Reducir el impacto ambiental de la contaminación por medio de productos conscientes: el desafío del futuro que nos involucra a todos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Consumir de forma responsable y participar en la gestión sostenible de recursos es uno de los principios que hacen a los hábitos sustentables que debemos afrontar si queremos cuidar el medio ambiente para preservarlo de daños irreversibles.

Incluso es una promesa -o quizás obligación- que consta dentro de la propuesta de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (17ODS) marcados por la ONU en la Agenda 2030.

Para la ONU, el consumo de productos adquiridos en mercados locales, o bien producidos por una marca que persiga fines de sustentabilidad, generará un gran aporte a la reducción de embalajes y plásticos. Plásticos que muchas veces nos vemos usando de manera innecesaria.

Ahora bien, ¿cómo explicamos el consumo responsable? Consiste en una manera de consumir bienes y servicios teniendo en cuenta, más allá de las variables en relación al precio y calidad, las características sociales y laborales del entorno de producción y las consecuencias medioambientales posteriores.

Si bien parece un gesto pequeño, puede convertirse en una acción fundamental si es algo que se pone en marcha entre todos.

Entre los hábitos de consumo responsable con los que podríamos transformar nuestras prácticas están: comprar productos más frescos y seguros en los mercados, reemplazar las bolsas de plástico de los supermercados, evitar las latas y los productos con exceso de envoltorio, utilizar productos con envases retornables y reutilizables, apagar las luces si no es necesario su consumo.

Generar el menor impacto en el medio ambiente reciclando o reutilizando productos como el plástico ayudaría a disminuir de manera notable el cambio climático.

El impacto ambiental en primera persona

Empecé a notar que había algo entre el agua y la tierra que no estaba bien” afirma Alejandro Martin, fundador de GoBlue, sobre una experiencia bisagra que lo llevó a fundar una marca de productos conscientes para compartir un mensaje de reflexión acerca de la contaminación plástica en los océanos.

A partir de su pasión por el surf, Alejandro comenzó a tomar contacto con el mar, estableciendo una gran unión y conexión con el medio ambiente: “Salía del agua con un equilibrio perfecto, era mi yoga. Empecé a notar que había algo entre el agua y la tierra que no estaba bien. Entonces la marca nace como un agradecimiento a los mares“.

Así fue como, a partir del año 2017, GoBlue empezó a tomar forma. Actualmente, GoBlue tiene como misión generar consciencia a partir de la utilización de productos reutilizables, brindando una solución para poner fin a los plásticos de un sólo uso. En efecto, la propuesta de sus productos comprende el uso de packaging reciclable. Algunos de nuestros productos tienen la capacidad de ser compostables.

Para poder encarar el proyecto armé un equipo de trabajo acorde a nuestros valores y mude la marca a Mar del Plata. Ahí conocí a Pedro Romero Malevini, quien se sumo enseguida y tiene mucho que ver con todo lo que es la imagen. Al poco tiempo se sumaron Tiare Aguerre ¨Tee ¨y Franco Rivas ¨Pepe¨, lindas personas que dieron una mano desde el primer momento. En GoBlue hay muchas personas que nos ayudan, gracias a ellos pudimos ir haciendo las cosas. Son parte de la familia.

¿Cómo surge el proyecto de “GoBlue”?

La situación que dio origen fue ver desde adentro la contaminación plástica en los océanos y mares. Por medio del surf y otros deportes empezamos a tomar consciencia de todo lo que estaba pasando. Eso cambió mis hábitos de consumo diario, y empecé a sentir la necesidad de transmitirlo.

Fueron unos cuantos viajes a Australia durante el 2012 y a diferentes partes del mundo como Indonesia y California los años siguientes lo que me hizo reaccionar. En esos países ya había una cultura sobre cuidados medio ambientales un poco más desarrollada que en Argentina, y varias fundaciones que se ocupaban del tema. Se hacían beach cleanups y se daban charlas. Al ver que todo eso acá no estaba sucediendo nació de forma espontánea. En esos países solían decir “No Blue No Green” y de ahí viene el nombre GoBlue.

Al principio hacía una Granola orgánica y daba alguna charla. La intención de la granola era simbólica. En el dorso tenía una frase que decía “para estar saludables necesitamos cuidar nuestro medio ambiente, cuidar los mares significa cuidarnos a nosotros” entonces GoBlue te ofrecía tu interior “limpio” por medio de una granola y vos tenías que cuidar tu alrededor. Ese era el mensaje.
Después vinieron los productos conscientes.

Como concepto queríamos comunicar la idea y hacerlo desde otro lado, fuera de lo convencional en lo que son productos conscientes. Pedro es ideal para eso. Mucho lo empezó haciendo para sumar y colaborar en el cuidado del medio ambiente. Al igual que Pepe y Tee. Lo que se muestra son imágenes reales. Tenemos la posibilidad de viajar y eso queda plasmado como estilo de vida. Hacemos mucho foco en el arte, el surf, el diseño. De esa forma buscamos transmitir el mensaje a las diferentes culturas.

¿Cómo definirías en qué consiste específicamente “GoBlue”?

GoBlue puede ser muy amplio. Si bien consiste en generar consciencia a favor del cuidado de los mares y el cuidado del medio ambiente. Es por medio de un estilo de vida cómo elegimos comunicarlo.

Ofrecemos al consumidor, al igual que a nuestros proveedores, una experiencia arraigada a nuestros valores, estando atento a sus necesidades por medio de una comunicación directa. Desde las imágenes que compartimos, hasta el producto final, hay muchas vivencias, emociones y aprendizajes. Por ahí en el camino se encuentran con una playlist con artistas de diferentes géneros, que comúnmente no vas a escuchar en las radios y que nada tiene que ver con el producto consciente en sí, pero a la vez se une. Es arte, y nosotros ponemos mucho arte en todo lo que hacemos. Al igual que las imágenes de alguno de nosotros con una tabla yendo al agua, haciendo música, pintando un cuadro o lo que sea, también lo compartimos. Así es como vivimos. Es la forma que elegíamos para comunicar e integrar a las diferentes culturas al cuidado del medio ambiente.

Si bien compartimos un lifestyle descontracturado, el diseño y estilo de nuestros productos hacen que el mercado sea muy amplio. Hacemos un gran esfuerzo y ponemos una vara muy alta en la calidad de los productos. Todo eso hace a la experiencia que se le brinda al consumidor.

¿Qué comentarios tuvieron de usuarios que conocen sobre su iniciativa o que se encuentran con la cuenta de @gobluear?

La crítica siempre es muy buena, muchos nos preguntan si la marca es Argentina. Otros nos dejan comentarios diciendo que les encanta la forma de comunicación que tiene la marca y las imágenes. Somos muy agradecidos. Tratamos de responder todos los mensajes de forma directa. Una vez se nos pasó uno. Cosa que puede pasar. La persona nos contactó por privado y tuvimos una charla muy buena. Nos contaba que la marca le gustaba mucho y se había sentido mal por no tener una respuesta. Nos sirvió muchísimo.

¿Tienen establecido algún objetivo en particular a corto o largo plazo para este proyecto?

A corto plazo hacer un foco mayor en la inclusión social, ahí queremos estar más presentes. Si bien ya lo hacemos, queremos reforzar esa parte.

“Montañas sin hielo, ríos sin agua y océanos sin vida”: la advertencia de la ONU sobre el futuro del planeta

En un comunicado oficial, y a partir de un nuevo informe donde han intervenido más de 100 científicos, la ONU afirmó a modo de hipótesis lo que podría provocar seguir descuidando al medio ambiente:

Un mundo con avalanchas sepultando pueblos y ciudades de montaña, islas y costas sumergidas por el aumento del nivel del mar, y un océano cada vez más ácido, caliente e inhabitable para una gran cantidad de seres vivos, este es el futuro que le espera a la humanidad si no se actúa ya contra el cambio climático.

De esta manera, la ONU sostiene que el mundo está siendo expuesto a daños irreversibles. Y que el desafío y responsabilidad de nosotros, sus habitantes, es tomar consciencia y acción a fines de evitarlo. De lo contrario, la Organización de las Naciones Unidas estima que el impacto para el año 2100 será tal que “obligará a millones de personas a desplazarse” escapando de las consecuencias. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Este fotógrafo sigue tormentas en EEUU buscando capturar unas extrañas luces rojas

Creadas por descargas eléctricas muy por encima de las nubes de tormenta, los sprites rojos son un espectáculo surrealista para la vista. Estos destellos rojo anaranjado en el cielo casi parecen fuegos artificiales, pero en realidad son causados ​​por descargas de rayos positivos. Aunque pueden ser difíciles de atrapar, el fotógrafo Paul M. Smith ha dedicado su carrera a cazarlos.

Smith, conocido como el “cazador de sprites”, viaja por Norteamérica para documentar este increíble fenómeno y dirige talleres para ayudar a otros a disfrutar de su belleza. Para Smith, estos raros sucesos proporcionan una inspiración infinita.

“Son tan hermosos, para mí son realmente uno de los eventos más llamativos de la naturaleza”,

dice Smith al sitio web My Modern Met.

“Son tan misteriosos. Me encanta capturar algo que todavía está en proceso de ser comprendido. Cada captura podría contener otra pista para ayudarnos a comprender los procesos “.

De hecho, no fue hasta 1989 que se capturó el primer sprite rojo en la película, es una hazaña sorprendente que Smith sea capaz de rastrear a tantos. Esto se debe en parte a su capacidad para pronosticar el clima y predecir el potencial de los sprites dentro de un sistema de tormentas. Esto, junto con una investigación detallada y un conocimiento experto de su equipo, lo ayuda a capturar sus mejores imágenes.

Smith espera que su trabajo despierte la curiosidad en otros para comprender más sobre los diferentes misterios de la naturaleza.

“Creo que es una lección de humildad darnos cuenta de que todavía no sabemos todo en nuestro planeta y que todavía estamos encontrando cosas nuevas incluso ahora”, admite.

“Los sprites son muy emocionantes porque nuestra atmósfera superior es muy poco conocida y difícil de estudiar. Los sprites y otros eventos luminosos transitorios nos dan una mirada a esa área de nuestro planeta que antes no había sido posible “.

Estas explosiones de fuego son provocadas por descargas positivas de relámpagos sobre nubes de tormenta.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO