Puedes alquilar la isla de Hamneskär en Suecia (tiene su propio faro de luz lleno de historia)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Suecia está llevando la idea de unas vacaciones socialmente distanciadas a un nivel superior.

Un equipo de profesionales de la hospitalidad sueca se ha unido para crear una escapada a la isla en el sitio del faro Pater Noster frente a la escarpada costa occidental de Suecia. El grupo ha convertido lo que alguna vez fue el hogar de un cuidador de un faro en una pequeña isla en un complejo hotelero boutique, con restaurante y bar. La propiedad tiene capacidad para 18 personas.

Desde arriba, la propiedad parece una colección de pequeños edificios rojos en una isla rodeada de olas traicioneras. Pero dentro de esos edificios, encontrará pisos de madera, lujoso papel tapiz y muebles diseñados para descansar con una vista épica como telón de fondo.

Los visitantes pueden optar por alquilar una habitación o toda la isla. Las estadías incluyen desayuno, visitas guiadas a la isla, visitas al faro, la oportunidad de pescar para su propia cena y acceso a jacuzzis llenos de agua de mar tibia. Los coches están prohibidos, lo que convierte a la isla en un paraíso para caminantes y ciclistas.

Los precios comienzan en alrededor de 560 dólares por noche para habitaciones individuales. Simplemente no planees conducir tú mismo hasta allí: la isla de Hamneskär solo es accesible en barco y helicóptero. Está a 10 minutos en bote de Marstrand, la ciudad más cercana, que alberga a solo 1.300 personas.

La isla de Hamneskär alguna vez se consideró habitable, pero ha albergado a los fareros y a sus familias durante más de 100 años desde que se construyó un albergue en el lugar en 1868. “El espíritu del viejo maestro del faro está por todas partes”, dijo la jefa de operaciones, Mirja Lilja Hagsjö. “Este es un hogar … lleno de historia”.

El faro mismo se renovó en 2002 cuando fue llevado al continente sueco para someterse a lo que finalmente se convirtió en un proyecto de restauración de cinco años. Regresó a Hamneskär en 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO