Una mujer con cáncer terminal pudo cumplir su último deseo: ver el mar por última vez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Carmen León de la Barra sufría de cáncer de colon avanzado. Sabía que le quedaban pocos días de vida, y en lo único que pensaba era en poder volver a ver el mar, escuchar las olas y sentir la brisa en su cara.

La familia de Carmen pidió permiso al hospital para poder sacarla y llevarla sus últimos días de visa a Brighton-Le-Sands, en el sur de Sydney (Australia). Esta playa fue elegida porque es donde Carmen y su esposo Antonio solían caminar todos los días después del trabajo, para disfrutar de la puesta de sol.

En ese momento habían pasado tres meses desde la última vez que había visto el mar. Decidieron ponerse en contacto con la organización benéfica Dreams2Live4 para que los ayudaran, ya que solamente tenían pocas horas para poder cumplirlo.

Junto con Carmen, viajaron su esposo, sus tres hijos, amigos y siete de sus nietos. Todos se pusieron al rededor de la cama, acompañándola para ver juntos su último atardecer.

La familia comunicó que Carmen murió el viernes.

Después de ser diagnosticada con cáncer, viajó a conocer las 7 maravillas del mundo en 13 días

12 países – 15 vuelos – 45401 kilómetros viajados – 5 noches en hoteles  – 1 trípode – 7 maravillas – 13 días.

Megan Sullivan se cayó 15 metros mientras estaba subiendo por el Parque Nacional Yosemite, la chocó un coche y fue diagnosticada con cáncer, todo eso en un mes. Dos semanas después decidió ir a conocer las 7 maravillas del Mundo en solo 13 días, con una nueva manera de ver la vida: vivir más el ahora.ys with a new outlook on life: to live more now. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
everest

Científicos encontraron una sorprendente cantidad de microplásticos en el Everest

La subida al Monte Everest puede parecer un lugar poco probable para encontrar depósitos de microplásticos, pero los científicos han hecho precisamente eso.

Las muestras recolectadas de la montaña más alta del mundo tienen muchos microplásticos presentes y la causa es inesperada.

Los microplásticos se encontraron más alto que nunca en la Tierra cuando se recolectaron muestras del Balcón del Monte Everest, que se encuentra a 8.440 metros sobre el nivel del mar. Fibras de poliéster, acrílico, nailon y polipropileno se encontraron en la montaña, así como en las áreas circundantes, y parece deberse a la ropa de montañismo de alto rendimiento que utiliza los materiales.

Algunos creen que elementos más grandes podrían haber desprendido estos materiales durante el ascenso, mientras que otros piensan que los fuertes vientos pueden haber llevado el material desde niveles más bajos. De cualquier manera, cuando se recolectaron las 19 muestras de grandes alturas en abril y mayo, como parte de National Geographic y Rolex’s Perpetual Planet Everest Expedition, los microplásticos estaban presentes.

La concentración más alta se encontró en el Campo Base, con 79 fibras microplásticas por litro de nieve en las muestras. Esto preocupa a los investigadores, ya que los microplásticos dañan los ecosistemas.

Las muestras fueron estudiadas por la Universidad de Plymouth, y en un comunicado de prensa, el profesor Richard Thompson, quien es jefe de investigación de basura marina, contextualizó la información:

Desde la década de 1950, los plásticos se han utilizado cada vez más en todo tipo de productos debido a su practicidad y durabilidad. Sin embargo, son esas cualidades las que, en gran parte, están creando la crisis ambiental global que estamos viendo hoy.

Ahora existe un reconocimiento mundial de la necesidad de tomar medidas, y el propio Nepal impone regulaciones sobre las expediciones de escalada para tratar de frenar los problemas ambientales creados por los desechos.

Este estudio y nuestra investigación continua solo enfatizan la importancia de diseñar materiales que tengan los beneficios de los plásticos sin el legado duradero y dañino.

Está claro que se deben realizar cambios en la forma en que usamos los materiales, ya que los microplásticos comienzan a impactar en nuestras montañas más grandes, que son difíciles de alcanzar. Sin embargo, aún está por verse si las empresas y los gobiernos comenzarán a realizar cambios sustanciales.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO