Por primera vez se registró el viaje migratorio completo de una ballena franca austral con cría

Ballena Franca Austral
Redactora
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Se trata del recorrido de Electra, una de las 6 ballenas que el proyecto «Siguiendo Ballenas» monitorea satelitalmente. Algunos usuarios en las redes sociales destacaron que la ballena franca austral y su cría realizaron el recorrido con la misma forma que ellas.

Ballena Franca Austral
Usuarios en las redes sociales bromeaban con la forma del recorrido de los cetáceos.

El proyecto de seguimiento satelital de ballenas francas nació en 2014 dentro del marco del Plan de Manejo para la Conservación de la Ballena Franca Austral del Atlántico Sudoccidental de la Comisión Ballenera Internacional. Entre 2014 y 2020 el proyecto permitió conocer las trayectorias de 47 individuos por el litoral marítimo argentino, las rutas migratorias y las áreas de alimentación en el Atlántico sudoccidental y los mares subantárticos.

El año pasado, en su sexta temporada, este proyecto sumó 18 ballenas más, totalizando 65 ballenas monitoreadas.

La importancia del seguimiento de la ballena franca austral

El seguimiento satelital permitió dar a conocer los detalles del comportamiento de esta población de ballenas hasta ahora no descriptos: el uso de los golfos norpatagónicos, la velocidad y distancias de desplazamiento diario, entre otros.

Además permite localizar los ambientes claves para su ciclo de vida y genera información relevante para sustentar la importancia de las áreas marinas protegidas y para elaborar recomendaciones de regulación de actividades humanas (pesqueras, petroleras y de transporte naviero) con potencial impacto sobre los grandes mamíferos marinos.

Image Ballena Franca Austral Seguimiento
Para hacer el seguimiento se utilizan transmisores satelitales de última generación. Se puede conocer la localización en el mar de cada individuo, con una frecuencia de varias posiciones al día. Transcurridos algunos meses los dispositivos se desprenden sin haber afectado la salud ni el comportamiento de los individuos portadores.

La amenaza a la especie

Uno de los problemas que enfrenta la ballena franca austral es la invasión de barcos industriales. La presencia de cientos de embarcaciones que se instalan en el límite fronterizo de las aguas nacionales en el Mar Argentino no es nada bueno para ellas. Si bien su gran tamaño impide que sean levantadas con redes hacia los buques, están expuestas a varios peligros.

La presencia de muchísimos barcos pesqueros en la zona de hábitat y en la ruta migratoria de la ballena franca austral (desde la Antártida hasta la Península Valdés) aumenta el riesgo de choques o colisiones que pueden terminar lesionándola.

Image Ballena Franca Austral Ieayr4Gcbbdj5Iowgj2Hvacbhq
Fotografía cedida por la Secretaría de Turismo de Puerto Madryn. El avistamiento de ballenas convoca todos los años a gran parte del turismo.

Esto podría suceder porque los buques de pesca industriales navegan a una velocidad mayor que el movimiento de las ballenas (2 nudos aproximadamente cuando se alimenta). Aunque tiende a apartarse de la rutas de las embarcaciones, lo que más podría dañarla son los cambios de rumbo repentinos.

De hecho, en el Atlántico Norte, desde 1970 hasta 2009, el 80% de las muertes de ballenas francas fueron provocadas por enmallamientos en redes de pesca y colisiones con barcos.

Otra cuestión es que los sonidos de las ballenas se propagan grandes distancias en el mar. Hoy en día la contaminación sonora del mar, en especial por embarcaciones, es cada vez mayor y hay preocupación de que pueda afectar la comunicación de las ballenas.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.