Un cachorro de lobo de 57.000 años perfectamente conservado fue encontrado bajo tierra en el norte de Canadá

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un lobo momificado que fue enterrado bajo la nieve en el norte de Canadá hace 57.000 años ha sido desenterrado y (para la sorpresa de muchos) está muy bien conservado.

Ha estado tan bien conservado por las bajas temperaturas bajo tierra que todavía tiene el pelaje, los dientes y la piel intactos, lo que lo convierte en un hallazgo completamente único.

Los restos fueron desenterrados por un minero de oro cerca de Dawson City en la región de Yukon, y abre de par en par una ventana al mundo prehistórico en el que habría vivido el cachorro de lobo.

La cría tenía solo siete semanas cuando la guarida en la que estaba siendo criada se derrumbó a su alrededor. Los expertos creen que es la causa más probable de muerte.

lobo momificado

El descubrimiento cuenta la historia de un mundo en el que los mamuts lanudos vagaban por la tierra y, debido a lo bien que ha sobrevivido el cuerpo del lobo, nos ayuda a construir una imagen de la evolución de los lobos a lo largo de miles de años.

Este espécimen es el lobo más viejo registrado, y los científicos que tienen la oportunidad de estudiarlo están muy entusiasmados con la perspectiva.

Julie Meachen, profesora de anatomía en la Universidad de Des Moines, dijo: “Ella es la momia lobo más completa que se haya encontrado. Básicamente está 100 por ciento intacta, todo lo que le falta son sus ojos. El hecho de que sea tan completa nos permitió hacer tantas líneas de investigación sobre ella para básicamente reconstruir su vida”.

Al animal se le ha dado el nombre de Zhur, que significa ‘lobo’ en el idioma Han, local de donde fue encontrado.

El hallazgo es raro, particularmente porque permaneció sepultado en el permafrost durante tanto tiempo.

lobo momificado

El profesor Meachen explicó: “Es raro encontrar estas momias en el Yukón. El animal tiene que morir en un lugar de permafrost, donde el suelo está congelado todo el tiempo, y tienen que ser enterrados muy rápidamente, como cualquier otro proceso de fosilización”.

“Si permanece demasiado tiempo en la tundra helada, se descompondrá o será devorado. Creemos que estaba en su guarida y murió instantáneamente por el colapso de la guarida”.

“Nuestros datos mostraron que no se moría de hambre y tenía alrededor de siete semanas, así que nos sentimos un poco mejor sabiendo que la pobre niña no sufrió por mucho tiempo”.

El colega de Meachen, el profesor Matthew Wooler, de la Universidad de Alaska, agregó: “Para los científicos, este es un tipo diferente de oro”.

Zhur ahora está en exhibición en el Centro de Interpretación Yukon Beringia en Whitehorse, Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO