Problemas que tenemos las mujeres cuando viajamos (y que los hombres no)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Muchas de nosotras haríamos cualquier cosa por visitar el lugar de nuestros sueños, pero hay cosas que no podemos evitar, y mucho menos nosotras, las mujeres. Así que la próxima vez que que tu chico te diga que eres toda una complicación para viajar,  aquí están algunas explicaciones que le puedes dar.

 

Higiene

En India no podía conseguir ningún lugar para depilarme mi súper bigote -tampoco de Pancho Villa eh- y la verdad es que no era nada favorable para mi. Lamentablemente no existe el equivalente de la barba viajera de los hombres para las mujeres. Tenemos pelo. En todos lados. Y no, no desaparece solo, ni se limpia. Pero eso si, todo esperan que estemos divinas, con la piel humectada y obviamente sin pelo. Lo que significa que debemos cargar con un montón de productos (que no son nada livianos) y encontrar lugares para poder usarlos (osea, todo bien, pero si estoy en el medio de la nada como me voy a bañar y poner las 87 cremas, como?!). Aquí es cuando envidiamos a los hombres que solamente necesitan un cepillo de dientes,  jabón y listo. A no, perdón, y la bolsita de plástico para meter esas cosas.

 

Seguridad

La mujeres recorremos el mundo de una manera diferente a los hombres. Intentar ser una viajera súper aventurera y al mismo tiempo alguien cuidadoso es complicado. Seguir a un local, que recién conocimos, para conocer a su familia, puede ser eso solo… o no. No nos queremos poner en situaciones incómodas, pero tampoco queremos perdernos las mejores experiencias.  Esto es algo que en realidad los hombres también deben preocuparse y cuidarse… pero son menos vulnerables. Nuestra vulnerabilidad está en casi todos los aspectos a la hora de viajar, y más si vajas sola. Puede ser desde que te saquen la cartera hasya que te secuestren o maten (esta bien no quiero ser tan negativa, pero es la realidad). Una nueva ciudad se puede convertir puede pasar de emocionante a hostil cuando el sol se esconde.

 

Ropa

Usar manga larga y pantalones cuando hace 40º a la sombra en India, no es lo ideal, pero es lo mejor para adecuarse a la cultura local. Ser tratada como ignorante o promiscua por no tener los tobillos tapados. Nosotras tenemos que ser especialmente cocientes con la ropa que debemos usar. En India, dejar la panza al aire no es problema, el problema es mostrar los hombros o tobillos. Los hombres cuando van a los monasterios deben de cumplir con un código de vestimenta parecido, pero la realidad es que si no lo cumplen los “perdonan” más fácil. Nosotras si o si debemos de llevar ropa extra, debemos llevar lo que nos gusta y parece cómodo, y lo que debemos usar en ciertos lugares.

 

Hacer pipi

Esta es parte de nosotras desde que somos chiqutas cuando íbamos con la familia a algún lugar en coche. Generalmente había que parar en alguna estación de servicio y hacer malabares en los baños, y en el peor de los casos había que para en la orilla de la carretera.  Pero esto no es nada cuando empiezas a viajar por el mundo.

Si estás a las afueras de alguna ciudad tienes que agradecer haber encontrado un baño… pero hay que pagar, y no,  no te dan cambio, así que tienes que sacrificar tu billetín sino no entras (por que obviamente en esos momentos todo el cambio ya lo usaste). Estas adentro, reza por que esté limpio. Y si esta limpio reza por que haya papel, y si hay es otro el costo. Y el problema en estos viajes por el mundo es que no siempre vas a hacer solamente pipi… toda una experiencia.

 

Menstuación

No es un tema del que se quiera hablar, pero esta ahí cada 28 días, sin importar en que parte del mundo nos encontremos. Intentando salir victoriosas de esos días sin mancharnos, sin hacer tanto lío. No es algo tan trágico en la vida normal, pero se convierte en una molestia cuando dejas la rutina y tu casa, ya sea para ir a la casa de un amigo por el fin de semana o vacaciones con la familia. AH! Y si estás recorriendo el mundo, la menstruación puede llegar a ser todo un trabajo de logística… una verdadera pesadilla.

Puedes cargar con docenas de tampones, pero si tu viaje es muy largo, en algún momento se van a terminar, y ahí va a comenzar la verdadera odisea.

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO