Argentina anuncia la creación de un decreto que prohíbe por 15 días las reuniones sociales en todo el país

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Argentina prohíbe por 15 días las reuniones sociales. Así lo anunció la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, quien informó durante el reporte matutino del día domingo que ante el inicio de la jornada de este lunes se decretará la prohibición de reuniones sociales en todo el país.

Se trata de un decreto que estará firmado por el presidente Alberto Fernández y a partir del cual se vuelve a restringir los encuentros y reuniones sociales en todo el territorio argentino a fines de evitar concentración de personas en un mismo espacio y así frenar la propagación del COVID-19, que encuentra su punto más álgido a nivel nacional.

Al respecto, la viceministra Vizzotti expresó que “el aumento (de casos) que se ve en las provincias que han pasado de ASPO a DISPO es importante, y es por eso que en el nuevo DNU, en esta nueva normativa y por estos 15 días, hasta el 16 de agosto, se van a suspender las reuniones sociales en todo el territorio nacional“.

prohíbe por 15 días las reuniones sociales
Argentina anuncia la creación de un decreto que prohíbe por 15 días las reuniones sociales en todo el país

En efecto, el Gobierno determinó que quedarán prohibidos los “eventos culturales, recreativos y religiosos en espacios públicos o privados con concurrencia mayor a 10 personas“, además de los “eventos sociales o familiares en espacios cerrados y en los domicilios de las personas, en todos los casos y cualquiera sea el número de concurrentes, salvo el grupo conviviente.

Para las ciudades alcanzadas por el Aislamientos Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), quedará prohibido también el “dictado de clases presenciales en todos los niveles y todas las modalidades“, además de “eventos públicos y privados, sociales, culturales, recreativos, deportivos, religiosos y de cualquier otra índole que impliquen la concurrencia de personas”, y “centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios y clubes“.

Según ha trascendido, las infracciones a esta nueva disposición “deberá ser denunciada por la autoridad interviniente a fin de que la autoridad competente determine si se cometieron los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal“.

La iniciativa implica un drástico e importante cambio para aquellas regiones donde rigen etapas de Distanciamiento Social y habilitación de ciertas actividades como que espacios culturales y sitios gastronómicos hacen al entretenimiento y turismo interno.

El presente decreto, así como el Decreto N° 297/20 y sus prórrogas, se dicta con el fin de contener y mitigar la propagación de la epidemia de COVID-19 y con su aplicación se pretende preservar la salud pública, adoptándose en tal sentido medidas proporcionadas a la amenaza que se enfrenta, en forma sectorizada, razonable y temporaria. La restricción parcial y temporaria a la libertad ambulatoria tiende a la preservación del derecho colectivo a la salud pública y del derecho subjetivo a la vida. En efecto, no se trata solo de la salud de cada una de las personas obligadas a cumplir las medidas de aislamiento y distanciamiento dispuestas en forma temporaria, sino de todas y todos los habitantes en su conjunto, ya que la salud pública, por las características de contagio de COVID-19, depende de que cada una y cada uno de nosotras y nosotros cumpla con el aislamiento y/o distanciamiento, como la forma más eficaz para cuidarnos como sociedad.

El último reporte de la situación de COVID-19 en Argentina emitido por el Ministerio de Salud de la Nación indica un número total de casos confirmados de 201.919 y una cifra de 3.667 fallecidos.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Me gusssssta 🤞🏻

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
vacuna coronavirus

Conservacionistas advierten que 500.000 tiburones podrían ser asesinados por la vacuna Covid-19

Los conservacionistas han advertido que se podría matar hasta medio millón de tiburones para obtener sus aceites naturales para su uso en una vacuna contra el coronavirus.

El escualeno, un aceite natural elaborado en el hígado de los tiburones, se utilizará en varios candidatos a la vacuna Covid-19.

El ingrediente se conoce como adyuvante y ayuda a aumentar la eficacia de una vacuna al provocar una respuesta inmunitaria más fuerte.

Actualmente se utiliza en las vacunas contra la gripe fabricadas por la empresa británica GlaxoSmithCline.

Great White Shark

La compañía ha dicho que produciría mil millones de dosis de las sustancias para su uso en una posible vacuna Covid-19, según Sky News.

Se necesitan alrededor de 3000 tiburones para producir una tonelada de escualeno.

Shark Allies, un grupo conservacionista con sede en California, ha dicho que será necesario matar alrededor de 250.000 tiburones para cosechar suficiente escualeno para proporcionar a la población mundial una dosis de una vacuna contra el coronavirus que contiene el aceite.

Los investigadores han dicho que cualquier vacuna podría necesitar dos dosis para proporcionar una inmunización adecuada, elevando ese número a medio millón de tiburones.

Shark

Stefanie Brendl, fundadora y directora ejecutiva de Shark Allies, dijo: “Cosechar algo de un animal salvaje nunca será sostenible, especialmente si se trata de un depredador superior que no se reproduce en grandes cantidades”.

“Hay tantas incógnitas de cuán grande y cuánto tiempo podría durar esta pandemia, y luego cuántas versiones de ella tenemos que atravesar, que si continuamos usando tiburones, la cantidad de tiburones capturados para este producto podría ser realmente alta, Año tras año tras año”.

Para evitar el mayor impacto en las poblaciones de tiburones, los científicos están probando una alternativa sintética al escualeno hecho de caña de azúcar fermentada.

Los conservacionistas estiman que alrededor de tres millones de tiburones mueren cada año por el escualeno, que se usa en aceite para máquinas y cosméticos, así como en medicamentos.

Great White Shark

Shark Allies ha lanzado una petición instando a los EE. UU. y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) a utilizar las opciones sostenibles existentes para una vacuna.

La petición dice en parte: “El uso de tiburones en las vacunas covid-19 es miope, impredecible e insostenible”.

“Hay mejores alternativas. La industria debe escuchar”.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO