Tailandia y Vietnam emplean bolsas de hojas de banana para cuidar el medio ambiente y son un ejemplo de lo que deben seguir el resto de los países

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Cada 3 de julio, el mundo celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, una iniciativa que convoca a sumarse a un cambio de hábitos y no consumir bolsas de plástico.

Se trata de una fecha promovida por organizaciones ecológicas y ambientalistas para concientizar a la población acerca del gran problema de la contaminación del plástico.

Una fecha como la de hoy nos invita a reflexionar acerca de alternativas a las bolsas de plástico, y en esta nota descubrirás algunas de las propuestas que han diseñado diferentes países para hacer uso de recursos naturales en la composición de nuevas formas de almacenamiento.

Países que buscan cuidar el medio ambiente

La regulación en el consumo, o mejor dicho prohibición de consumo, de bolsas de plástico y artículos de plástico de un solo uso ha alcanzado ya a varios países del mundo, quienes intentan a través de normas incentivar a la población en la reducción de residuos que luego acaben contaminando al planeta.

En el caso de las bolsas de plástico, se trata de objetos que tardan más de 500 años en descomponerse. Según estimaciones, han indicado que cada persona gasta una media de unas 230 bolsas de plástico al año, lo que equivaldría a más de 500 billones de bolsas de plástico en el mundo.

Un dato aún más alarmante es que aproximadamente 13 millones de toneladas de plástico desechadas por año van a parar al océano, suponiendo una extrema y grave amenaza a las especies marinas y sus hábitats.

Lo cierto es que, a pesar de que las intenciones por colaborar con esta problemática sean buenas, aún falta muchísimo para lograr dar un verdadero mensaje a la humanidad sobre la importancia de lo que cada uno de nosotros consumimos y desechamos. Como ser, según cifras reveladas en 2019, en Argentina se reciclan 225.000 toneladas de plástico por año, aunque la industria de este sector posee una capacidad ociosa del 50%. Especialistas en el tema han advertido que resulta fundamental incorporar políticas públicas de gestión eficiente de residuos, entre las cuales se incluye la decisión de separación de la basura en hogares.

En un intento por cuidar el medio ambiente buscar soluciones sostenibles a este gran escenario que nos involucra a todos, algunos países han encontrado en las hojas de banana un verdadero aliado sostenible único. Esta iniciativa se ha desarrollado con éxito especialmente en algunos países asiáticos.

cuidar el medio ambiente
Tailandia y Vietnam emplean bolsas de hojas de banana para cuidar el medio ambiente y son un ejemplo de lo que deben seguir el resto de los países

Desde el año pasado, Tailandia y Vietnam han implementado este recurso en diversas cadenas de supermercados como Rimping, en Chiang Mai, o Saigon Co.op, en Ho Chi Minh. Se trata precisamente del uso de estas hojas como envoltorio para diferentes frutas y verduras.

Otro destino que ha utilizado un recurso natural es Baja California, precisamente a partir del uso de conchas marinas. La combinación de fibras naturales con resinas biodegradables ha sido probado por la compañía local Biobreak

cuidar el medio ambiente
Tailandia y Vietnam emplean bolsas de hojas de banana para cuidar el medio ambiente y son un ejemplo de lo que deben seguir el resto de los países

Su sistema de bolsas se compone a partir del uso de resina de las conchas marinas, recurrentes en sus costas, combinados con fibras de arroz y aguacate para crear bolsas de plástico, entre otros objetos. De esta manera, la lógica impuesta para cuidar el medio ambiente indica la posibilidad de utilizar la propia naturaleza para devolverla al mar a través de un proceso biodegradable más corto y orgánico.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo respecto al medio ambiente, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

BIEN 🙏🏻

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO