¿Por qué deberíamos gastar menos en cosas y más en experiencias?

2 min


A todos nos pasó o nos pasa aún que trabajamos muchas horas, algunos en forma más dura que otros, pero al fin, siempre el nuestro parece el peor puesto de trabajo.

Después de eso llega el esperado día en que cobramos nuestro salario e inmediatamente ese número se achica por los gastos fijos y regulares que tenemos. Entonces nos toca la difícil tarea de asegurarnos que lo que nos queda sea gastado de la mejor forma.

Viajar

Pero, ¿cuál es esa forma? La que nos hace felices.

Hace unos 20 años atrás el Dr. Thomas Gilovich, profesor de psicología en la Universidad de Cornell, realizó un estudio con el cual llegó a una conclusión fuerte y clara: No gastar el dinero en cosas. El problema con las cosas es que la felicidad que proporcionan desvanece rápidamente. Esto se conoce como la “Paradoja de las posesiones” y hay tres razones que la fundamentan:

1-Nos acostumbramos a nuevas posesiones

Lo que antes parecía novedoso y emocionante rápidamente se convierte en común, corriente u obsoleto.

2-Ponemos la vara cada vez más alta

Con las nuevas adquisiciones ponemos siempre nuevas expectativas. Cuanto más rápido nos acostumbramos a una nueva posesión, buscamos una aún mejor.

3-El pasto del vecino siempre es más verde

Por su naturaleza, hacemos comparaciones desde chicos. Compramos un coche nuevo y estamos muy contentos con él hasta que alguien compra uno mejor y eso suele frustrar a las personas (que gastan en cosas y no en experiencias).

La paradoja supone entonces que la felicidad que obtenemos por comprar algo va a durar tanto (al menos) como lo cosa misma. Pero ahí está la equivocación, como demuestran las tres razones anteriores.

rainbow

El poder de las experiencias

Gilovich encontraron que las experiencias, por más fugaces que puedan ser, nos brindan una felicidad mucho más duradera que las cosas.

El porqué es claro y sencillo. Las experiencias se convierten en parte de nuestra identidad. Somos lo que vimos, lo que hicimos, donde estuvimos y con quien compartimos. Somos la suma total de nuestras experiencias. Comprar un nuevo celular o un nuevo auto no te cambia en absoluto, solo tu patrimonio.

Además en este punto, las comparaciones importan poco. El valor de dos experiencias es algo totalmente relativo por lo que este punto es mucho menos frustrante que con las cosas.

El estudio también considera a las experiencias como algo bastante efímero, por lo que el hecho mismo de que duran sólo un corto período de tiempo es parte de lo que nos hace valorarlas tanto, y ese valor tiende a aumentar a medida que pasa el tiempo.

Entonces, ¿seguís dudando en que gastar tu dinero?

Noodles time


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Ger Centurión

"Cuando alguien busca, fácilmente puede ocurrir que su ojo sólo se fije en lo que busca; pero como no lo halla, tampoco deja entrar en su ser otra cosa, ya que únicamente piensa en lo que busca, tiene un fin y está obsesionado con esa meta. Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin." Siddartha. Herman Hesse.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario de personalidad
Serie de preguntas que intenta revelar algo sobre la personalidad
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines
Gif
Formato GIF