in

¿Es posible visitar la vecindad del Chavo del 8 en México?

¿Quién no imaginó alguna vez visitar la famosa Vecindad del Chavo del 8?

El lugar donde vivía el chavo del 8 es uno de los lugares más buscados por todos aquellos viajeros que viajan a la Ciudad de México. Pero a pesar de ello, cuando llegan a este país, no entienden por qué no hay siquiera un museo dedicado a la famosísima serie de televisión que ha marcado a muchas generaciones de latinoamericanos.

No  son poco los turistas que visitan México y preguntan dónde se encuentra la vecindad del Chavo del 8. Esa serie, estrenada en la década del 70, con la que todos reímos más de una vez y quizás hasta algún capitulo nos puso tristes también. Sin embargo no dejan de asombrarse cuando se enteran que no existe ya tal lugar.

“Toda la gente que llega de cualquier país de Latinoamérica quiere saber la ubicación de la Vecindad de ‘El Chavo del 8′”

La mayoría de los guías turísticos que conocimos en México nos contaban que el sitio donde está la vecindad, no era más que un estudio de grabación de Televisa.

Hoy no queda nada de eso… lamentablemente

La ubicación de los estudios es Av Chapultepec 28, Doctores, 06720 Ciudad de México, CDMX, Mexico.

Cuentan algunos que la escenografía original está guardada parte en los almacenes de Televisa y parte en la casa de Chespirito.

La Fundación Chespirito

Pero a pesar de eso, existe un edificio que alberga la Fundación Chespirito, apodo con el que se conocía a Roberto Gómez Bolaños, creador y actor mexicano de esta serie. En esta fundación es donde se encuentran gran parte de los objetos y decorados originales de la serie. Las malas noticias siguen, ya que es un lugar cerrado al público al que solo se puede acceder mediante autorización previa.

El sueño de Chespirito era construir un museo en Cancún, la ciudad mexicana que más turistas recibe de todo el país, en honor al personaje al que dio vida y que lo convirtió en un icono mundial. Muchas frases famosas como “Fue sin querer queriendo” o “Bueno, pero no te enojes”, forman parte de la cultura popular latinoamericana, y así perduraran por siempre en dicho colectivo.

Lamentablemente en el año 2014 Chespirito falleció, y el sueño quedó a medias. Es que los vecinos de Cancún se negaron y opusieron al museo, ya que estaba planeado hacerlo en una de las zonas más residenciales. Alegando que el turismo que atraería sería muchísimo, el sueño quedó sin realizarse.

View this post on Instagram

😌

A post shared by El Chavo del 8 🙋‍♂️💚 (@el.chavo.del8) on

La intención de su hijo

Hace poco tiempo el hijo Chespirito comento que su intención es hacer realidad el sueño de su padre. Pretende construir un área de exposición con elementos, tanto gráficos como audiovisuales de la serie. Y que además éste tenga la fachada de la vecindad del Chavo como principal atractivo.

En todo caso la “vecindad del chavo” se encontraría en la calle de general Primo casi esquina con av. Cuauhtémoc, ahí estaban las instalaciones del canal ocho de TV. En esa estación “nació” el chavo por eso lo del ocho. El diseño del vecindad del chavo se basaba en el estilo de las vecindades del área central de la CDMX.

Otros lugares donde se grabó el Chavo del 8: Acapulco

El éxito que tenía El Chavo del 8 fue tal que, para 1973, era transmitido en varios países de Hispanoamérica y tenía altos índices de audiencia televisiva. Se estimó que en 1975 era vista por más de 350 millones de televidentes cada semana.

Y es por este mismo éxito que llevaron al Chavo del 8 a uno de los destinos más lujosos en aquella época. Acapulco y sus playas paradisiacas.

View this post on Instagram

Te extrañamos chespirito 😔

A post shared by el chavo del 8 (@elchavo_del_ocho8) on

Esto tuvo lugar en el año 1977 y sin dudas fue un antes y después para la serie, ya que resultó ser el único lugar fuera de la Vecindad en que se grabó un episodio del programa.

Todos los personajes se encontraron en el “Hotel Emporio”. Pero no era pura casualidad que sea este lugar, ya que el hotel pertenecía al dueño en ese entonces de Televisa, el señor Emilio Azcárraga Milmo, gran amigo de Chespirito.

 

El hotel permanece, pero cambió con los años

En la actualidad se llama Hotel Continental Emporio Acapulco, situado en la costa de Acapulco, Guerrero. En ese sitio se rodaron las escenas de los episodios de ese balneario. Desde Google Maps se puede ver la clásica piscina desde donde El Chavo, Quico, la Chilindrina, el Profesor Jirafales, Doña Florinda, la Bruja del 71, Don Ramón, y otros, jugaron y se divirtieron juntos.

Así es como se ve ahora

Un hotel en México que luce como la vecindad del chavo

El hotel está totalmente inspirado en la serie de televisión, que se hizo famosa en la década de 1970 y 1980. Las habitaciones están ambientadas en la serie y sus ventanas  ofrecen una vista al patio recreado de la famosa vecindad.

“Los hogares mexicanos han abierto las puertas de su casa a El Chavo del Ocho durante décadas, ahora abrimos las puertas de la vecindad”, dijo Jordi Torres, gerente general de Airbnb para América Latina, empresa que promueve el paquete.

“La noche contará desde una cena típica, a un cine al aire libre donde se proyectarán los mejores episodios de la serie, mientras se disfruta de un chocolate caliente con churros”, dicen los promotores. “Esta experiencia promete ser inolvidable al hacer realidad el sueño infantil de muchos de poder formar parte de la gran familia de El Chavo del Ocho”, agregan.

Una vecindad del Chavo en Argentina?

El sueño de fanáticos y admiradores en muchos países del mundo se volvió realidad y uno de ellos fue en la provincia de Tucumán, donde se montó una réplica exacta del lugar que es visitado por personas que llegan desde diferentes partes del país e incluso del extranjero para representar a los personajes creados por Roberto Gómez Bolaños.

“Chanes”, como bautizó al lugar Jorge Ávila, mentor de la iniciativa, tiene todos los elementos utilizados en la tradicional serie mexicana y para su creación se cuidaron hasta los mínimos detalles, como el tamaño del barril donde vivía El Chavo, los metros cuadrados de la vecindad, la altura de la escalera y hasta la distancia que va desde el acceso hasta la puerta de la casa de Don Ramón.

La gran estrella es el barril de El Chavo, pero también hay otros elementos como la escoba y la
soga para colgar ropas de Doña Florinda o el triciclo y la pelota de Quico. Para lograr una réplica exacta, Ávila se tomó el trabajo de buscar la altura de los personajes y repasar los capítulos en los que Don Ramón camina leyendo el diario desde el acceso hasta su departamento, lo que permitió obtener la distancia exacta.

“Lo vimos muchas veces para contar cuánto medía cada paso y cuántos eran los pasos que daba
para completar el recorrido”, resaltó.

Se realizan espectáculos de luces y sonidos y está previsto instalar un restobar para que los visitantes puedan disfrutar de un momento grato en familia.

La idea surgió hace 10 años, cuando Ávila intentó buscar el estudio donde se filmaba la serie en México y se enteró de que la vecindad ya no existe porque “cuando se terminaron de filmar los programas se la levantó y actualmente no quedan restos de la escenografía”, explicó.

“Cumplir el sueño de visitar la vecindad se había vuelto una misión imposible y se me ocurrió
hacer una réplica pero no resultó sencillo, especialmente porque había que encontrar un lugar
similar”, señaló.

La solución apareció hace poco más de tres meses cuando visitó la casa de un amigo y se sorprendió por lo parecido del acceso, y así comenzó a trabajar para montar la réplica que, a partir del cuidado de todos los detalles, resultó exacta a la original.

La escenografía se montó en una casa ubicada en Perú 683 de la capital tucumana y el local fue alquilado a sus propietarios para convertirse en uno de los lugares más visitados de la provincia en las últimas semanas.

“Pedimos a la gente que a través de la fan page solicite turnos porque no queremos perder intimidad, ya que pueden ingresar 20 personas por media hora para ver ese espectáculo de luz y sonido¨

Escrito por Ger Centurión

"Cuando alguien busca, fácilmente puede ocurrir que su ojo sólo se fije en lo que busca; pero como no lo halla, tampoco deja entrar en su ser otra cosa, ya que únicamente piensa en lo que busca, tiene un fin y
está obsesionado con esa meta. Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin." Siddartha. Herman Hesse.

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Madrid, ¿qué cosas que no podes dejar de hacer?

Las leyendas más famosas de Puebla