in

Me enojaMe enoja Me encantaMe encanta Me asombraMe asombra Me entristeceMe entristece LOLLOL

No estás paranoico: tu teléfono te escucha cuando está apagado y registra lo que hablas

Si estás leyendo esto es porque te sucedió o alguien te contó que le pasó.

¨Cómo puede ser que ayer estábamos hablando en la cena sobre viajar a Bariloche y hoy me aparecen ofertas de hoteles baratos en Bariloche ni bien abro instagram?

¨Le mencioné a mi amiga que vi un vestido barato en un paseo de compras, y ese mismo me apareció como publicidad en Facebook, sin que yo realizara ninguna búsqueda online de nada relacionado¨.


Algunos creen que es la sugestión que nos provoca estar pensando en algo que queremos y por ende poner más atención a la publicidad o estímulos asociados a ese producto o anhelo. Pero no; no estamos paranoicos.

De acuerdo con el Dr. Peter Henway, consultor senior de seguridad para la firma de ciberseguridad Asterix y ex profesor e investigador en la Universidad Edith Cowan, la respuesta corta es sí, pero quizás de una manera que no sea tan diabólica como parece.

Para que un teléfono inteligente realmente preste atención y grabe su conversación, debe haber un desencadenante: “hola Siri” o “OK Google”; en ausencia de estos desencadenantes, cualquier información se procesa a través de otros accesos que tal vez no sepas. Cualquier aplicación de terceros que tengas en tu teléfono, como Facebook, por ejemplo, todavía tiene acceso a esta información “no activada”. Y si ellos usan o no estos datos, realmente depende de ellos.

“De vez en cuando, los fragmentos de audio regresan a [otras aplicaciones como los servidores de Facebook] pero no hay una comprensión oficial de cuáles son los factores desencadenantes de eso”, explica Peter.

“Ya sea en función del tiempo o la ubicación o el uso de ciertas funciones, las [aplicaciones] ciertamente están retirando esos permisos de micrófono y usándolos periódicamente. Todas las partes internas de las aplicaciones envían estos datos en forma cifrada, por lo que es muy difícil definir el disparador exacto “.

Continúa explicando que las aplicaciones como Facebook o Instagram podrían tener miles de disparadores. Una conversación normal con un amigo sobre la necesidad de un nuevo par de jeans podría ser suficiente para activarlo. Aunque, la palabra clave aquí es “podría”, porque aunque la tecnología está ahí, compañías como Facebook niegan con vehemencia escuchar nuestras conversaciones.

“Al ver que Google está abierto al respecto, yo personalmente asumo que las otras compañías están haciendo lo mismo”, me dice Peter. “Realmente, no hay razón para que no lo sean. Tiene sentido desde el punto de vista de marketing, y sus acuerdos de uso final y la ley lo permiten, así que supongo que lo están haciendo, pero no hay forma de estar seguros “.

Con esto en mente, decidí intentar un experimento. Dos veces al día durante cinco días, intenté decir un montón de frases que, en teoría, podrían usarse como desencadenantes. Frases como “Estoy pensando en volver a la universidad y necesito algunas camisetas baratas para el trabajo. Luego supervisé cuidadosamente las publicaciones patrocinadas en Facebook para detectar cualquier cambio.

Los cambios vinieron literalmente de la noche a la mañana. De repente, me dijeron los cursos de mitad de semestre en varias universidades y cómo ciertas marcas ofrecían ropa barata. Una conversación privada con un amigo acerca de cómo me había quedado sin datos me llevó a un anuncio sobre planes de datos baratos de 20 GB. Y aunque todos eran buenos tratos, todo fue revelador y absolutamente aterrador.

Peter me dijo que, aunque no se garantiza que los datos sean seguros a perpetuidad, aseguró que en 2018 ninguna empresa está vendiendo sus datos directamente a los anunciantes. Pero como todos sabemos, los anunciantes no necesitan nuestros datos para que podamos ver sus anuncios.

“En lugar de decir que aquí hay una lista de personas que siguieron tu grupo demográfico, dicen por qué no me das algo de dinero y yo haré que ese grupo demográfico o aquellos interesados ​​en esto lo vean”. Si dejan que esa información salga a la luz, perderán ese acceso exclusivo a ella, por lo que tratarán de mantenerla lo más secreta posible.

Peter continuó diciendo que solo porque las compañías tecnológicas valoran nuestros datos, no los mantiene a salvo de las agencias gubernamentales. Como la mayoría de las empresas de tecnología tienen su sede en los EE. UU., La NSA o quizás la CIA pueden potencialmente divulgar su información, ya sea legal en su país de origen o no.

Así que sí, nuestros teléfonos nos escuchan y cualquier cosa que digamos en relación con nuestros teléfonos podría ser utilizada en nuestra contra. Pero, según Peter al menos, no es algo que la mayoría de la gente deba temer.

Porque a menos que usted sea un periodista, un abogado o tenga algún tipo de rol con información confidencial, el acceso a sus datos solo irá a los anunciantes. Si eres como todos los demás, vive una vida realmente normal y hablas con tus amigos sobre volar a Japón, entonces no es tan diferente a los anunciantes que miran tu historial de navegación.

“Es solo una extensión de lo que solía ser la publicidad en televisión”, dice Peter. Solo que en lugar de las audiencias de máxima audiencia, ahora están rastreando los hábitos de navegación web. No es lo ideal, pero no creo que suponga una amenaza inmediata para la mayoría de las personas “.

Via VICE

Escrito por Santiago Cravero Igarza

Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

Qué piensas?

-5 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Subió una foto posando junto a dos elefantes bebés muertos, se justificó diciendo que los mató en defensa propia

La enfermedad que convierte a los ciervos en “zombies” y podría propagarse a los humanos