Los dos últimos rinocerontes blancos del norte viven bajo guardia armada las 24 horas para protegerlos de los cazadores furtivos

rinocerontes blancos
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los dos últimos rinocerontes blancos del norte con vida están siendo protegidos por guardias armados las 24 horas del día, para que los cazadores furtivos no puedan alcanzarlos.

La subespecie se encuentra en peligro crítico de extinción y, aunque han estado en problemas durante décadas, los dos últimos rinocerontes son hembras, lo que significa que, naturalmente, no hay forma de que se reproduzcan.

En cambio, Najin, de 31 años, y su hija Fatu, de 19, se someterán a FIV, con la esperanza de que la pareja pueda continuar con la especie.

El conservacionista James Mwenda se ha ocupado de las dos criaturas en Ol Pejeta Conservancy en Nanyuki, Kenia, desde 2013.

Sudán, un rinoceronte macho, murió en 2018 a los 45 años, lo que significa que el trío en peligro de extinción se convirtió en dos.

Rinocerontes Blancos

En declaraciones a My Modern Met, Mwenda dijo: «Esa es la esperanza que tenemos. Eso es lo que queremos oír, que Sudán y los rinocerontes blancos del norte están resucitando. Confiamos tanto en él, y estamos esperando, con los dedos cruzados».

En declaraciones a la BBC, el profesor Thomas Hildebrandt del Instituto Liebniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre dijo que la organización ha sido parte de un programa de cinco años.

Para ayudar a que la especie continúe, los investigadores han utilizado esperma tomado de rinocerontes blancos machos, tomado antes de su muerte.

Luego tomaron cuidadosamente los huevos de Najin y Fatu, recolectando dos embriones con éxito en el laboratorio en Italia.

Debido a que Najin y Fatu no pueden tener un embarazo, los rinocerontes blancos del sur, de los cuales hay muchos más, podrían ser sus sustitutos.

Rinocerontes Blancos
Barcroft Media

Mwenda espera que, al compartir la historia de los últimos rinocerontes blancos del norte, protegerá a otras subespecies del mismo destino potencial en el futuro.

Añadió: «Cuando la gente habla de extinción, parece algo que está muy lejos. Pero, lo estamos presenciando todos los días; sintiéndolo a través de estos animales, por lo que es emocionalmente agotador. Pero, al final del día, estamos inspirados».

Le dijo al medio de comunicación que cree que los rinocerontes tienen una idea de lo que está sucediendo.

Dijo: «Puedo decir que se sienten los últimos de su especie. Lo sienten. Entonces, a través de sus personalidades, nos dan ‘lecciones’ que podemos usar para las generaciones futuras».

Espera que la película que narró, Kifaru, que analiza la historia de los cuidadores que cuidaron de Sudán antes de su muerte, ayude a las generaciones futuras a pensar más detenidamente sobre cómo se trata a los animales.

«La extinción no se trata solo de animales, sino que también tiene mucho que ver con los humanos».

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *