6.1 millones de toneladas de basura se producen en las cabinas de avión anualmente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En cada vuelo se produce una cantidad sorprendente de basura, desde comida desperdiciada hasta cubiertos de plástico desechados, envases y desechos del baño.

En promedio, cada pasajero produce al rededor de 1,43 kilogramos de desechos antes de abandonar el avión, según un estudio de 2014, y, a medida que aumenta el tráfico aéreo, también lo hace la cantidad de desechos producidos.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha estimado que se generaron aproximadamente 6,1 millones de toneladas de residuos a bordo de los aviones en 2018. Un año antes, se generaron 5,7 millones de toneladas de residuos.

Y según las estadísticas, el 23% de la basura que se origina en los aviones consiste en alimentos y bebidas perfectamente viables.

Según la IATA, se pierden o desperdician aproximadamente 1.3 billones de toneladas de alimentos cada año. Eso es aproximadamente un tercio de todos los alimentos disponibles.

Los pasajeros también dejan envoltorios plásticos de mantas y almohadas, auriculares desechables, así como mini artículos de tocador y cosméticos.

Muchos países cuentan con estrictas normas de salud y seguridad, lo que significa que, en muchos casos, los desechos de los aviones terminan en plantas de incineración.

La aerolínea australiana Qantas completó su primer vuelo comercial de “cero desperdicios” en mayo, informó el servicio de compra de negocios (BBT). Esto significa que todos los desechos generados durante el vuelo de Sydney a Adelaida fueron reciclables, reutilizables o compostables.

Alrededor de 1.000 artículos de plástico fueron reemplazados por alternativas más amigables con el medio ambiente: los recipientes de comida estaban hechos de caña de azúcar y los cubiertos de almidón de cereal, informó BBT.

Posteriormente, la tripulación los recogió en bolsas separadas, que también tomaron tarjetas de embarque y periódicos reciclados de pasajeros, dijo la revista.

Esto resultó en una reducción de alrededor de 34 kg de desechos plásticos en comparación con los vuelos normales, según los cálculos de la aerolínea.

Air France también se ha comprometido a eliminar 210 millones de piezas de plástico utilizadas en vuelos para fines de 2019. Tiene planeado reducir el consumo de 100 millones de vasos de plástico, reemplazándolos con vasos de papel; 85 millones de cubiertos de plástico, reemplazándolos por cubiertos a base de biomasa; y 25 millones de mescladores de plástico, reemplazándolos por otros de madera.

Se realizó el primer vuelo libre de plástico

La aerolínea portuguesa Hi Fly realizó el primer vuelo “sin plástico”, en un avión Airbus A340, entre Lisboa y Natal en Brasil el 26 de diciembre.

“Este histórico vuelo de Hi Fly, sin artículos de plástico de un solo uso a bordo, subraya nuestro compromiso de convertir a Hi Fly en la primera aerolínea ‘sin plásticos’ del mundo dentro de los 12 meses. Nos tomamos ese compromiso muy en serio”, dijo su presidente, Paulo Mirpuri.

Cada vuelo ahorraría unos 350 kilos de plásticos de un solo uso.

La aerolínea no es la primera en comprometerse a enfrentar el problema del plástico, aunque su proyecto definitivamente es el más ambicioso. Ya que espera poder implementarlo en todos sus vuelos en un periodo muy corto de tiempo. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Personal del aeropuerto de Roma usa cascos inteligentes para detectar coronavirus

Uno de los aeropuertos más activos de Italia, Roma Fiumicino, es el primero en la región en utilizar cascos inteligentes equipados con cámaras térmicas para detectar síntomas de COVID-19. Estos cascos de realidad aumentada se encuentran conectados a una cámara que puede medir la temperatura corporal desde siete metros de distancia, produciendo un escaneo del calor corporal del pasajero, que luego se transmite al visor en tiempo real. Esto permite al personal ver la exploración de todo el cuerpo y detener a los pasajeros con ebre por encima de cierto nivel, lo que ayuda a reducir la propagación del nuevo coronavirus.

Cabe señalar que el casco inteligente es una combinación de una cámara térmica y una pantalla de realidad aumentada, de acuerdo con Ivan Bassato, director administrativo de los aeropuertos de Roma, lo que permite a los empleados “cubrir un área amplia dentro del aeropuerto y generar sinergias completas con dispositivos fijos de escaneo térmico”.

De acuerdo con el diario The Independent, los oficiales de seguridad podrían escanear a las personas mientras éstas esperan en el aeropuerto y remover a cualquiera que tenga niveles altos de temperatura. El uso de dicha tecnología también tiene como objetivo hacer que los pasajeros se sientan seguros al regresar a los vuelos una vez que pase la pandemia.

Cuando la persona que usa el casco mira a su alrededor, puede ver una imagen infrarroja de la persona y su temperatura aparece sobre el ojo derecho. Eso les permite explorar el aeropuerto como de costumbre usando su ojo izquierdo. La tecnología portátil le ha dado al aeropuerto una nueva ventaja, pero ya hay 83 posiciones estáticas de termo-escaneo en operación en el aeropuerto, “con mucho, la ubicación más grande en términos de despliegue de este tipo de tecnología”, según Bassato

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO