Maldivas crea una nueva isla para protegerse contra el aumento del nivel del mar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El aumento del nivel del mar amenaza con sumergir las Maldivas. Sin embargo, en lugar de temer al océano, los innovadores han encontrado una solución: una isla completamente nueva.

Debido al aumento de las temperaturas y al derretimiento de los glaciares en todo el mundo, los investigadores del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático han estimado que el aumento del nivel del mar podría superar el metro para fines de siglo; cada centímetro de aumento del nivel del mar equivale a alrededor de un millón de personas desplazadas de sus tierras bajas.

Aunque se considera un destino de vacaciones popular, pintoresco y soleado, la mera existencia de las Maldivas en el Océano Índico pende de la balanza del calentamiento global. En 2004, se informó que el 80% de sus 1.200 islas no estaban a más de un metro sobre el nivel del mar.

Desafortunadamente, esa cifra no ha mejorado, convirtiéndose en una fuente de ansiedad para los más de 500.000 habitantes del archipiélago. También están los efectos de la erosión costera, con el 70% de la infraestructura del país en peligro por el aumento del agua salada, y la imprevisibilidad de desastres naturales como el mortal tsunami de 2004.

Mohammed Waheed Hassan, vicepresidente de la pequeña nación, señaló en un informe del Banco Mundial de 2010 que las 200 islas del país podrían estar bajo el agua para el 2100, diciendo: “Maldivas se encuentra en la primera línea de la batalla contra el cambio climático. Somos uno de los países más vulnerables de la Tierra y, por lo tanto, debemos adaptarnos al cambio climático”.

Presentamos Hulhumalé, una isla artificial que albergará la “Ciudad de la Esperanza” destinada a preservar el estilo de vida de los maldivos al tiempo que ayuda a erradicar problemas sociales como el desempleo (actualmente en un 20% entre los jóvenes) y la prestación de servicios.

Para levantar una nueva isla de 188 hectáreas, se han bombeado millones de metros cúbicos de arena del lecho marino. El proceso comenzó en 1997 y finalmente terminó en 2002. Solo dos años después, alrededor de 1,000 personas se mudaron a la isla; ahora, hay al menos 50,000 residentes.

Para mediados de la década de 2020, se espera que más de 240.000 personas llamen hogar a Hulhumalé, con tecnología inteligente desde cero, viviendas de calidad y una gran cantidad de espacio libre. Por contexto, Malé tiene solo dos kilómetros cuadrados, sin embargo, 130.000 personas viven allí.

Areen Ahmed, directora de desarrollo comercial de Housing Development Corporation (HDC), que supervisa City of Hope, le dijo a BBC Travel:

Después del tsunami de 2004, se introdujo un programa para mejorar la resiliencia mediante islas más seguras. Hulhumalé se está desarrollando a través de consideraciones cuidadosas del cambio climático en su arquitectura y comunidades’.

Los edificios están orientados de norte a sur para reducir la ganancia de calor y mejorar el confort térmico. Las calles están diseñadas para optimizar la penetración del viento, reduciendo la dependencia del aire acondicionado. Y las escuelas, mezquitas y parques del vecindario se encuentran a una distancia de 100 a 200 m de los desarrollos residenciales, lo que reduce el uso de automóviles’.

Ahmed denominó a Hulhumalé como “la primera ciudad inteligente 100% habilitada para gigabit de Asia”, con GPON (Gigabit Passive Optical Networks) que brinda a sus residentes recursos digitales ultrarrápidos.

Sin embargo, si bien se han hecho esfuerzos para reducir el daño al medio ambiente, la Dra. Holly East del Departamento de Geografía y Ciencias Ambientales de la Universidad de Northumbria advirtió que la recuperación de tierras puede destruir los arrecifes de coral, así como crear ‘vastas columnas de sedimentos’, que inhiben el arrecife capacidad de “alimentarse, crecer y reproducirse”.

Además de actuar como un nuevo hogar para los maldivos, la “Ciudad de la Esperanza” tiene grandes perspectivas para el turismo más allá de la norma de tomar el sol, con un parque acuático temático, un puerto deportivo para yates y un hospital multiespecializado en proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO