¿Por qué multimillonarios abandonaron sus mansiones en la India?

3 min


Olvidada en el estéril paisaje del desierto de  Rajasthan, en la India, está Shekhawati: una región poco visitada por turistas y que alguna vez fue cuna de la riqueza tanto de su país como del mundo. Hoy, el paisaje es muy distinto, podemos ver a la mayoría de las havelis (así se llama a las mansiones) desmoronándose. En algunos casos, los descoloridos frescos son las únicas huellas de una época de opulencia que desapareció por completo.
Casi cada centímetro de sus paredes está cubierto por coloridas pinturas, formando parte de la mayor concentración de frescos del mundo en un sola región.

Durante el siglo IXX, Shekhawati tuvo un crecimiento enorme. Se redujeron los impuestos para atraer a los comerciantes y con esto se logró desviar las rutas comerciales cercanas en las que se transportaba algodón, especias y opio.
Los comerciantes más importantes empezaron a mudarse a esta zona y los que eran más humildes fueron creciendo hasta lograr grandes fortunas. Así fue como sus casas comenzaron a transformarse en impresionantes mansiones.

La mayoría de las havelis sigue el mismo estilo arquitectónico, normalmente, se trataba de un edificio de dos pisos que tenía de dos a cuatro patios abiertos, dentro de un bloque rectangular. Cada parte de la mansión tenía un función, por ejemplo: el primer patio era para los hombres y sus reuniones de negocios, el segundo lo usaban las mujeres y los demás eran para cocinas y establos.

Los comerciantes querían que sus havelis fueran llamativas y así ostentar al máximo su riqueza, para lograrlo pusieron mucho interés en los frescos que mandaban a hacer, se trataba de enormes pinturas que ocupaban las paredes y techos por completo, incluso bajo los arcos y aleros. Los frescos representaban escenas de la vida cotidiana y de la mitología, con el pasar de los años fueron apareciendo influencias europeas. Las imponentes entradas solían ser talladas en maderas.

La época de esplendor duró hasta principios del siglo XX, a partir de ese momento muchos de los multimillonarios se trasladaron, en busca de mejores oportunidades, a las grandes ciudades como Bombay y Calcuta, e incluso al extranjero.
Cuando el comercio empezó a decaer muchas de las havelis quedaron abandonadas para siempre. Los motivos tenían que ver con el alto costo de mantenimiento y lo difícil que era venderlas, teniendo en cuenta que algunas de estas construcciones podían albergar a hasta 50 familias. Por otra parte, tras la muerte de sus dueños se generaban problemas entre los herederos que terminaban en el abandono del lugar. Al tratarse de propiedades privadas el gobierno no pudo hacer mucho por conservarlas.

Por suerte, no todas terminaron en ruinas y aún hoy podemos visitar algunas que fueron preservadas y lucen igual que cuando fueron construidas.
En la ciudad de Jaipur, una artista francesa compró una de ellas (construida en 1820) la restauró y transformó en un centro cultural que lleva su nombre (Centro Cultural Nadine Le Prince). Otros casos son los de dos mansiones familiares, ubicadas en las ciudades de Dunlod y Nawalgarth, perfectamente preservadas y convertidas en museos en lo que sus visitantes pueden disfrutar de estas obras de arte e imaginar cómo era la lujosa vida que sus dueños disfrutaban.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Eugenia

Hormiguita viajera. “Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. Mark Twain

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario de personalidad
Serie de preguntas que intenta revelar algo sobre la personalidad
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines
Gif
Formato GIF