¿Problemas de procrastinación? Este café en Tokio no permite que la gente se vaya hasta que terminen su trabajo

Manuscript Writing Cafe
Foto: Manuscript Writing Cafe
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Miles de personas descubrieron las alegrías del trabajo remoto en los últimos años. También descubrieron las desventajas, como la combinación de tiempo laboral y no laboral, y las interminables distracciones que pueden dificultar el cumplimiento de los plazos. A un café en Tokio se le ocurrió un concepto novedoso para solucionar este último problema: el servicio se centró completamente en monitorear a las personas hasta que completan sus tareas.

El acertadamente Manuscript Writing Cafe tiene 10 asientos y sirve café y té ilimitados, pero no comida (sin embargo, los clientes pueden pedir comida para llevar o traer comida). Hay wifi de alta velocidad y puertos de carga en cada asiento. ¿Cuál es la mayor diferencia entre este y un coffeeshop normal en el que decides trabajar? El personal puede estar detrás de los clientes y monitorearlos hasta que terminen lo que vinieron a hacer.

Los clientes escriben sus nombres y metas que quieren lograr mientras están en Manuscript Writing Cafe tan pronto como ingresan. Podrían ser publicaciones de blog, un libro, un cómic o cualquier otro esfuerzo creativo. Ellos eligen el nivel de control de progreso que desean recibir, que va desde leve (una simple pregunta de si terminaron las tareas antes de pagar) a normal (un control por hora) a difícil (el personal se detiene con frecuencia y se para detrás de ellos mientras trabaja).

El café se volvió viral en las redes sociales y la gente dice que las reglas dan miedo o que se siente como si lo estuvieran mirando desde atrás”, dijo a Reuters el propietario Takuya Kawai. “Pero en realidad, en lugar de monitorear, estoy aquí para apoyarlos”.

The Manuscript Writing Cafe cobra 130 yenes (alrededor de 1 dólar) por los primeros 30 minutos y 300 yenes (alrededor de 2,30 dólares) por cada hora adicional. Kawai dijo a Reuters que todos han hecho sus tareas y que, por lo general, las hacen mucho más rápido.

Si eres un trabajador remoto y parece que no puedes mantener tu enfoque, eso puede sonar como un sueño. O simplemente podría hacer que dejes de quejarte sobre el ambiente de trabajo en tu cafetería local.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.