Miles de elefantes que son utilizados para el turismo se están muriendo de hambre en Tailandia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

No es ningún secreto que la industria del turismo se ha detenido por completo, mientras que el mundo intenta frenar la pandemia. Pero muchos lugares de elefantes dependen del número de turistas para poder darles de comer a los animales y las medicina que necesitan. Sin esos ingresos, los elefantes corren un riesgo inminente de desnutrición y hambre, lo que podría resultar fatal.

Alrededor de 85 campamentos de elefantes en el norte de Tailandia ya se han visto obligados a cerrar sus puertas por falta de fondos, dejando a aproximadamente a 2.500 de estos animales luchando sin la alimentación adecuada.

Miles de elefantes viven en cautiverio para brindar entretenimiento a los turistas, que a menudo viajan a lugares como Tailandia y Bali para tener la oportunidad de conocer de cerca y de manera personal a los hermosos animales. Sin embargo, un efecto secundario de esto significa que estas criaturas ahora dependen completamente de la atención que reciben en estos recintos, y sin el ingreso de dinero, se ven obligados a ir sin comida y atención adecuada.

Para empeorar las cosas, Tailandia está entrando en su período más seco y caluroso del año, dejando a los elefantes con menos acceso al follaje natural que de otro modo serían capaces de alimentar como fuente de alimento.

“Un elefante puede comer el 10% de su peso corporal cada día; eso es 400 kg de hierba, hojas, frutas y verduras, y mucho de esto tiene que comprarse y transportarse a los lugares”, continuó Katheryn. “Cuesta casi 120 dólares alimentar a un elefante durante una semana, y eso es antes de tener en cuenta los suplementos, medicamentos, tarifas veterinarias y costos de funcionamiento del lugar”.

World Animal Protection ha lanzado una campaña para recaudar fondos para permitir que los lugares de elefantes existentes brinden atención de emergencia a los animales, que necesitan desesperadamente alimentos.

La organización está trabajando con varios lugares de elefantes, que ofrecen atracciones solo para observación a los turistas, para proporcionar alimentos, medicamentos, tarifas veterinarias y costos de funcionamiento en un intento por mantenerlos en estos tiempos turbulentos.

Katheryn dijo: ‘Estos elefantes ya han pasado por mucho, y ahora están en una situación en la que dependen totalmente de los humanos, no pueden volver a ser liberados en la naturaleza porque han estado en cautiverio durante demasiado tiempo y muchos han sido criado allí. Tenemos que asumir la responsabilidad de estos elefantes cautivos, por eso necesitamos su ayuda con urgencia’.

La situación en la que nos encontramos en este momento es que debemos poder ofrecer atención de emergencia a corto plazo para los elefantes que ya están en cautiverio. A más largo plazo, debemos analizar realmente la forma en que usamos los animales en la industria del turismo. Si no le harías algo a un animal en la naturaleza, tampoco deberías hacérselo a un animal en cautiverio.

‘En los lugares que ofrecen paseos en elefante, a menudo los elefantes se encadenan cuando no están dando paseos, por lo que no pueden moverse mucho y no pueden interactuar entre ellos’.

‘No hay reglas sobre cómo nombrar un lugar de elefantes, por lo que un lugar de elefantes puede llamarse santuario o incluso una casa de retiro, para que parezca que es más ético y mejor para los elefantes. Una regla general es, básicamente, si puede montarlo o abrazarlo y tener una selfie cercana con él, lavarlo, bañarlo’.

Mientras tanto, es vital que la organización pueda recaudar fondos, para ofrecer la atención de emergencia necesaria para mantener vivos a los elefantes durante lo que solo puede describirse como tiempos de prueba para todos.

Quizás los efectos de este terrible virus y el sufrimiento que ha causado nos incitará a mirar de manera diferente las cosas que hacemos y los lugares que elegimos visitar.

Katheryn dijo: ‘Podemos aprender lecciones de esta crisis actual y convertir a esta en la última generación de elefantes cautivos en sufrir por la industria del entretenimiento. Tenemos que asegurarnos de que las necesidades de los elefantes se antepongan a las necesidades de los turistas’.

Si deseas donar y ayudar junto con de World Animal Protection, haz clic aquí.

View this post on Instagram

Estaría bueno, no?

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Beyond Walls: el proyecto de un artista que unió Europa y Asia con arte sobre césped

Beyond Walls: el proyecto de un artista que unió Europa y Asia con arte sobre césped

Beyond Walls es el proyecto de Saype, un artista callejero que recorre el mundo dibujando manos entrelazadas para ir un paso más allá de los límites geográficos. El mismo está separado en etapas y en el día de ayer se estrenó la octava: aquella que una Europa y Asia con dos manos entrelazadas.

Saype es un artista francés que se planteó como objetivo pintar la cadena humana más grande del mundo. Para esto él mismo creó una pintura que es biodegradable, por lo que no daña el ambiente, y la utiliza para pintar sus grandes obras de manos entrelazadas sobre césped. Como explica sobre Beyond Walls en su sitio oficial, “el proyecto muestra manos entrelazadas, en un gesto de amistad, unidas en un esfuerzo común más allá de las paredes que separan a los humanos y los encierra en espacios mentales o geográficos“. A través de su arte, Saype busca abrir una brecha entre esas paredes que la humanidad construyó para sí misma.

Beyond Walls tiene la idea de construir puentes culturales y en esta octava etapa aparecieron tres nuevas piezas. Una de 2500 metros cuadrados en la Universidad de Bósforo, que se encuentra en el lado europeo de Estambul. Otra se encuentra en el barrio de Beykoz, con un tamaño de 1600 metros cuadrados y se encuentra en el lado asiático. Y la tercera, es la conexión entre los dos continentes con una barcaza cubierta de césped y el arte sobre él, por supuesto. “La idea es hablar del convivir y del optimismo porque creo que estamos en un momento de la humanidad en el que el mundo se está polarizando y una parte de la población escoge encerrarse en sí misma“, explicó el artista.

Saype comenzó con Beyond Walls en Junio de 2019 en Francia, en la base de la Torre Eiffel. Luego continuó con su arte desplegado en Andorra, Ginebra, Berlín, Uagadugú, Yamusukro y Turín. Por otra parte, que las manos se unan no elimina lo distintivo de cada una de ellas. “En este trabajo en específico, cruzar esa pared simbólica no elimina la singulariad de cada una de las manos: cada una de ellas cuenta una historia de vida y son sutilmente marcadas con diferentes trasfondos (social, geográfico, étnico, etc)”, explicó sobre Beyond Walls en su sitio oficial.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO