Yucatán tiene que ser tu próximo destino y acá te contamos por qué

1200px-Celestun_Süsswasser
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

Podría escribir páginas y páginas sobre mis lugares favoritos en el sur del país, pero esta vez me quiero enfocar en un estado en específico: Yucatán. Aunque Cancún y Playa del Carmen son los lugares predilectos para los extranjeros que quieren visitar el Caribe, Yucatán es una mejor alternativa.

Yucatán, se encuentra en el sureste del país y es el estado que colinda con Quintana Roo. A pesar de gozar del mismo privilegio climático y hermosas playas que su vecino, es aún un destino oculto entre varios turistas. Lo que más me gusta de este estado es que no importa si vas 10 veces en un año, en cada vuelta descubres algo nuevo.

Pero para no abrumarte, te dejo los 5 lugares que no te puedes perder:

1. Mérida e Izamal

Mérida es la capital del estado, goza de una ubicación privilegiada, clima tropical y es una de las ciudades más seguras del país. Por esto es que, tanto mexicanos como extranjeros han decidido mudarse allí. Con esta nueva ola de habitantes cosmopolitas, la ciudad toma un nuevo aire, en donde las calles se mantienen limpias, las nuevas propuestas de diseño y gastronomía crecen día con día, pero sobretodo, los edificios históricos abren sus puertas al público con espacios dedicados al arte. Sin duda esta puede ser tu ciudad base para moverte alrededor del estado.

Yucatán

En cambio Izamal es ese pequeño pueblito del cual no vas a querer salir. Nombrado en 2001 como pueblo mágico, se encuentra a unos 72 kms de Mérida. Fusiona la cultura prehispánica, la época colonial y el México contemporáneo, dentro de sus muros de amarillo ocre que decoran cada una de las calles y edificios. Recorre el lugar y refúgiate del sol en uno de los 75 arcos que decoran el convento de San Antonio de Padua. ¡Ve justo para el atardecer! No sabes lo increíble que se ven los muros con los últimos rayos del día.

2. Cenotes

Los cenotes son una poza de agua natural que existen en pocos lugares del mundo. Tan solo en la Península de Yucatán existen alrededor de 10,000 cenotes. ¿Pero por qué son tan especiales? Por estar ubicados en grutas o pozos de varios metros de profundidad y por sus hermosas aguas cristalinas. Localiza aquellos que queden cerca de tu recorrido.

3. Las Coloradas

Porque sus aguas rosadas fueron suficientes para volver locos a todos en Instagram. Este famoso lago se encuentra dentro del Parque Nacional Ría Lagartos, a 50 kms de Valladolid, Yucatán. Aunque más que un lago, es una salinera la encargada de esta impactante tonalidad en el agua. La salina se encuentra dentro de la reserva y es propietaria de vastos kilómetros en los cuales trabajan para extraer sal. El pueblo pesquero donde está ubicada, se llama Las Coloradas y sus habitantes, en su mayoría, trabajan ahí. No toda la salina está abierta al público, por higiene, pero si una parte para que veas todo el proceso de la extracción.

Tener en cuenta que el color del agua depende de la temporada de cosecha y la intensidad del sol, es por eso que algunos días puede tener un rosa mega intenso y otros más blanco porque hay más sal que agua. Si llegas y no lo ves como en las miles de imágenes de Instagram, no te desanimes, la explicación y el recorrido valen mucho la pena.

Yucatán

4. Celestún

Se encuentra en una reserva natural en la frontera de Campeche y Yucatán. Desde Mérida te toma aproximadamente una hora y cuarenta minutos llegar. Más que un refugio para las colonias de flamencos rosados, es un pueblo pesquero con arena blanca y mar color verde esmeralda, hogar de miles de aves y cuna de los famosos manglares. En verdad no recuerdo otra playa en México que tuviera ese verde que resalta con el desierto de arena blanca a su alrededor.

Aquí puedes disfrutar de la playa o tomar un recorrido en lancha que te lleva a ver manglares y, en temporada, flamencos rosados.

Yucatán

5. Sus haciendas

Son aquellas fincas agrícolas creadas en la época de los españoles, en donde no solo comerciaban productos sino también vivían. Por lo general son inmensas ya que
vivió toda la familia hacendada y sus trabajadores. Hoy en día, algunas están en ruinas, unas pocas activas y otras se convirtieron en lujosos hoteles. Una noche puedes dormir ahí y vivir una plena experiencia.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *