[Video] Lobo marino bebé irrumpe en una casa para descansar en el sofá (mientras el gato se encuentra aterrorizado)

lobo marino bebe (1)
Redactora Social
¡Valora esto!

Cuando la neozelandesa Jenn Ross salió de su casa a las 6 a.m. para ir al gimnasio, escuchó un ladrido debajo de su auto. Fuera lo que fuera, realmente no le importó. “Ella pensó que era el perro de alguien”, explica su esposo Phil. Lo que encontró cuando regresó es probablemente lo más parecido a una foca que puedas imaginar: un bebé lobo marino revoloteando en su pasillo.

Jenn despertó a sus hijos, Noah, de 12 años, y Ari, de 10, para conocer a “su nueva mascota”. Phil dice que los niños pensaron que su invitado era «bastante emocionante, pero no se dieron cuenta del hecho de que… no muchos de sus compañeros tendrían focas que los visitaran en sus casas». La familia apodó al adorable intruso Oscar, en honor a la tradición de su comunidad de dar ese nombre a las focas.

Oscar pasó un tiempo en la habitación de huéspedes de Ross y en su sofá, hasta que Jenn pudo animarlo a salir. Un guardabosques del Departamento de Conservación pudo atrapar a Oscar de manera segura y traerlo de regreso al mar.

Mientras los tres lidiaban con la situación, Phil, un biólogo marino, estaba fuera de la ciudad. “La gran broma es que esta es realmente la única emergencia familiar en la que sería útil tener un biólogo marino en la casa”, bromea. “Realmente extrañé mi tiempo para brillar”. También vale la pena mencionar que si bien las focas son adorables, Phil advierte: «Y recuerden, niños… si ven una foca en la playa, las rocas, la carretera o su sala de estar… denle suficiente espacio y mantengan a su perro alejado de ellas«.

En cuanto a cómo sucedió esto, los Ross sospechan que la foca tuvo un encuentro fuera de la casa con su gata protectora Coco. Phil plantea la hipótesis: «El gato habría ido a defender su territorio y, obviamente, la foca no estaba tan intimidada como algunos perros, por lo que Coco debe haber corrido por el costado de la casa, hacia la gatera, y la foca debe haberla seguido”. Abriéndose camino a través de dos gateras, Oscar pudo entrar a la casa. El lobo de mar pudo deambular libremente durante probablemente una hora antes de que Jenn lo encontrara. Coco, en cambio, se escondía en la casa de al lado.

Afortunadamente, ninguna persona o animal resultó herido y nada se rompió; aunque Coco, la gata, aparentemente estaba traumatizada y ahora se muestra reacia a bajar las escaleras. Cuando llevaron a Coco a la habitación de huéspedes un día después del encuentro con la foca, Jenn recuerda: «Metió la cabeza allí y siseó y luego se fue». Phil asegura, sin embargo, que Oscar era «obviamente un muy buen invitado en la casa», señalando específicamente que Oscar no había ido al baño a ninguna parte. «Creo que eso habría sido bastante terminal para los muebles», afirma.

Si bien la casa de la familia Ross está cerca de la costa y los avistamientos de focas no son infrecuentes, no es habitual que irrumpan en las casas. El guardabosques que vino a recoger a Oscar había estado fuera todo el día por llamadas relacionadas con focas, que sospecha que se debieron al mal tiempo reciente en el país.

Phil también señala que las focas jóvenes en particular deambulan por esta época del año porque están comenzando a destetarse. Comparó a Oscar, que tiene unos 10 meses, con un adolescente y agregó: “Supongo que, como todos los adolescentes, no necesariamente toman decisiones sensatas”.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.