Ámsterdam instala urinarios callejeros camuflados de macetas para combatir la micción pública

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La ciudad de Ámsterdam, capital de los Países Bajos y localidad destacada por su patrimonio artístico y masivo ciclismo, ha tenido que hacer frente durante el último tiempo a un escenario bastante molesto y particular, y no precisamente vinculada a la pandemia de coronavirus. Se trata de la problemática de micción “salvaje”, la acción de orinar en la vía pública, desconsiderando los modales para transitar por la ciudad.

Parece ser que el tema del uso de baños en espacios públicos es un asunto que mantiene en constante alerta a las autoridades de distintos países. Ayer nomás te contábamos que en Tokio desarrollaron un nuevo sistema de baños transparentes pero con “vidrios inteligentes”, para combatir el mal trago que a veces se llevan los ciudadanos al querer ingresar en un baño público.

En el caso de Ámsterdam, la solución a la cada vez más frecuente tendencia de micción en público ha llegado a las autoridades a partir de una propuesta elaborada de la mano de la empresa GreenPee para instalar urinarios sostenibles.

Ámsterdam instala urinarios callejeros
Ámsterdam instala urinarios callejeros camuflados de macetas para combatir la micción pública

¿De qué se trata? Son unas 12 nuevas instalaciones que durante el día funcionarán como maceteros y durante la noche podrán ser utilizados como urinarios. En cuanto a la sostenibilidad, estas instalaciones están diseñadas de manera tal que la orina almacenada dentro se recolectará por sus fosfatos y se reciclará como agua limpia, mientras que las plantas resistentes se alimentarán solo del agua de lluvia gracias a un depósito y una serie de mechas dentro del suelo.

Ámsterdam instala urinarios callejeros

En cuanto a los detalles de su funcionamiento, según ha trascendido por parte de la compañía prestadora de este servicio, las unidades individuales cuestan 4.000 € y el doble 5.000 € y hay costos de mantenimiento continuos para recolectar la orina, limpiarla y entregar fertilizante para productos ecológicos locales.

Cabe destacar que Ámsterdam había ya instalado por primera vez las macetas para urinarios en el año 2018, a modo de prueba. A raíz de ello, el creador de la marca de GreenPee, Richard de Vries, confesó a Dezeen: “Una evaluación independiente mostró que hubo una disminución del 50 por ciento en la orina salvaje después de instalar los GreenPees. Así que Amsterdam quería expandir el proyecto y colocar más GreenPees en el distrito central de la ciudad“.

Según portavoz del gobierno local, la ciudad de Ámsterdam se encuentra financiando los nuevos urinarios bajo un paquete de medidas para reducir las molestias asociadas con la vida nocturna. En efecto, la iniciativa no termina aquí: la ciudad monitoreará los efectos de los GreenPees e investigará si la instalación podría extenderse a las mujeres.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

¿Se animarían? 😬

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO