Los canguros están atacando a los turistas que les dan de comer para sacarse una selfie, esta es la razón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Para muchos turistas en Australia, el primer punto en su lista de deseos es ver a un canguro. Por lo que no es de extrañar que miles de turistas visiten todas las semanas el Hospital Morisset, un centro de salud mental en Lake Macquarie, Nueva Gales del Sur, que se ha hecho conocido por su población de marsupiales amigables e inquisitivos.

En el transcurso de los últimos ocho meses, Lewis, que transporta personas desde la estación de trenes de Morisset para ver a los canguros en el hospital, dijo que ha visto a numerosos turistas ser atacados y heridos por los canguros.

Lewis ha estado tratando de advertir a las personas sobre los peligros que pueden enfrentar al darle comida a los canguros, e incluso les ha mostrado fotos de turistas que han resultado heridos.

Según los expertos, los canguros están atacando a las personas porque han perdido el miedo a los humanos y también se han vuelto adictos a la comida humana. La comida humana, como las zanahorias y los McDonald’s, normalmente no forman parte de la dieta de un canguro, y contienen altos niveles de azúcar y carbohidratos.

“Para un canguro, una zanahoria es realmente muy alta en azúcar. Para nosotros es bastante saludable, pero para un canguro es como tener una barra de chocolate.”

Según Michelle Shaw, nutricionista del Taronga Zoo de Sydney, los canguros del Hospital Morisset se han vuelto adictos a estos niveles anormalmente altos de carbohidratos y azúcares.

El problema es particularmente complejo porque el sitio, Morisset Hospital, es una instalación operativa de salud mental y no se puede cerrar simplemente. Y a pesar de las muchas señales de advertencia que se han colocado en la zona, los turistas continúan visitando y alimentando a los canguros. Como resultado, no cree que el turismo en el área se pueda detener por completo.

Los canguros no representen una amenaza, siempre y cuando la gente tenga precaución a su alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO