in

Me encantaMe encanta

Muñecos de Fin de Año: Esta ciudad argentina celebrará la llegada del 2020 con su tradicional quema de ‘momos’

Hay algo que distingue a la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires (Argentina), más que la perfecta planificación de su trazado urbano. Hay algo más que la distinción que recibe por sus diagonales, por la presencia imponente de la Catedral de la Inmaculada Concepción -también conocida como Catedral de La Plata-, por la atractiva República de los Niños, por la circulación de miles y miles de jóvenes que se radican allí para adentrarse en las aulas de una de las universidades más importantes de Argentina. 

Es algo que despierta emoción, alegría y, sobre todo, sentido de pertenencia, casi tanto como el fanatismo por el Club de Gimnasia y Esgrima (GELP) o el Club de Estudiantes de La Plata (EDLP). Aunque de lo que hablamos no presenta una frecuencia de juego cada fin de semana, y los fanáticos de esta tradición deben esperar la celebración de la llegada de un nuevo año para experimentarla. 

Se trata de la quema de los Muñecos de Fin de Año, un histórico y emblemático suceso que lleva más de seis décadas ocurriendo en la ciudad de La Plata. Tal como indica el nombre que se ha adoptado para identificarlos, esta iniciativa tiene lugar durante las últimas horas del día 31 de diciembre y las primeras horas del 1° de enero. 

El sentido de esta práctica es cerrar y despedir un año y celebrar y honrar la llegada de uno nuevo. ¿Cómo? A partir del fuego. La celebración con el poder de este elemento de por medio es una promesa de provisión de luz, presente en un ritual de purificación y destrucción de todo mal

Haciendo un poco de historia, esta ocurrente manifestación artística, reconocida a nivel nacional, comenzó alrededor de los años 50, cuando un tal Luis Tortora, el presidente de un club de fútbol llamado Defensores de Cambaceres, tomó la decisión de representar y caricaturizar a uno de sus jugadores y luego quemarlo. Esa tradición era frecuente en la localidad portuaria de Valencia, en la costa sureste de España. A partir de entonces, las familias vecinas comenzaron a replicar la idea con el armado de un muñeco similar al de un espantapájaros con ropa para prenderlo fuego durante las primeras horas posteriores al 31 de diciembre. Fue cuestión de años para que la tradición se propagara y creciera cada vez más. 

Si bien no equivale al fanatismo y pasión que genera el fútbol platense, esta tradición sí sabe de salir a la cancha, o mejor dicho de salir a la calle. Allí se disponen los grandes ‘momos’ listos para que transeúntes y automovilistas puedan admirarlos.

Y quienes se han tomado la responsabilidad de continuar con este legado creando año a año nuevos personajes, saben de ponerse la camiseta. O también de sacarsela: en muchas oportunidades, las altas temperaturas resultan un poco agobiantes para andar montando estructuras, amoldando cartones, o pegando papel de periódico con plasticola. Son jugadores que se enfrentan a una pretemporada con temperaturas de hasta 35°C y jornadas en las que corre poco y nada de aire. Tampoco hace falta ser profesional, ya que sean grandes o chicos, participan todos. En esta celebración participan tanto aficionados como amateurs. Hay lugar para todos los integrantes de una familia, para los vecinos de la cuadra -o hasta de la misma manzana-, para amigos, para compañeros de escuela.

El Chavo del 8 y su icónico barril en plenos preparativos. Foto: @agusfontirroig
Los alumnos de una escuela platense preparan un gigante gorila sobre las calles 60 y 21.

Además, es una costumbre que también conoce de hinchada. Aunque no se trate de hacer pogo sobre la platea o de cantar hasta quedar sin garganta, hay fanáticos que alientan de principio a fin: a lo mejor son quienes guardan el papel que luego se va a usar para los muñecos, o quienes realizan alguna que otra donación austera de aunque sea $10 para sumar a la causa y colaborar con la pintura. O así mismo quienes se disponen con reposeras y mate para refrescar a los vecinos artistas. Y sin dudas, son los que ofrecen las manos y aplauden, aplauden y aplauden, en señal de aguante.

Durante el desarrollo del año, los grupos correspondientes se embarcan en el desafío de acordar sobre qué temática o idea plantearán la materialización del muñeco. En parte, las ideas plasmadas corresponden a sucesos o eventos que han sucedido a lo largo del año que se despide. Otros, en cambio, representan personajes históricos y/o historias animadas que han logrado resultar simpáticos para el público en general. 

La puesta en escena de los muñecos 2019 realizados por Grupo Drako, uno de los muñecos que saben llevarse todas las miradas:

Por ejemplo, Mafalda es uno de los personajes que formará parte de los muñecos de “El pionero de la tradición“, en las calles 10 entre 39 y 40. En este barrio se adjudican el nacimiento de la celebración de la quema de momos.

Para lograrlo, hay algunos que trabajan durante meses para ofrecer a los habitantes una increíble puesta en escena; hay otros que comienzan algunas semanas previas al último día del año.

Sobre la calle 32 entre 4 y 5, es posible encontrar a los protagonistas de la película Up. Foto: @agusfontirroig

Y como mencionábamos anteriormente, es una práctica que requiere de logística: hay división de roles y asignación de actividades. Luego de la selección, habrá quienes buscan materiales para la confección, pinturas para la posterior coloración del muñeco; incluso habrá alguien encargado de reproducir la mejor música para hacer más amena una tarde de trabajo y hasta alguien que se parará con una soga para trabar el tránsito y pedir monedas en la esquina. También hay quienes se turnan y hacen de ‘guardia’ durante la noche para evitar que alguien haga daños a las estructuras

Para los habitantes es tal la emoción y orgullo que genera ser parte de esto, que con gusto se ofrecen a colaborar con los grupos que trabajan con ansias. También han acostumbrado a convertirlos en parte de un ritual: los vecinos realizan recorridos por varios muñecos durante los días previos a la quema. Por supuesto, allí predominan las selfies y fotos a los más pequeños que se sorprenden. 

Sin embargo, así como acompañan en las buenas, también saben de estar presentes en las malas. Ya que, así como el sol se vuelve un amigo fiel cuando se trata de ultimar detalles de pintura sobre cartón, el escenario se convierte en algo un tanto difícil cuando hay lluvia. Durante las últimas ediciones del fin de año, y en especial sobre los últimos días del 2018, la ciudad de La Plata se vio protagonista de una fuerte tormenta que arrasó con lluvias y vientos con muchos de los muñecos ya montados para su quema. Sorprendentemente, con mucho amor y sin esperar nada a cambio, los vecinos de las zonas en que se vieron afectados los momos se acercaron y dijeron presente para retomar la reconstrucción de los mismos. Una verdadera emoción para quienes se dispusieron a trabajar a lo largo del año.

Según han indicado las cifras de este 2019, al menos 63 momos han sido inscriptos en un concurso organizado por la Municipalidad de La Plata para consagrar y premiar a los mejores muñecos. Los interesados en participar de la votación podrán registrarse en la web voto-geomomos.laplata.gov.ar/. Allí no sólo encontrarán imágenes de los muñecos que se han realizado para este fin de año, sino que también tendrán información sobre la ubicación de los mismos. 

El montaje sobre las calles 13 y 72 de “Miedo, fantasia o realidad“, del grupo Drako son algunos de los muñecos que podrán disfrutarse en esta edición 2019. Con una increíble puesta en escena, el relato muestra acerca de los miedos infantiles (y de algunos que nos acompañan más de grandes también).

Foto: @agusfontirroig

También sobre la calle 72, entre 6 y 7, se encuentra el espectáculo “Caminando entre dinosaurios“, un circuito especialmente pensado para recorrer las diferentes especies de dinosaurios que han habitado el mundo hace millones de años.

Otra increíble escenografía espera en calle 72 y 14, donde grandes y chicos podrán disfrutar del universo de Batman.

Foto: @agusfontirroig
Foto: @agusfontirroig

Como mencionábamos anteriormente, La Plata es una ciudad que, al calor de un muñeco ardiendo, la alegría de un volver a empezar va sintiendo:

El tradicional festejo Bumba Meu Boi en Brasil fue reconocido Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO

Por decisión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en este miércoles 11 de diciembre se suma una nueva actividad y expresión artística a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Se trata del tradicional y célebre festejo que conprende y conserva la formación cultural de Brasil: Bumba meu boi. Continuar leyendo…

Si quieres conocer más tradiciones increíbles como estas, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

2020 acá con quién? 👇🏻

A post shared by Intriper (@intriper) on

Escrito por Agustina Fontirroig

Me apasiona contar historias: soy fan de las palabras, las imágenes y la combinación de ambas. De Argentina al mundo como @agusfontirroig 📸

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Niña de 8 años se convierte en la persona más joven de Michigan en cazar un alce

Virgin Voyages ofrecerá una navegación por el Mediterráneo con una noche de lujo en Ibiza