in

Me enojaMe enoja Me entristeceMe entristece

3 historias de viajeros sobre la inseguridad en Río de Janeiro

Río de Janeiro es una ciudad maravillosa y una de las urbes más visitadas de Latinoamérica, pero también es cierto que es una de las más inseguras de la región.

La seguridad es un tema que suele generar preocupación a la hora de viajar a Brasil, por lo que conviene -como en toda gran urbe- tener ciertas precauciones para tener un viaje seguro.

A continuación, tres viajeros y lectores de Intriper compartieron su experiencia viajando a Río. Qué dijeron…

#1

“Fuimos por 10 días a Brasil y nos quedamos en Río, por la zona cercana a la playa de Flamengo. En nuestro segundo día, llegando de un tour, tipo 20 horas, salimos del hotel a comer algo y nos empezó a hablar un brasileño que vendía cosas (como pareos y artesanías). Insistía en que le compráramos algo y nosotros le seguíamos diciendo que no nos interesaba. Caminó casi una cuadra con nosotros y, al terminar la cuadra, llegó un grupo grande y él les grita ‘acá los chilenos’: fue cuando acorralaron a mi amigo y lo asaltaron. Mi amigo me dijo que corriera y yo corrí como media cuadra para pedir ayuda, pero no conseguí nada, volví al lugar a buscar a mi amigo y nos escondimos en el metro un rato, mientras nos calmábamos.
Desde ese día salíamos solo con lo justo a todos lados porque ya sabíamos que ante cualquier descuido nos podían asaltar, casi siempre atacan en grupos. Definitivamente, no volvería a Río”.

#2

“Viajamos un grupo de 20 estudiantes a Río de Janeiro a hacer un encuentro académico. En una de las noches una chica estaba en la playa con otras personas, dejaron sus cosas en un lugar que estaba cuidando otro chico que iba con nosotros y cuando volvieron del mar se le habían llevado el bolso. El chico que estaba cuidando las cosas no se dio cuenta a qué hora se le llevaron ese bolso y en éste estaban todos los documentos de la chica (pasaporte, ID, tarjetas, efectivo).

El consulado de Colombia en Brasil quedaba en otra ciudad como a 8 horas en bus y obviamente la chica no tenía dinero para ir en avión, así que entre todos reunimos dinero para que al otro día fuera al consulado a sacar el pasaporte de emergencia. Pero justo antes que viajara, fueron hasta la Universidad donde era el encuentro en que estábamos y dejaron la billetera con el pasaporte y el ID… por suerte la chica tenía una tarjeta de la Universidad en su billetera. El señor que devolvió los papeles dijo que encontró la billetera en una vía pública y que había decidido devolverla.
Se salvó del viaje hasta la otra ciudad, y es que justo faltaban dos días para volver a Colombia y no hubiera alcanzado a tomar el vuelo que teníamos reservado”.

#3

“Fui a visitar Río de Janeiro entre el 14 de marzo y el 22 de marzo. Fue un viaje maravilloso, yo soy ciudadano colombiano y por la facilidad de viaje fui de turista. Llegué a un excelente hostel en Copacabana y todo iba muy bien conociendo la cultura carioca. Con mi amiga contratamos un tour que nos habían recomendado desde Colombia por Isla Grande y Angra dos Reis. El autobús nos recogió después de las 8 AM y viajamos junto a franceses, chilenos, argentinos, brasileños, americanos y colombianos. El tour fue maravilloso y al terminar nos dirigimos al autobús para que nos llevará de vuelta, ya estaba anocheciendo. Llegando a Río, la guía pregunta quiénes se bajan en el camino o cerca al hotel donde los recogieron. Una turista americana con sus dos hijos y una brasilera se bajaron, tipo 9 PM. Yo estaba sentado en la parte de atrás del autobús y mi amiga colombiana con la que viajaba iba en la parte media de mismo cuando veo en la distancia un muchacho de raza morena hablando muy rápido portugués. Pensé que era alguien de la compañía que organizó el tour e hice caso omiso a lo que él repetidamente decía. De repente veo que el muchacho se baja del autobús y en unos segundos vuelve a subir con otro joven, ya armados. Desde la parte de atrás veo que es un asalto: le pusieron el revolver en la cara al conductor para que no acelerara, mientras tanto el otro muchacho se dedicaba a robar uno por uno de adelante para atrás. A cada persona le ponía el revolver en la cabeza y no respetaban a nadie ya que con nosotros viajaban niños. Robaron joyas, elementos personales de valor y dinero en efectivo. En el caso mío y de mi acompañante nos nos quitaron nada, porque todo iba en las mochilas y los teléfonos móviles los habíamos tirado al suelo para que no se los robaran. Después del susto ellos se bajaron y la guía de tour sube muy asustada preguntando qué nos habían hurtado. Ella manifiesta que era la primera vez que le sucedía este tipo de improvisto, pero que lastimosamente solía pasar y esta vez nos pasó a nosotros. Esto no fue lo único, porque en el centro de Río de Janerio también nos intentaron robar muy cerca de la Catedral y nos pusieron a correr bastante porque nos estaba siguiendo un tipo. También en la playa de Copacana intentaron robarnos las cadenas de oro. Un policía muy amablemente se acercó y nos dijo que Copacabana, Ipanema y Barra de Tijuca son muy peligrosos y que nos quitemos todas nuestras pertenencias y que solo andemos con lo necesario”.

Recomendaciones antes de viajar

Según información oficial provista por Cancillería argentina, la mayoría de los hechos delictivos en Río de Janeiro tienen lugar en la vía pública, a través del arrebato, por lo que es recomendable no circular con grandes sumas de dinero u objetos de valor visibles como cadenas, relojes o cámaras fotográficas. Asimismo, conviene cuidar especialmente las pertenencias en la playa, ya que la gran mayoría de los problemas ocurre cuando los turistas dejan sus mochilas o bolsos para entrar al mar, o para comprar artículos ofrecidos por vendedores ambulantes.

Para circular, lo mejor es tener una fotocopia del DNI o pasaporte. En tanto, se sugiere también evitar, dentro de lo posible, llegar a Río en horas de la noche porque la vía de acceso (“Linha Vermelha”) que va desde el aeropuerto Internacional hasta el centro de la ciudad, es algunas veces escenario de asaltos.

Ante cualquier problema de delitos sufridos, los turistas pueden concurrir a la Delegación Especial de Apoyo al Turismo de la Policía Civil (DEAT), donde hay personal que habla español y que se encuentra debidamente capacitado. Queda en Av. Afrânio de Melo Franco 159, en el barrio de Leblon, y el teléfono es (21) 2332-2924 y (21) 2332-2885/2889.


Qué piensas?

1 point
Upvote Downvote

Comentarios

Leave a Reply
  1. Fui varias veces a Rio, muchas, nunca llegaron a asaltarme, solo me manotearon y quisieron robarme la billetera, pero no pudieron. Hay que prestar atencion a los consejos, nunca andar con joyas, oro, o alguna cosa de valor, celulares evitar su uso en la via publica. Tambien es importante no ir con ropa buena, en lo posible que este rota, en resumen no llamar la atencion.
    Rio es la ciudad mas bonita del Mundo

  2. Fuimos con la flia en Febrero y gracias a Dios no nos paso nada malo. Eso si, no cargabamos cosas de valor ni mucho dinero, lo llevabamos en riñoneras en la cintura. Por las noches no saliamos ni a caminar porque hay mucha gente durmiendo en las veredas. Muy lindo Rio, lastima la inseguridad!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Un estudio confirma que los gatos reconocen su nombre, pero eligen hacerse los distraídos

(VIDEO) Una pasajera abordó un vuelo en estado de ebriedad, no quiso apagar su teléfono, hizo twerking y por eso la bajaron del avión