«Por Dios, está debajo nuestro!»: la reacción de dos turistas ante la presencia de una ballena

ballena saltando kayak
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
5/5 - (1 voto)

Un kayakista gritó de alegría (aunque nerviosa, sí!) cuando una gran ballena dio un gran salto sobre superficie del océano frente a la costa de Maui, Hawái.

Brittany Ziegler, de 31 años, se mudó de California a Maui, donde filma a las ballenas cuando visitan la isla del Pacífico durante seis meses durante el invierno.

Las imágenes la muestran gritando de emoción cuando una enorme jorobada se abre paso repetidamente, acercándose a su kayak cada vez, lo que la lleva a exclamar: ‘Dios mío, está justo debajo de nosotros’.

Dijo que cada vez que ve una ballena grita, a pesar de verla a diario durante el invierno.

Ziegler dijo: ‘La temporada de ballenas dura seis meses en Hawai. Paso todos los días en el kayak conociendo a todos los bebés nuevos. Después de un par de semanas, los bebés reconocen mi kayak y mi voz y se acercan a nosotros cada vez que me ven o me escuchan. A algunos les gusta jugar, lucirse o cantar tan fuerte que puedo oírlos por encima del agua».

El autor y fotógrafo dijo: «Las jorobadas se aparean aquí en Maui al comienzo del invierno, viajan de regreso a Alaska para comer y viajan de regreso a Maui para ir a tener a sus bebés».

Los fanáticos describieron su video como «increíblemente hermoso» y «asombroso».

En uno de sus videos, la Sra. Ziegler dijo que tocaba música de violín en su kayak, lo que provocó que una ballena madre y su cría se acercaran.

No es la primera vez que se captura la interacción de las ballenas con personas en el mar, siempre fue así aunque en los últimos años la tecnología de las cámaras y drones nos permite registrarlo.

Las ballenas jorobadas viven en océanos de todo el mundo. Viajan distancias increíbles cada año y tienen una de las migraciones más largas de cualquier mamífero del planeta.

Algunas poblaciones nadan 5,000 millas desde áreas de reproducción tropicales hasta áreas de alimentación más frías y abundantes, por eso es difícil estimar el tamaño de la población, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

De las 14 poblaciones distintas, se estima que 12 suman más de 2.000 ballenas jorobadas cada una y se estima que dos suman menos de 2.000.

Se cree que algunas poblaciones (como las del este y el oeste de Australia) superan los 20.000 animales, una recuperación notable dado que las mismas poblaciones fueron casi erradicadas por la caza de ballenas hace casi sesenta años.

Por el contrario, la población más pequeña conocida es la que habita en el Mar Arábigo durante todo el año y puede llegar a tener 80 individuos.

Las amenazas para las ballenas jorobadas incluyen la disminución de alimentos como el krill debido a una combinación de cambio climático y pesca a escala industrial. Además, éstas pueden enredarse con muchos tipos diferentes de artes, incluidos amarres, trampas, ollas o redes de enmalle.

Una vez enredados, si pueden mover el equipo, la ballena puede arrastrarse y nadar con el equipo adjunto durante largas distancias, lo que en última instancia provoca fatiga, afecta la capacidad de alimentación o lesiones graves.

Existe evidencia que sugiere que la mayoría de las ballenas jorobadas experimentan enredos a lo largo de sus vidas, pero a menudo pueden deshacerse del equipo por sí mismas.

Los choques involuntarios de embarcaciones pueden herir o matar a las ballenas jorobadas.

Las ballenas jorobadas son vulnerables a los impactos de embarcaciones en toda su área de distribución, pero el riesgo es mucho mayor en algunas áreas costeras con mucho tráfico de barcos.

El ruido submarino amenaza a las poblaciones de ballenas, interrumpe su comportamiento normal y las aleja de áreas importantes para su supervivencia.

Se ha demostrado que el sonido aumenta las hormonas del estrés en su sistema y enmascara los sonidos naturales que las ballenas jorobadas requieren para comunicarse y localizar a sus presas.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *