Un oso decide sentarse y compartir el rato con un campista luego de levantarse de su siesta

11142-63db4e4faf437
Redactora
5/5 - (1 voto)

El fotógrafo Drew Hamilton estaba acampado junto al río McNeil, en Alaska, para capturar la floreciente flora y fauna de la pintoresca morada. Sin embargo, recibió mucho más de lo que esperaba cuando un simpático oso pardo se le acercó casualmente para hacerle compañía.

Según cuenta Drew, el gigantesco oso acababa de despertarse de una siesta mientras el resto de su familia de osos jugaba río abajo. Por alguna razón, el oso se sintió intrigado por el relajado lenguaje corporal de Drew mientras disfrutaba del paisaje. El oso se acercó a la silla de Drew y empezó a contemplar la abundante naturaleza con asombro.

Image Image 44

Segundos después, el oso se acomodó en la hierba junto a Drew. Juntos, observaron a los demás osos que retozaban junto al río y, en ese momento, ambos compartieron una rara clase de compañía. Después de quedarse un rato, el oso se despidió de su nuevo amigo humano y se retiró a reunirse con su familia en el río.

Image Image 45

Resulta fascinante ver el comportamiento tranquilo y despreocupado del oso con Drew, a quien claramente no considera una amenaza. Puede que el oso sea un depredador formidable, pero lo cierto es que trata a Drew como a un alma gemela. Su inocente encuentro es demasiado puro para las palabras. Sube el volumen para disfrutar de los gratificantes sonidos de la naturaleza que resuenan en este vídeo celestial y del hombre que dice «Ay ay ay ay» cuando el oso se acerca demasiado.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *