in

10 cosas que no podés dejar de hacer en Praga

¿De viaje por Europa? De acuerdo, si tenés tiempo por favor trata de ir a Praga, es un destino que no puede faltar en tu recorrido si estas visitando el viejo continente. Es una ciudad hermosa y rica, por su historia y por la riqueza arquitectónica que tanto cuidan. Destino el mundo te trae una lista con experiencias increíbles que no puedes perderte en tu próxima visita a esta increíble ciudad europea.

Lo primero que hay que saber es que en República Checa aceptan euros, pero la moneda oficial es la corona checa. Hay muchas casas de cambio, y creo que acá viene el consejo más importante, todas tienen diferentes cotizaciones y si vas a comprar a un negocio muchas veces te lo cambian por la mitad del cambio oficial. Ejemplo, 1 Euro equivale hoy en día a 25 y algo de coronas checas, y en algunos comercios te toman el euro a 17, lo mismo que en las casas de cambio, algunas te dan mucho menos valor del que tienen la moneda.

→ Encontrá los vuelos más baratos a Praga!

En nuestra experiencia cambiamos la moneda en el mismo hostel en el cual nos hospedamos con pocos centavos de diferencia del cambio oficial. Entonces, al cambiar dinero en una casa de cambio es recomendable preguntar cuántas coronas nos darán. El letrero de 0% comisión a veces no es del todo fiable.

Antes de seguir, queremos darte el segundo tip: si querés ver Praga con otros ojos no dudes en hacer algunos de los Free tour “a la gorra”, en los que realmente con algunas historias breves se logra entender muchas cosas de la ciudad. Nosotros elegimos a @pragueando y la verdad que fue excelente. Además de hacer un paseo por la ciudad y llenarte de secretos, al finalizar la excursión llevan a todo el grupo a algún bar bien local a tomar cervezas y/o a comer algo (podes no comprar nada) cosa que nunca está de más. ¡No te olvides de probar la cerveza de arándanos, es exquisita!

¡Ahora si! Llego la hora de agarrar la mochila y salir a recorrer. Para eso te contamos cuáles son principales distritos y que hacer en cada uno de ellos:

Malá Strana (la Ciudad Pequeña)

  • Plaza de la Ciudad Pequeña: es el corazón del Barrio Pequeño y una de las zonas más
    animadas de la ciudad. Concurrida día y noche por la multitud de tiendas, restaurantes y
    bares que contiene. Es uno de los distritos más antiguos e históricos de Praga.
  • Monte Petřín: gran parque donde se encuentra la Torre de Petrín, el mirador más famoso y elevado de la ciudad. Podés subir paseando por sus jardines o si están un poco cansados tomar el funicular. su estructura es muy parecida a la de la Torre Eiffel.
  • Muro de John Lennon: situado en la Plaza del Gran Priorato, el gran mural simboliza el amor y la paz con dibujos y frases que realizan los mismos visitantes.

Staré Město (Ciudad Vieja)

  • Plaza de la Ciudad Vieja: Sin duda, una de las plazas más bonitas de Europa. En esta plaza también muchas veces se instalan puestos gastronómicos tradicionales, donde se pueden probar los mejores platillos street food de la ciudad.
  • Reloj Astronómico: localizado en la pared sur del Ayuntamiento de Praga, es el reloj
    medieval más famoso del mundo. Fue construido en 1410.
  • Puente de Carlos: atraviesa el río Moldava uniendo a la Ciudad Vieja con la Ciudad
    Pequeña. Es en este sitio es donde se consiguen alguna de las mejores postales de la
    ciudad, en especial durante el atardecer. Ojo a la hora que van porque en horas pico está colmado de gente y de verdad no se disfruta.

→ Encontrá los vuelos más baratos a Praga!

Josefov (el Barrio Judío)

Este es uno de los sitios con más historia de la ciudad, donde antiguas sinagogas medievales, se entremezclan con tiendas y museos, generando un contraste entre lo antiguo y lo moderno. Te recomendamos visitar la Sinagoga vieja- nueva, la cual es la más antigua de toda Europa y el famoso cementerio judío. Debido a la falta de espacio y que por tradición judía los cuerpos no pueden ser desenterrados, las lápidas y tumbas se encuentran una encima de la otra. Ésta es una de las imágenes más impactantes de Praga.

Somos de los que nos gusta conocer y disfrutar de las cosas tradicionales de cada lugar.
Por eso a la hora de merendar, sea a donde sea que estés, te recomendamos probar el
Trdlo, el postre praguense por excelencia. Este pastel es una masa de harina enrollada en
un pincho de madera y que se asa a las brasas. Su forma final es cilíndrica y hueca en su
interior. Es muy común encontrarlo en casi todos los mercados callejeros

Hradčany

  • Castillo de Praga: Parada obligada en el símbolo más icónico de la ciudad, y en el que se disfrutan de las más impresionantes vistas de Praga. Construido en el siglo IX, es el castillo más grande del mundo. Está compuesto por un conjunto de hermosos palacios y edificios conectados por pequeñas y pintorescas callecitas.
  • Catedral de San Vito: se encuentra en el interior del Castillo de Praga, es la catedral más importante de Praga y uno de sus monumentos más significativos. Es la mayor muestra del Arte gótico de la ciudad.
  • Callejón de Oro: situado en el interior del Castillo de Praga, esta calle estrecha está llena de casitas de colores y es conocida porque en la casa número 22 vivió Franz Kafka, uno de los escritores más influyentes del siglo XX (recomendamos ir después de las 17 horas, ya que después de esa hora la entrada es gratis)

Praga hace suspirar a los viajeros que la visitan, así que gasta las suelas de tus zapatillas, cultiva historias y captura momentos recorriendo este hermoso lugar, no por nada es una de las veinte ciudades más visitadas del mundo, y que pareciera que nunca se termina de conocer. Un libro de Kafka, una melodía de Mozart, y una cerveza local son los mejores compañeros para descubrir la magia de esta gran ciudad.

Escrito por Destino el Mundo

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

«Unicorn Cafe», la cafetería rosa de Bangkok inspirada en… ¿unicornios?

París contará con un restaurante nudista