Morir en tiempos de coronavirus: Ante un sistema de salud colapsado, en Ecuador dejan los cuerpos de fallecidos sobre las calles

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Ni en sus peores pesadillas Ecuador hubiera imaginado un escenario tan dramático como el que está viviendo en estas últimas jornadas. Ni en el peor pronóstico de lo que el coronavirus podría ocasionar en el país, las familias se imaginaron estar haciendo frente a semejante dolor.

Definitivamente, es por eso que analistas políticos y expertos no dudan en caracterizar a Ecuador como la peor cara de lo que la pandemia de COVID-19 provoca.

El gobierno de Lenín Moreno había decidido decretar desde hace tres semanas el Estado de excepción en el país. Unos días después, estableció una medida que indicaba el toque de queda en todo el país, que comenzó a regir entre las 2 de la tarde y las 5 de la mañana.

A juzgar por eso, no habría mucha diferencia marcada entre las medidas a tomar por otros países ejemplares, como ser el caso de Argentina. Aún así, el escenario resulta dramáticamente diferente.

El sistema de salud en Ecuador se ha visto colapsado ante la inminencia de un brote de coronavirus en su población. La región de Guayas es un claro ejemplo de ello: las calles de Guayaquil se han visto “vestidas” de cadáveres abandonados.

¿Por qué en las calles? Según ha informado el sitio ecuatoriano Portal V, muchas de las funerarias locales han decidido dejar de trabajar por temor a contraer el coronavirus, y en muchos casos las familias ya no resisten la presencia de los cuerpos fallecidos dentro de las casas. Incluso, en algunos casos, indicaron que los muertos han llegado a estar hasta tres días dentro de un hogar, a la espera de alguna respuesta de profesionales de la salud.

Por supuesto que, a juzgar por esto, se pone en duda la cifra real de víctimas fatales por el Covid-19, aunque debido a que los médicos no llegan hasta los cadáveres, no es posible identificar si las muertes corresponden a esta enfermedad o no.

Considerando que las familias no acceden a los correspondientes certificados de defunción, los cuerpos tampoco pueden ser llevados a los cementerios. Según ha indicado Billy Navarrete, Secretario Ejecutivo del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos de Guayaquil: Hasta hoy el gobierno obligaba a hacer sólo cremaciones. Sin embargo en la ciudad sólo existen tres crematorios, todos privados, que cobran sumas imposibles para las clases populares. Es increíble pero en esta situación encontraron lugar para el lucro

En la región de Guayas se han reportado 1.937 infectados, lo que representa el 70% del total de los infectados a nivel nacional, un número que suma 2.748 personas. Allí, Guayaquil es considerada como la ciudad más afectada por el coronavirus.

“Ese pedido es para ti”: el emocionante gesto de muchos clientes a los repartidores de apps de delivery

Se trata de un gran gesto en estos tiempos que corren. Mientras muchos de nosotros nos encontramos dentro de nuestras casas, cumpliendo con el aislamiento obligatorio, la calle se llena de historias de personas a quienes podríamos llamar héroes, aunque no carguen con capa.

Así como en ciertas horas de la noche aplaudimos a los profesionales de la salud y personal médico que se encomienda día a día en la difícil tarea de batallar contra la presencia del COVID-19, también hay ciertas iniciativas que tienden a ‘homenajear’ a otros trabajadores: los repartidores y delivery a domicilio.

Antes de que todo esta locura mundial llegara a nosotros, los repartidores que forman parte de empresas como Rappi y Glovo, llenaban las calles de distintas ciudades del mundo para satisfacer a clientes que solicitaban algún pedido desde sus casas y a través de su celular. Hoy, hay quienes al verse imposibilitados de salir a la calle, continúan teniendo este tipo de acciones, puesto que el personal de estas compañías se encuentra autorizado a poder circular para trabajar. Continuar leyendo…

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

👏🏻👏🏻

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO