Se seca el segundo lago más grande de Bolivia y los científicos no creen que pueda recuperarse

Se seca el segundo lago más grande de Bolivia y los científicos no creen que pueda recuperarse
Foto: REUTERS
Redactora / Travel writer
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El Poopó es el segundo lago más grande de Bolivia, pero se está secando y parece que ya no hay forma de recuperarlo.

El lago más grande de Bolivia es el Titicaca y el que le sigue es el lago Poopó, ubicado en el departamento de Oruro. Lamentablemente, este último está sufriendo las consecuencias de clima cálido y seco y se está convirtiendo en un desierto. Según informaron los medios locales, los científicos creen que su recuperación es «cada vez más improbable».

Lago Poopó - Segundo Lago Más Grande De Bolivia (1)
Fotografía de Diciembre 2017 – Imagen vía Reuters

El Poopó se extiende a lo largo del altiplano y durante décadas sus aguas se han desviado para satisfacer las necesidades de riego de la región, y si a eso le sumamos las consecuencias del clima la situación se vuelve más complicada. «Es como la tormenta perfecta», declaró el investigador de la Universidad Mayor de San Andrés, Jorge Molina, según informó la agencia de noticias Reuters. «Año que pasa se agrava la situación».

Durante años el segundo lago más grande de Bolivia supo ser una fuente de vida para varias personas que residen por allí, pescando y cultivando gracias a sus aguas pero eso ya no es posible. Molina explica que los Andes ya superan el aumento de la temperatura promedio global, lo que implica que la evaporación también aumenta. «Un lago que se seca con demasiada frecuencia ya no es funcional para la fauna, la flora y la biodiversidad», agrega.

Dos Personas Caminando En El Que Solía Ser El Segundo Lago Más Grande De Bolivia
Personas caminando sobre el segundo lago más grande de Bolivia – Imagen vía Reuters

Hace diez años el lago contaba con 2.337 kilómetros cuadrados de superficie, pero ahora solo consta de un kilómetro de no más de 30 centímetros de profundidad, aproximadamente, según informan en un medio de noticias argentino.

Ya en el año 2018 el estado del segundo lago más grande de Bolivia generaba preocupación, cuando contaba con una profundidad de tres metros y los científicos creían que era casi imposible que pudiera revivir completamente. En ese momento, el jefe regional de la Red Latinoamericana Ambiental, Raúl Pérez Albrecht declaró: «Si tenemos suerte, podríamos quizás mantener un tercio del lago Poopó».

Imágenes Satelitales Del Lago En 2013 Y 2016
Imágenes comparativas satelitales del lago Poopó, el segundo lago más grande de Bolivia, en 2013 y 2016 – Imagen vía NatGeo

Crisóstomo Martínez, residente de allí, había explicado al sitio de noticias NatGeo que «cada 12,15 años se seca por partes», y aunque se vuelve a llenar gracias a las lluvias, ese año ya era distinto. Actualmente, las comunidades que solían vivir a orillas del lago se están desplazando.

«Las familias decidimos salir de la isla porque no podemos sobrevivir sin agua, y ya no hay vida«, declaró a Reuters Benedicta Uguera, una mujer indígena que criaba ganado en una isla del lago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *