Una cerveza voy a tomar: pasión de multitudes en Argentina

¿Rubia, roja o negra? ¿Sabías que antiguamente la cerveza era considerada un remedio? ¿Y que las principales productoras fueron mujeres? 5 min


Desde 1949, Argentina celebra el 19 de enero como el Día del Trabajador Cervecero, año en que se firmó el convenio de trabajo como reconocimiento al esfuerzo gremial de quienes conformaron la Federación Argentina de Trabajadores Cerveceros y Afines. 

EL ABC DE LA PRODUCCIÓN CERVECERA 

¿Cómo se elabora la cerveza? 

En el año 1516, la Ley de Pureza Alemana determinó que sólo se puede elaborar cerveza con agua, cebada malteada y lúpulo. De allí proviene la fórmula que, siglos más tarde, también tomaron los productores de cerveza en gran parte del mundo. 

¿Cómo está compuesta? 

Lúpulo: Se trata de la planta que crece en las alturas, proveniente de la familia del Cannabinanceae. Sólo las flores de plantas femeninas son tenidas en cuenta para la elaboración de cerveza. 

Maltas: Existen dos tipos de maltas y su clasificación se debe a que algunas se emplean en la gran mayoría de los casos porque proporcionan fuente de azúcar que posibilita la fermentación (maltas base); otras son utilizadas en cantidades pequeñas para aportar sabores y colores diferentes, estas últimas son las llamadas maltas coloreadas. 

Levaduras: Es el nombre que reciben las cepas de levaduras responsables de la fermentación alcohólica y gas carbónico. 

Agua: Aunque no lo parezca, el agua es el elemento y sustancia clave que va a determinar la calidad, color y sabor de la cerveza. 

¿Cuál es su proceso? 

El proceso para dar origen a la cerveza que luego saboreamos desde la mesa o la barra de un bar consiste en cuatro pasos: 

1) Fase de maceración: Los cereales malteados se mezclan con agua caliente, provocando que durante esta etapa se obtenga azúcar a partir del almidón.

2) Fase de cocción: Al preparado obtenido durante la fase de maceración se le agrega el lúpulo. El tipo de lúpulo incorporado dependerá del tipo de cerveza que se quiera obtener. 

3) Fase de levaduras y enfriado: En esta etapa, los azúcares del almidón se transforman en alcohol.

4) Fase de embotellado: Ya la última etapa del proceso de producción de cerveza consiste en la conservación y mantenimiento. Junto a la etapa de la segunda fermentación, se incorpora el gas natural y se precisa el sabor final de la cerveza.

ALGUNAS CURIOSIDADES

Agua que no has de beber, déjala correr: 

El origen de la cerveza se remonta a los inicios de la historia de la Humanidad. Durante la Edad Media, Europa consumía cerveza en reemplazo del agua para prevenir las enfermedades como el cólera. Aunque te parezca algo insólito, hasta los recién nacidos y niños pequeños tomaban esta bebida ya que el proceso de hervido durante la elaboración aseguraba que todas las bacterias se habían eliminado. 

Asunto de mujeres:

Como dato curioso cabe destacar también que la elaboración de la cerveza durante la Edad Media era un trabajo femenino. No obstante, un aspecto un poco repudiable es que la producción de cervezas solo estaba a cargo de mujeres consideradas ‘hermosas’ y de familias nobles. En cuanto al género masculino, sólo aquellos que eran Monjes podían tomar el mando en la producción de la cerveza. 

Para los aficionados a la lectura:

El gusto por esta bebida y su fenómeno en Argentina llevó a Nicolás Harry Salvarrey a escribir “Birra. Cerveceros de la Argentina”. Tal vez muchos lo conozcan como coconductor del programa radial Perros de la calle (en FM Metro 95.1 y con Andy Kusnetzoff a la cabeza), sin embargo se define como sommelier de cerveza, homembrewer (elaboración de cerveza en la casa) y un destacado difusor de todo lo relacionado a la cerveza artesanal. Si te interesa, en su programa de radio también cuenta con una columna sobre la cultura cervecera.

En la contratapa del libro, Harry relata una breve reseña sobre la historia de la cerveza en Argentina:

“Hubo un tiempo en que la cerveza artesanal no era ni una moda, ni una tendencia, ni una costumbre, ni un negocio. Apenas el delirio de unos pocos productores y el hobby de unos cuantos locos, aburridos de tomar siempre lo mismo. La cerveza artesanal no es ni una moda, ni una tendencia, ni una costumbre, ni un negocio: es cultura y llegó para quedarse.

Birra no sólo da cuenta del boom de la producción de la cerveza artesanal argentina. También recomienda qué cervezas tomar, dónde y por que, según la historia y la filosofía de cada productor. Dividido en capítulos que abarcan la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las zonas norte, oeste y sur del conurbano bonaerense, Mar del Plata y Bariloche, este libro también introduce algunos detalles técnicos para que tu experiencia con la cerveza sea perfecta. Porque la birra artesanal no aparece solo en las canillas, ni mágicamente en las heladeras. Detrás de cada nombre que vemos en la pizarra de un bar, detrás de cada etiqueta, hay historias. La intención de Birra es contarlas”. 

Antares, una cerveza con estrella

Corría el año 1996 cuando Mariana, Leo y Pablo (los tres creadores de la marca) realizaron las primeras producciones de cerveza en un garage. Dos años más tarde, en 1998, darían forma al primer bar Antares ubicado en Mar del Plata, ciudad que los vio nacer e iniciarse en este rubro. Ese sería el primero de un total de 47 franquicias. Ya en el año 2000 dieron inicio a los cursos de cerveza, marcando el camino a los próximos productores que fueron apareciendo durante estos últimos años. En 2013 obtuvieron el reconocimiento a Cervecería del Año. Hace muy poco también festejaron sus 20 años de historia en la elaboración de cervezas (1998-2018).

¿Por qué Antares? 

El nombre que sus fundadores han designado a la cervecería remite a la estrella más brillante de la constelación Escorpio la cual fue “utilizada durante siglos por los navegantes de altamar para guiar sus destinos”.

Antares en números

2 fábricas  |  17 ciudades  |  47 franquicias  

Fábrica en Mar del Plata

Degustación en Bariloche


¿Te gusta? Compártelo con tus [email protected]!

Agustina Fontirroig

De chiquita me preguntaban qué quería ser cuando creciera, “periodista” contesté siempre. Pero todo lo que tuviera que ver con comunicación en sí me apasionaba. Me gusta contar historias: a veces propias y otras ajenas. Conocí la importancia de una imagen y actualmente estoy estudiando el poder de la palabra.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines