Sidney no cancelará el show de fuegos artificiales de Año Nuevo, a pesar de una multitud que exige respeto por los incendios que sufre Australia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Sin dudas, se trata de una medida que despierta bastante polémica entre los habitantes del país rodeado por los océanos Índico y Pacífico. Y es que no resulta para menos.

En un contexto en donde miles de personas se encuentran evacuadas, cientos de miembros de personal de bomberos y de fuerzas de seguridad han tenido que salir a combatir extremos y violentos incendios, gran variedad de animales han muerto producto de quemaduras y sequías, el ánimo en Australia no pareciera estar para andar de celebración.

Al menos así han acordado al menos un número por encima de 270.000 habitantes del territorio, quienes se han unido en la firma de una petición para solicitar la cancelación del emblemático show de fuegos artificiales de Año Nuevo que tiene lugar en Sídney.

La propuesta, que circulaba en la plataforma Change.org, convocaba a los ciudadanos a decir “no” a los fuegos artificiales de la última noche de 2019 y para que, a modo de solidaridad, se pudiera donar ese dinero a bomberos y agricultores afectados por los incendios. Sin embargo, los esfuerzos en conjunto no han podido lograr el cometido.

Contrariamente a lo que esperaban, las autoridades oficiales de Sídney han indicado que no darán marcha atrás en la celebración de la llegada de un nuevo año con el imponente festejo de fuegos artificiales que deslumbra tanto a residentes como a turistas internacionales que eligen este destino para recibir el 2020.

En efecto, la ciudad capital de Nueva Gales del Sur y una de las ciudades más grandes de Australia, estima gastar aproximadamente 4,5 millones de dólares en pirotecnia para la realización del tradicional espectáculo. En fin, una decisión bastante polémica teniendo en cuenta que ese dinero podría ser destinado a beneficiar a aquellos que han padecido los incendios que se encuentran arrasando a Australia.

Italia decide utilizar fuegos artificiales sin ruido para no ocasionar daños a los animales durante las fiestas

La medida será implementada en Collecchio, una ciudad italiana situada en la provincia de Parma. Allí, parece que han dado en la tecla con una propuesta que no deja de lado la diversión y celebración por la llegada de las Fiestas pero que, al mismo tiempo, respeta tanto la vida silvestre como los animales que puedan verse afectados.

Se trata de una legislación que consiste en la utilización de fuegos artificiales silenciosos durante las exhibiciones y actividades propuestas con motivo de honrar la llegada de un nuevo año.

Además, más allá de que esta ley manifiesta un especial interés por el cuidado de las mascotas y de la vida silvestre, también destaca la intención de colaborar con las personas dueñas de mascotas. En efecto, éstos, en lugar de quedarse en casa consolando a sus mascotas para que no sientan miedo, podrán estar celebrando junto a familiares y amigos. Continuar leyendo…

Si quieres conocer más sobre destinos de viaje y medio ambiente, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

2020? 🤞🏻🎄

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO