¿Viajas en familia? Acá te dejamos 5 consejos para que todo salga bien

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Tener un compañero/a para manejar, un coche familiar, chicos en el asiento de atrás y un montón de kilómetros para recorrer por delante. Un plan que puede dar como resultado un gran viaje en familia o convertirse en el séptimo infierno de Dante.
La realidad es que a todos (al menos los que escribimos y leemos sobre estos temas) nos encanta viajar. No importa donde vayamos, cuanto más nos demoremos en llegar mejor. Quién no recuerda aquellos viajes de niño con nuestros padres, hermanos y quizás hasta tíos y primos, donde nos amontonaban en el asiento de atrás para realizar algún viaje, a donde sea.
Hasta ahí suena todo lindo. Pero a veces todo podía convertirse en una pesadilla, al menos para los que iban adelante. Canciones, juegos, gritos, embotellamientos y el famoso “¿cuánto falta?” repetirse infinitamente.
Por eso, si estas planeando hacer un viaje familiar dentro de poco, estos tips pueden llegar a ayudarte.

1-Date tiempo

Si vas a viajar en auto, date tiempo. Solo el hecho de conducir con todos y todo encima significa que vas a tener que aflojarle al acelerador. Los viajes por la ruta son como un buen libro, hay que disfrutarlo mientras dura, no tiene por qué ser menos importante que el destino en sí. Si estás apurado mejor buscar otra opción.

Road

2-Deje que los chicos vean el viaje a través de sus propios ojos

Una de las cosas que suele darse bastante en los viajes familiares es escuchar a los padres insistirles a los chicos para que miren tal o cual cosa. “Prestá atención ahí”, “Mirá eso”, “Mirá aquello”.
Pero hay que saber que los chicos no aprecian las mismas cosas que los adultos. Por eso su enfoque y puntos de atención son distintos y para que la experiencia sea lo más fructífera para todos es mejor darles libertad y dejarlos mirar lo que ellos deseen. De esa manera ellos estarán tranquilos y tomaran sus propios recuerdos.

kids in the car

3-Aprovechar la oportunidad de compartir

A diferencia de un viaje en avión o en tren, viajar en auto por la ruta se está todo el tiempo juntos. Es una excelente oportunidad para que las familias se unan de una forma que es más difícil lograrlo en la rutina del día a día. Sucede algo en ese tiempo en el que todos nos abrimos un poco más a conversar, a escuchar, a cantar juntos, a jugar. En conclusión, a compartir más, a ser más felices.

familia

4-Aprovechar a escuchar a los chicos

Después de algunas horas viajando los chicos se quedan ya sin cosas superficiales de que hablar. Entonces uno puede enterarse de sus asuntos más personales. Mejores amigos, chicos/as que les gustan, con quien pelean, sus intereses, y como manejan ellos esas situaciones.
Es importante estar atentos y escuchar sin interrumpir para no intimidarlos. De esta manera logrará conocer y acercarse más a los chicos.

familia

5-Encontrar el rol de cada uno en los viajes

Cada viaje nos ofrece la oportunidad de definir la personalidad de cada uno. Y con ello también el rol que mejor cumplimos en estas experiencias: el conductor, el copiloto, el que se encarga de la comida, el de los mates, el de la música. Esto no solo implica hacer lo que mejor sabemos sino también reconocer necesidades y límites que debemos respetar por no estar solos. Velocidades, estilos y volumen de la música, paradas en la ruta y más, son temas que si son consensuados harán del viaje una experiencia amena.

familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Ahora puedes dormir en una pequeña cabaña llena de abejas en Rumania

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería vivir en una colmena? ¿No? Yo tampoco, pero ahora puedes experimentarlo durmiendo en una pequeña cabaña llena de insectos zumbantes.

No parece la experiencia más relajante, pero en realidad se ofrece como una forma de calmar a los clientes estresados, según el propietario Vasile Nasca.

El hombre de 45 años trabaja como apicultor en la comuna de Santana de Mures, en el condado de Mures, en el centro-norte de Rumanía, y afirma que el zumbido de las abejas ayuda a las personas a relajarse, estimula el sistema nervioso y mejora la audición.

Después de haber trabajado con abejas durante 20 años, Nasca sabe lo que hace y ahora ofrece a las personas la oportunidad de disfrutar de sesiones terapéuticas en una cabaña de madera donde los clientes pueden acostarse en una cama junto a cuatro colmenas horizontales y escuchar los zumbidos de las abejas.

Nasca explicó: ‘Heredé la pasión de mi padre Alexandru Nasca, conocido en la zona como Sandy Stuparul, quien tiene 83 años y aún trabaja como apicultor’.

‘También es mi principal ayudante, aunque algunas personas pueden pensar que es demasiado mayor. De hecho, el trabajo le ayuda a mantenerse activo y todavía se siente joven de corazón’.

‘No me considero mejor que otros apicultores, pero teniendo tanta pasión y experiencia con las abejas, y viendo lo que han estado haciendo otros países, pensé que sería una buena idea ofrecer esa terapia’.

Nasca agregó que, si solo produjera miel, no ganaría suficiente dinero para mantener el negocio en marcha, por lo que “decidió hacer más con las abejas”.

Nasca dijo que el zumbido de las abejas puede usarse como tratamiento terapéutico para muchas dolencias, como pérdida de audición, depresión, migrañas, estrés o fatiga, y que acostarse en una cabaña con los insectos también puede evitar que las personas les tengan miedo.

El apicultor recibió fondos de la UE para desarrollar su centro de terapia del zumbido y, después de probar el servicio con conocidos y clientes, recibió una gran respuesta.

Nasca dijo: ‘La gente está muy entusiasmada con esto… hemos tomado todas las medidas necesarias para minimizar el riesgo de picaduras de abejas. En realidad, el riesgo de ser picado accidentalmente por una abeja en el exterior es mayor que en nuestras cabañas’.

Soy optimista sobre el futuro de las abejas. No creo que todos desaparezcan porque conduciría al desastre. Einstein tenía razón cuando dijo que todos moriríamos en unos pocos años si las abejas se extinguieran’.

Nasca continuó señalando que, si bien no cree que las abejas desaparezcan por completo, su número está en “constante declive” y se deben tomar medidas para ayudar a salvarlas.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO