Un tour gratuito por la mágica ciudad de Praga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Por fin llegamos a Praha hlavní nádraží (así se llama la estación en Praga). No hemos podido dormir muy bien, ya que la fiesta en Viena se ha puesto buena y hemos tomado el tren muy temprano. Nuestro primer movimiento es ir al hotel a dejar las maletas (nos quedamos en Caesar Prague y, debo decirlo, fue un error).

Al salir de la estación buscamos un taxi, ya que el hotel no está tan cerca, pero un taxista nos indica que está a unas cuadras, lo cual… no fue tan cierto, caminamos bastante, y por fin llegamos a Caesar’s Praga.

Praga

Desde México hemos investigado sobre un Free Walking Tour que hay por ahí, nuestra sorpresa es que al llegar a la plaza Wenceslao, hay muchos, pero fácilmente reconocemos la sombrilla morada de PRG Tours Praga. 

Por caminar hasta el hotel perdimos el free tour, pero no nos decepcionamos ya que quedamos para el día siguiente, en su lugar, compramos (porque éste si cuesta debido al transporte y la entrada al lugar) el tour al Castillo; nuestro guía será Nacho, un Guatemalteco que llegó hasta acá y vaya que sabe lo que hace.

Praga

Por el momento recorreremos la plaza de Wenceslao, por la época está abarrotada de carritos que venden comida, vino caliente y demás cosas con motivos navideños. Aquí está el famoso reloj astronómico y la catedral de Nuestra señora en frente del Tyn, los cuales le dan ese estilo gótico a ésta ciudad.

Llegada la hora, empezamos el tour del castillo el cual es muy completo, la Catedral de San Vito es tan bonita como grande. Nacho nos cuentan toda la historia de éste, pareciera que a cada segundo que pasa, Praga se encarga de conquistarte mas y mas.

Praga

Como es diciembre, la temperatura ha bajado considerablemente, pero nada que un poco de chocolate caliente no remedie. Nos toca apreciar el cambio de guardia y el atardecer,  y debo decir que ver el castillo iluminado y la vista de la ciudad desde acá arriba hacen que por un momento todo sea maravilloso! Al bajar pasamos por el puente de Carlos, Nacho nos cuenta la leyenda de acariciar al perrito (debes ir para que sepas de que hablo).
PragaHay otra leyenda por ahí, (no tan conocida como la del perrito) que dice que en el puente de Carlos, justo en el sitio donde San Nepomuceno fue aventado al río, hay un relieve de éste, en el cual aparece con 5 estrellas sobre él. Pues uno debe colocar su mano de forma que con cada dedo toque cada una de las estrellas, y debe pedir 5 deseos, pero debe ser muy cuidadoso con lo que desea, ya que solo le será concedido uno de ellos.DSCF8672Pasamos también por la torre de la pólvora (una de las antiguas puertas a la ciudad) y el muro de John Lennon donde puedes expresar tu arte en forma de graffitti (y es legal). Al terminar el tour, Nacho nos recomienda un lugar en el cual cenaremos, probamos Goulash y la cerveza. Al día siguiente, corremos para llegar al tour de las 10am y nuestro guía Pamela nos ha llevado a recorrer las calles de Praga de un modo muy cultural, en el trayecto hemos comido, pasado por el barrio judío, la casa de Franz Kafka, hemos hablado sobre Carlos IV, la segunda guerra mundial, la guerra de los 30 años, en fin, muy completo y recomendable. El tour ha concluido, hay muchos mas que se pueden tomar, pero necesitas tiempo y nosotros no lo tenemos.
DSCF8685

Hemos probado el Trdelnyk (pan hecho en rollo), un poco mas de Goulash y de vuelta al hotel por nuestras maletas, debemos tomar un tren que nos llevará a Zurich.

Praga tiene ese semblante de distinción, es una dama, elegante, hermosa; cuanto conté en México que la conoceríamos, todos nos dijeron que eras maravillosa, no se equivocaron. Puede resultar un poco abrumadora al principio, pero hasta el adoquín de sus calles es bonito, ninguna foto que encuentres le hará el honor que en verdad merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO