in

Me encantaMe encanta Me asombraMe asombra

Viajar y trabajar por el mundo: experiencias de profesionales que no conocen la rutina

Seguramente en tu grupo de conocidos o bien, por qué no, en tu feed de Instagram hayas conocido aunque sea al menos una o dos personas que se encuentran continuamente viajando.

Ya sea porque su trabajo requiere como condición o circunstancia el traslado frecuente de un lugar a otro o porque la profesión que han implementado les permite la adaptación a nuevos entornos, lo cierto es que se trata de personas que poco conocen de la rutina de estar haciendo siempre lo mismo y en el mismo lugar .

Desde Intriper buscamos experiencias que contaran un poco sobre diferentes historias que, por trabajo y profesión, se encuentran continuamente de viaje. Vamos, esos que hoy están conociendo un destino turístico de playa y mañana de recorrida por un museo, y al otro día tomando fotos en un pueblito poco habitado y así sucesivamente. Esos son los que a veces suelen llevarse toda la envidia de quienes comúnmente poseen el llamado ‘trabajo de oficina‘.

A muchos metros sobre el cielo

Bárbara Bacilieri -también conocida como @barbiebac– tiene 27 años y se desempeña como auxiliar de vuelo en Aerolíneas Argentinas, la compañía aérea de bandera de la República Argentina. Desde casi adolescente, Barbie ya sabía que no quería estudiar algo “normal” de las típicas carreras universitarias ni tener un trabajo con horarios fijos en un lugar estable: “Entonces se me ocurrió que ser auxiliar de vuelo era la mejor opción, ya que podría conocer muchos lugares y todos mis días serían diferentes“.

Fue así como se decidió por realizar el curso de TCP (Tripulante de Cabina) y al tiempo ya estaba volando por la temporada de verano en una compañía de Argentina.

¿Habías tenido anteriormente un trabajo distinto a este que estás haciendo actualmente? 

¡Sí, claro! Mi primer trabajo real fue en un call center para EEUU, y el siguiente el de auxiliar de vuelo. Mi primera experiencia en una aerolínea ocurrió muy rápido por suerte. Pero al ser sólo por la temporada de verano, luego de eso, volví a trabajar de otras cosas. Tuve 8 trabajos más hasta lograr entrar en la aerolínea que estoy ahora.

¿Cómo es tu día o jornada laboral? ¿Lo que vas a hacer hoy es igual a lo que hiciste ayer?

La jornada laboral, por más extensa o corta que sea, es agotadora porque como no tenemos una rutina igual todos los días. No es posible acostumbrarse nunca a volar a diferentes horas. No es posible siquiera tener una rutina de sueño, ya que hoy domingo puedo volar desde el mediodía hasta la noche, teniendo desde uno a cuatro vuelos seguidos. Mañana lunes tener el día libre, y por ejemplo el martes empezar mi horario a las 3 de la madrugada.

¿Cuánto hay de rutinario en tu profesión? Por ejemplo: responsabilidad profesional, presencia, tareas a cumplir…

El trabajo en sí es rutinario en el sentido en que está todo estandarizado. Todo lo que hace un auxiliar de vuelo es de acuerdo a un procedimiento establecido, y no se puede desviar de él.

En el avión todo tiene su momento y su manera de hacerse, lo que cambia es la gente, los pasajeros, y lo que pueda surgir de ellos.

Pero hasta el servicio de comida y bebida tiene su procedimiento, así que lo que hace a nuestro trabajo tan entretenido y dinámico son las personas

¿Te imaginas en otro contexto de trabajo?

Me imagino, y si lo tuviera que hacer lo haría, pero no es lo que me gusta, y espero seguir volando toda la vida, o viajando de alguna forma. Quién probó este trabajo de auxiliar, no lo cambiaría por nada. 

¿Qué es lo mejor de viajar como estilo de vida y de trabajo? ¿Qué es lo peor?

Lo mejor es conocer lugares y que nos paguen por ello. Y además conocer gente nueva todos los días. Uno nunca sabe quién va a subir al avión y que sucederá, por eso el embarque es uno de mis momentos preferidos.

Y lo peor, aunque suene contradictorio, es no tener rutina. Realmente cuesta adaptarse pero uno se acostumbra a vivir así. No es un trabajo para cualquiera, pero si valoramos más lo positivo que lo negativo, es el mejor trabajo del mundo!

¿Qué fue lo más insólito que te encontraste haciendo fuera de la “rutina” o lo establecido como normal para personas que trabajan en otras profesiones?

Festejando año nuevo en San Pablo con gente que nunca había visto en mi vida, la tripulación por ejemplo. Pero creo que lo más insólito es verme en el avión todos los días, darme cuenta que ese es mi trabajo, y que no mucha gente puede darse el “lujo” de trabajar mirando las nubes, y pasándola bien con personas diferentes todos los días. Me cuesta creer que esta es mi vida, y me pone feliz que lo sea. Cuesta mucho poder volar acá, por eso disfruto muchísimo todo lo que hago y valoro tener esta suerte.

Al infinito y más allá… juntos

Mili y Marcos son una pareja de viajeros que dan vida a @panamericanbus, la cuenta de Instagram que surgió como registro de su odisea: compraron un gran bus escolar en California, lo acondicionaron y con él comenzaron a viajar por América .

Pero anterior a eso, ya habían probado la experiencia de trabajar fuera del país: “Nosotros dejamos Argentina hace ya casi 5 años. El objetivo era irnos a Australia a vivir una experiencia nueva. Los dos aplicamos a una visa de trabajo (working holiday visa) por que esa visa te permite quedarte un año en el país y trabajar al mismo tiempo que viajas y recorres. Cuando nos la dieron, ambos renunciamos a nuestros trabajos y nos fuimos“.

Para ambos, la motivación primera era viajar conocer lugares nuevos, experimentar. Y así fue como se dedicaron a trabajar y generar ingresos: vivieron un año en Australia y trabajaron en distintos lugares para, una vez con todo lo ahorrado, emprender un viaje de 7 meses por Australia y Asia.

Los dos estudiaron carreras universitarias: Mili es maestra jardinera y había trabajado como maestra en dos colegios y Marcos es administrador de empresas y se había desempeñado ya en varias empresas. 

¿Qué tipo de experiencias de trabajo se encontraron haciendo a partir de viajar?

Cuando viajamos a Australia trabajamos de heladeros, niñera, obrero, jardinero, lava autos, repositor en local de ropa, haciendo mudanzas, y más. Luego del viaje por Australia y Asia comenzamos una nueva aventura: recorrer América en bus. Compramos un bus, lo adaptamos y salimos a viajar con el objetivo de ir desde California hasta Argentina

Allí abrimos nuestra cuenta de Instagram y comenzamos a trabajar con las redes sociales haciendo contenido y publicidad para marcas y hoteles

¿Cómo es su día o jornada laboral? ¿Cómo definirían su semana/mes de trabajo? ¿Cuánto hay de rutinario en su profesión?

Actualmente dejamos de trabajar con otras marcas y creamos Amatista Swimwear, nuestra propia marca de bikinis, trajes de baño y trajecitos de surf.

Nuestros días laboralmente hablando son todos muy distintos. No tenemos una rutina definida. Y tiene sus momentos o “temporadas”. Hay meses de trabajo un poco más intenso y otros en los que estamos más relajados. 

Hace ya un año estamos instalados en un pueblo de Costa Rica donde alquilamos una casa y donde volvemos entre viaje y viaje. 

Cuando no estamos viajando nuestros días acá en Santa Teresa se desarrollan más o menos de la siguiente manera: comienzan a las 8 am, vamos a la playa que queda a una cuadra de casa, surfeamos, nos tomamos unos mates con amigos, jugamos con nuestra perra. Al medio día volvemos a casa a almorzar y aprovechamos a trabajar un poco, contestar mails, ocuparnos de las redes de la marca, hablar con proveedores o clientes…

A eso de las cuatro de la tarde volvemos a bajar a la playa, si esta bueno surfeamos y sino, nos tomamos unos mates, leemos algo o simplemente miramos el atardecer. A eso de las 6, que se hace de noche volvemos a casa. Ahí, si quedo algo por hacer nos quedamos trabajando y sino vamos al gimnasio, nos juntamos con amigos, leemos, vemos alguna serie.

Es un trabajo que también está bastante sujeto a las temporadas así que siempre hay meses más intensos que otros donde quizás nos quedamos trabajando toda la mañana o trabajamos hasta más tarde, pero siempre desde casa, con nuestros horarios y los atardeceres no se negocian.

¿Qué es lo mejor de viajar como estilo de vida y de trabajo? ¿Qué es lo peor?

Lo mejor es la no rutina, que nunca sabes que te espera a la vuelta de la esquina, la adrenalina, la aventura, manejar tus horarios, no tener jefe.

Lo peor es que puede llegar a ser muy cansador, estar en constante movimiento no siempre es fácil, adaptarte a distintos climas, comidas, culturas, horarios, ritmos. Conseguir internet en los lugares más recónditos, hasta clavarte días enteros viajando de un lugar a otro por que los traslados no funcionan correctamente. Por eso hoy elegimos tener nuestra base en Costa Rica y viajar cada aproximadamente 3 meses por entre uno y tres meses. De este modo podemos tener un poco de “rutina” y un poco de viajes.

¿Qué fue lo más insólito que se encontraron haciendo fuera de la “rutina” o lo establecido como normal para personas que trabajan en otras profesiones?

Trabajamos de miles de cosas que no teníamos ni idea cómo se hacían, simplemente con la idea de ahorrar para seguir viajando. De hecho cuando comenzamos a crear contenido por primera vez, nunca lo habíamos hecho, ninguno de los dos tenía mucha idea de fotografía o filmación más allá de lo que habíamos ido aprendiendo por nuestra cuenta en el viaje.

Fuimos a un hotel, comenzamos a filmar y sacar fotos y luego pedimos hablar con la dueña. Le dijimos que éramos fotógrafos que viajaban por el mundo haciendo contenido para marcas y hoteles y le ofrecimos comprar nuestro material. Nos dijo que sí y no lo podíamos creer. Así comenzamos.

 

Escrito por Agustina Fontirroig

Me apasiona contar historias: soy fan de las palabras, las imágenes y la combinación de ambas. De Argentina al mundo como @agusfontirroig 📸

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Ecuador construye una planta que transformará los desechos plásticos en combustible

Los cruceros de Venecia podrían ser desviados a otros puertos cercanos a partir del próximo mes