarios fijos y se topan con esas fotografías vivas en las que se sienten atraídos.

Como una búsqueda del tesoro, llegar a la típica foto de Portitsa Gorge, su puente y el río corriendo por debajo, es un tanto dificultoso de averiguar, no de llegar, sino de conocer las formas en las que es posible acceder a esta postal de libro de mitos y leyendas.

Portitsa Gorge

Portitsa Gorge, un puente, magia y naturaleza en un mismo lugar

En el Valle Kanavi, entre las montañas Spileo y Lykotrypa, se encuentra una garganta (gorge), donde tiene lugar el vertiginoso paso de agua del Río Venetikos uno de los afluentes del Río Aliakmonas, el más largo de todo Grecia, con 297 kilómetros de extensión.

De un lado del río se encuentra Spileo y, hacia el otro, Monachiti, ambos pueblos ubicados hacia el noroeste de Grecia. Para poder ubicarse mejor, ambos pueblos se encuentran a casi 450 kilómetros de Atenas, la capital del país, próximos a la frontera con Albania.

El encanto de Portitsa Gorge no se resume a la curiosidad del lugar o a lo escondidos que están los pueblos de sus alrededores. Visitar Portitsa Gorge es conocer la parte de la cultura griega que solo pocos conocen, aquella que se aleja de las mejores islas griegas, de las playas, de la vida nocturna o de las casitas blancas, una cultura agreste, entre montañas, de monasterios y deliciosa comida que parece haber sido hecha por los mismísimos dioses.

El único paso peatonal entre Spileo y Monachiti es el conocido como “el puente de piedra de Portitsa Gorge” que cruza, literalmente, la garganta formada por el río y, luego de casi 2 kilómetros, se llega a la ruta para poder continuar camino hacia el pueblo.

Portitsa-Gorge
  • Dato viajero: si se busca caminar entre pueblos durante todo el recorrido, es importante tener en cuenta que, además del puente en sí, es necesario recorrer a pie unos 10 kilómetros entre montañas.

El puente fue construido en el año 1743 con ayuda del Monasterio de Spilaio. Está compuesto íntegramente con piedras, formando dos grandes arcos, que son los que, engreído, el puente se muestra para la fotografía.

El puente de piedra de Portitsa Gorge fue construido especialmente para que los habitantes de ambos pueblos puedan contar con el camino que los una de manera peatonal y, al día de hoy, se ha convertido en ese lugar al que muchos curiosos buscan llegar y, aunque resulte increíble, sigue siendo una tarea complicada de resolver.

¿Sabías que, en realidad, el puente es significativamente más alto de lo que se ve en las fotos? Los materiales que son traídos por el río a lo largo de los años (los propios sedimentos que erosionan) lo han enterrado casi 3 metros.

Una visita al Puente de Piedra de Portitsa Gorge

Con tanta curiosidad que genera el lugar, los pueblos y lo inexplorado, es posible pensar que llegar a Portitsa Gorge es una tarea imposible o solo para los viajeros más entrenados.

La realidad es que el camino hacia el desfiladero y, por consiguiente, hacia el pueblo, no es una odisea, sino que está recomendado para todo tipo de viajeros, incluso una gran oportunidad para que las familias con niños pequeños puedan disfrutar de la naturaleza.

Portitsa-Gorge

¿Cómo llegar a Portitsa Gorge ?

Lo primero que hay que tener en cuenta al momento de planificar una visita al Puente de Piedra de Portitsa Gorge es que hay que llegar al pueblo de Spilaio (el sitio clave donde alojarse si uno busca visitar la zona), ya que es la puerta de entrada al camino hacia el puente.

  • Dato importante: si se busca en el GPS solo la palabra “Portitsa”, lleva a la ciudad griega del mismo nombre, que se encuentra bastante alejada del objetivo, casi a 150 kilómetros del pueblo de Spilaio.

El Puente de Piedra de Portitsa Gorge es accesible a pie desde Spilaio o en coche (los últimos 5 km es un camino de tierra) hacia el punto donde comienza la ruta de trekking que lleva al puente, al desfiladero del valle y a las maravillosas postales de las que venimos hablando.

  • Dato viajero: la mejor temporada para visitar este paisaje único es el verano y principios de otoño, ya que se puede dar un paseo por el río y entrar en el desfiladero, algo realmente magnífico.

Portitsa se encuentra en una ubicación única en todo el mundo porque no existe un desfiladero con un antiguo puente de piedra en ningún otro lugar.

¿Dónde alojarse?

Como te veníamos contando, la región de Spilaio, Grevena o incluso Portitsa no es de los destinos famosos del país, por lo que los precios son realmente accesibles en toda la zona, los locales son muy amables y siempre están dispuestos a ayudar a los desorientados viajeros.

Portitsa Gorge

Las mejores opciones de alojamiento se ubican entre Grevena, ubicada a 25 kilómetros de Spilaio, y la ciudad de Portitsa, para luego trasladarse hacia Spilaio para hacer el trekking.

  • Consejo viajero culinario: si te gustan los champiñones, no podes dejar de probar la cocina local con hongos. ¡Los champiñones de Grevena están entre los mejores del mundo!

¿Qué más hacer en Portitsa Gorge?

Para conocer uno de los lugares más aventureros de Grecia, una gran recomendación que hacer, ideal para seguir en contacto con la naturaleza y las montañas que integran a este magnífico país, es recorrer el Parque Nacional Pindos.

El Parque Nacional Pindos es uno de los parques menos conocidos de todo Europa, solo visitado por quienes curiosean por la zona y buscan estos espacios recónditos (un recorrido para viajeros, no tanto para turistas) se encuentra a poco más de 40 kilómetros del pueblo de Spilaio y corresponde a un gran sitio donde pasar el día, disfrutando entre bosques de pinos, rápidos y lagos de montaña.

En muchas oportunidades se lo llama “bear park” (el parque de los osos, en español) ya que, además, se encarga de la preservación de una especie de osos marrones que se encuentran en la región.

  • Dato viajero: el parque no cuenta con instalaciones ni lugares para acampar.

Visitar el histórico pueblo de Spilaio

Como te contábamos, Spilaio es el pueblo más próximo al puente Portitsa Gorge, integrado casi por 500 habitantes en total. Es un pueblo rural y muy pequeño, por lo que encontrar gran cantidad de servicios para el viajero es como buscar una aguja en un pajar. Lo mejor es conectarse con la cultura, buscar la taberna local y disfrutar de la auténtica Grecia.

Recorrer algo más, pasear por legítimos pueblos agrestes y rurales del interior de Grecia, desconocer lo que se va a fotografiar y encontrarse en un país completamente diferente al que se ve en las fotos. Visitar Portitsa Gorge es una experiencia, es un camino de trekking hacia un destino 100% fotografiable pero también es un camino hacia algo distinto, hacia una Grecia que no se comenta en las guías de viaje pero que resguarda una cultura auténtica, local y con aroma a casero que los viajeros aventureros, no deben perderse.

5/5 - (2 votos)
Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *