Un pueblo de Cádiz busca que las ‘charlas a la fresca’ sean declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Un pueblo de Cádiz busca que las 'charlas a la fresca' sean declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO-3
Editora / Travel Content Editor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Leer esta noticia me hizo teletransportar, sin más, a cuando tenía no más de 12 años de edad y visitaba a mis familiares en un pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires. Durante el verano, a la hora en que empezaba a caer el sol, se daba inicio a un ritual que, tristemente, con el tiempo fue desapareciendo: llevábamos las sillas a la vereda para ponernos a charlar ya sea entre nosotros o con los vecinos que pasaban por la zona y enlentecían su paso para intercambiar alguna que otra palabra con mi familia.

Sin dudas, las populares ‘charlas a la fresca‘ tienen un lugar en el recuerdo de muchos de nosotros, quienes, a medida que hemos ido creciendo, vimos a esta tradición perderse entre encuentros virtuales. Tal como han indicado medios españoles, sentarse «a la fresca» en la puerta de casa durante las noches de verano para hacer tertulia con los vecinos, fue siempre una tradición muy popular que aún es posible de apreciar en algunos pueblos de dicho país, como así también en otros países como Francia, Italia, Grecia, Portugal o Croacia. 

Sin embargo, a pesar de que en su momento supieron ser una instancia de celebración muy rutinaria entre los habitantes y más allá del cariño que uno pueda tomarle a esta práctica, lo cierto es que las tradicionales ‘charlas a la fresca’ corren el riesgo de convertirse en una anécdota. Con una notable preocupación al respecto, un pueblo de Cádiz, más precisamente el Ayuntamiento de Algar, se ha embarcado en una iniciativa más que enternecedora: dirigirse ante la UNESCO para convertir a las charlas a la fresca en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Un Pueblo De Cádiz Busca Que Las Charlas A La Fresca Sean Declaradas Patrimonio Inmaterial De La Humanidad Por La Unesco
Algar, un pueblo de la sierra de Cádiz, pide declarar la ‘charla al fresco’ Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La iniciativa comenzó a desplegarse a finales del pasado mes de julio cuando el Ayuntamiento de Algar lanzó la misiva de su decisión de proponer sus charlas a la fresca como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ante la Unesco. El principal propósito es ni más ni menos que volver a recuperar un tradicional hábito que, tal parece, con el paso de los años está quedado relegado solo a una vida más rural y a una generación más longeva.

Cabe destacar que también es responsabilidad de que así ocurra la existencia de un ritmo cada vez más frenético en las rutinas en las ciudades y el masivo consumo de redes sociales. De hecho, la campaña en este pueblo de Cádiz se ha popularizado bajo el lema ‘Que las redes sociales no acaben con una de las tradiciones más populares’.

El Ayuntamiento de Algar es un municipio de poco más de 1.000 habitantes situado en la sierra de Cádiz. Su alcalde, José Carlos Sánchez Barea, ha revolucionado a la localidad durante los últimos meses al incentivar una carrera hacia la Unesco proponiendo sus ‘charlas a la fresca’ como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. De concretarse, España sumaría esta tradición a su lista de prácticas inscritas como Patrimonios ante la UNESCO, entre las cuales se destacan algunas como el flamenco, la dieta mediterránea, las Fallas de Valencia, los patios de Córdoba.

Charlas A La Fresca
El Ayuntamiento de Algar es un municipio de poco más de 1.000 habitantes, ubicado en la sierra de Cádiz

“Queremos recuperar que las calles sean una gran familia. Yo recuerdo que cuando era pequeño y salía a la calle con mi familia, un día estábamos en la puerta de unos vecinos y otro día de otros. Al final todo el pueblo participaba en este agradable momento al caer la tarde para ponerse al día, tomar algo al fresco o simplemente pasar un rato tranquilo en la mejor compañía”

José Carlos Sánchez Barea, alcalde del Ayuntamiento de Algar

Según ha trascendido, por el momento la medida que está llevándose a cabo desde Algar ha llegado, mediante la correspondiente propuesta específica, a la Delegación Territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico en Cádiz. En cuanto a los próximos pasos, la intención es llegar a la UNESCO para que tome conocimiento de esta práctica y pueda reconocerla de manera oficial a nivel internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También
Te puede interesar