Los viñedos españoles deben destruir su cosecha debido la caída de la demanda mundial del vino

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Debería haber sido un gran año para el vino español: una excelente cosecha de uvas que dio como resultado millones y millones de botellas extras para beber.

Pero con el Covid-19 provocando una caída catastrófica en las ventas de vino, el gobierno español está ofreciendo subsidios a los productores para destruir parte de la cosecha récord de uva de este año.

Ante la sobreproducción en un mercado en contracción, se gastarán 90 millones de euros en la destrucción o en la destilación de uvas en brandy y alcohol industrial. También se han establecido límites inferiores a la cantidad de vino que se puede producir por hectárea, y ya se han impuesto a los productores de cava, Rueda y Rioja.

Raïms

Se espera que la vendimia de este año produzca 43 millones de hectolitros de vino, frente a los 37 millones de los últimos años. Incluso sin Covid, esto supera la demanda combinada nacional e internacional de 31 millones de hectolitros, pero, para empeorar las cosas, las ventas de restaurantes han caído un 65% y las exportaciones un 49% desde el inicio de la pandemia.

Las asociaciones de viticultores dicen que las medidas del gobierno son insuficientes y que algunas de las casas de vino más grandes están utilizando la crisis de Covid para renegociar contratos a tasas más bajas.

“Lo peor de esto es que dentro de un mes estaremos cosechando una cosecha abundante a precios mínimos y, si no se toman medidas, las ventas de vino se deteriorarán”, dijo Fernando Villena, presidente del sindicato de agricultores de Asaja en Castilla-La Mancha, centro de España.

Viñedo.

Carlos Bonilla de Bodegas Campos Reales, presidente de la denominación regional de La Mancha, que representa alrededor de la mitad de la producción de España, dijo: “El consumo mundial de vino ha bajado un 10%. Mientras tanto, estamos produciendo más vino por hectárea, así que, a menos que aumente el consumo, tendremos que regular la producción”.

Durante el bloqueo, cuando se cerraron las fronteras, la fruta se pudrió porque la mayoría de los recolectores proceden de Rumania y el norte de África. Sin embargo, Bonilla espera que los trabajadores migrantes que ahora están en la región para la cosecha de ajo se queden para recoger uvas. “El riesgo es la infección”, dijo. “Son personas que no tienen una dirección fija y cuya prioridad es ganarse la vida, por lo que son difíciles de controlar”.

Pero algunas regiones vitivinícolas, como las Rías Baixas en Galicia, en el noroeste, dicen que tienen dificultades para contratar a los recolectores de uva porque la gente teme exponerse al Covid-19 o poner en peligro sus pagos de licencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO