México: se rifa una casa de un arquitecto famoso para becar a estudiantes

IZIHZXW5AFD2XB5SCXORVYWTZE
Redactora
¡Valora esto!

El Instituto Tecnológico de Monterrey hace 75 años que financia a través de becas la educación a sus alumnos mediante subastas

El Instituto Tecnológico de Monterrey se ha dedicado durante un largo periodo de tiempo a recaudar fondos a través de rifas de coches de alta gama, dinero metálico y otros tipos de premios de alto valor adquisitivo. Por ejemplo, en una ocasión se vendían 2,6 millones de boletos para participar en un sorteo que la sociedad civil mexicana aplaudía. ¿Cuál era el objetivo de todo esto? El dinero recaudado estaba destinado (en su 100%) a la educación de la mitad de sus alumnos.

El programa llamado Líderes del mañana ha cumplido 75 años, y la mejor manera de celebrarlo fue concretar la gran rifa por una casa. No se trata de una casa cualquiera, más bien hablamos de una construcción llevada a cabo por uno de los arquitectos más importantes del mundo. Este año, el chileno Alejando Aravena, ha sido el seleccionado para ser parte del proyecto y destinarle un rol fundamental. Finalmente su estudio Elemental ha decidido aceptar el reto.

La casa se caracteriza por tener una forma cilíndrica, tres plantas, construida con hormigón armado, ladrillo, vidrio y vegetación. Con cochera para cuatro automóviles, con baños con vistas, bodega, alberca, zona de asado, patios, lavandería y habitaciones con baño, vestidor y vistas a las montañas, la casa es como un castillo contemporáneo. Se encuentra ubicada en Nuevo León, al noreste de México, y está valorada en 75 millones de pesos (3,8 millones de euros). Se sorteará el próximo 22 de diciembre. En términos inmobiliarios, la vivienda está “para entrar a vivir”. Ana Landa (del estudio Línea Vertical) ha firmado un interiorismo que, ahí sí, añade madera de cuéramo, mármol y litografías. Y Aravena ha creado la marca, la fachada, la idea, el castillo.

image X4CDZULTANBE5HRPFQRA6SZEUA
Fachada trasera de la casa de hormigón. ELEMENTAL

Dejando de lado la finalidad de la casa, que es su venta, el encargo de la Casa del Tec es un asunto peculiar. La superficie es siempre muy precisa: máximo 600 metros, mínimo 600 metros cuadrados. Aravena explica que no se encarga una casa, “se encarga un mundo interior fortalecido, un castillo introvertido, pero no tímido”. Su propuesta es un volumen cilíndrico, una estructura concéntrica que, al levantarse del suelo, amplía, sumando el jardín, las zonas de estar de la vivienda y, por lo tanto, juega con los 600 metros. El chileno cuenta que la casa remite también a la arquitectura mexicana: “Es una estructura de muros que pone la masa térmica en el perímetro”.

Así, la vivienda acoge y cuida, casi silenciosamente, la vida privada y a la vez “es una declaración de principios en la vida pública”, resume Aravena. El socio de Elemental Juan Cerda estuvo a cargo del proyecto.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre