Autobús, avión… ¡y a caballo!: Así es cómo ayudaron a una turista británica varada en la Patagonia argentina a regresar a casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una turista británica vivió una verdadera odisea en el regreso a su casa, luego de haber experimentado el viaje más épico de su vida. Y es que no fue suficiente con el quedar varada a causa de una extraordinaria pandemia: las peripecias aparecieron a la hora de retornar hacia su ciudad.

Sí, efectivamente, pues para ello debió acudir a un autobús, avión, taxi y a caballo, luego de haber quedado varada en un rancho aislado en la Patagonia argentina.

Se trata de Annabel Symes, una joven británica de tan solo 19 años, oriunda de Eastbourne, que se encontraba en la Patagonia argentina cumpliendo el sueño de toda una vida: trabajar como voluntaria para recibir turistas en la Estancia Ranquilco, de unos 100.000 acres.

El lugar elegido por Annabel para cumplir su objetivo más preciado se encuentra en un aislado rancho de caballos y ganado en la provincia de Neuquén, en las faldas de los Andes, a más de 1,000 millas de la ciudad de Buenos Aires.

Esta joven debía regresar a casa al final de la temporada de verano, a principios de abril, pero su vuelo a casa se canceló cuando Argentina introdujo restricciones de viaje para contener la propagación del coronavirus (COVID-19).

Sin embargo, aunque un poco más tarde de lo previsto, Annabel pudo volver a su casa. ¿Cómo? Luego de una llamada de ayuda de Annabel, el Ministerio de Asuntos Exteriores organizó un plan de rescate que incluía un paseo de medio día a caballo hasta la carretera más cercana, un viaje en taxi de nueve horas a la ciudad más cercana y finalmente un viaje en autobús de 17 horas al aeropuerto de Buenos Aires.

Autobús, avión... ¡y a caballo!: Así es cómo ayudaron a una turista británica varada en la Patagonia argentina a regresar a casa
Autobús, avión... ¡y a caballo!: Así es cómo ayudaron a una turista británica varada en la Patagonia argentina a regresar a casa

Una vez en la ciudad de Buenos Aires, Annabel pudo coincidir con otros 200 viajeros británicos que habían quedado varados en distintos puntos de Argentina. Entre todos, despegaron en un vuelo a casa, dejando atrás el país y las desventuradas anécdotas. Para ello, el personal de la embajada británica también tuvo que negociar permisos de viaje con las autoridades locales de las diferentes regiones para poder organizar viajes en autobús, reservar taxis y facilitar viajes a través del país.

En una región donde las temperaturas caen por debajo de cero, las fuertes nevadas habrían hecho imposible abandonar el rancho. Para empeorar las cosas, Annabel solo había empacado ropa para el verano.

Según consta en algunas de sus declaraciones al Ministerio de Asuntos Exteriores, Annabel indicó que “una vez que me di cuenta de que estaba varado, me registré en la Embajada Británica. La comunicación se hizo difícil ya que la estancia solo tenía acceso irregular a Internet vía satélite, lo que significaba muchas conversaciones frías de WhatsApp sentadas en el tocón de un árbol en medio de un campo“.

Annabel y su compañero, un ciudadano estadounidense, tuvieron que salir de la estancia para llegar a un puesto avanzado junto a la carretera en la oscuridad, con mulas cargando sus maletas, encontrando su camino gracias a la luna llena. Desde allí, Annabel tomó un taxi que fue rociado con desinfectante en cada punto de control en el camino, donde también se realizaron controles de temperatura.

Annabel finalmente llegó al aeropuerto de Gatwick el 8 de mayo, 5 semanas y un cierre nacional más tarde de lo que había planeado, donde se reunió con sus padres, 2 hermanas y el perro del terrier fronterizo Sidney.

Autobús, avión... ¡y a caballo!: Así es cómo ayudaron a una turista británica varada en la Patagonia argentina a regresar a casa

En alusión a su particular historia, el embajador británico en Argentina, Mark Kent, manifestó: “El Ministerio de Relaciones Exteriores organizó dos vuelos especiales que permitieron a más de 400 viajeros británicos y sus dependientes directos regresar a sus hogares desde Argentina. Todos los vuelos nacionales, autobuses y trenes están suspendidos, por lo que la embajada tuvo que organizar 8 autobuses especiales para recoger personas de 31 ciudades y pueblos de todo el país, que es el octavo más grande del mundo. Los autobuses cubrieron un total de más de 7,000 millas… Hubo algunos viajes épicos para que la gente llegara a Buenos Aires para hacer sus vuelos. Annabel fue un viaje particularmente largo y arduo desde una parte extremadamente remota de la Patagonia, y rindo homenaje a su resistencia y paciencia. Me alegra que hayamos podido ayudarla a regresar a casa con seguridad“.

Ver esta publicación en Instagram

Medio día a caballo 🐎, 9 horas en taxi 🚕 , 17 horas en colectivo 🚌 y luego un avión ✈️…⠀ ⠀ Cuando Annabel Symes, de Eastbourne, viajó a la Patagonia🇦🇷 para trabajar en una estancia remota, no se imaginó la travesía que le llevaría volver a su casa.⠀ ⁣⠀ Con la Estancia al pie de los Andes 🏔️, y a más de 1.500 kilómetros de la capital argentina, Annabel sabía que llegar a Buenos Aires para tomar su vuelo no sería tarea fácil.⠀ ⁣⠀ Se puso en contacto con la Embajada, que trabajó con Annabel para planear un viaje que involucró colectivo, auto, taxi e incluso un paseo de medio día a caballo, para que volviera en el vuelo de regreso al Reino Unido🇬🇧.⠀ ⁣⠀ Estas son algunas de las increíbles fotos que Annabel tomó en su viaje, incluida una foto del reencuentro con su perro Sidney 🐶 #patagonia #argentina #buenosaires #travel #repatriación #uk

Una publicación compartida por Embajada Británica (@ukinargentina) el

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, expresó: “Estamos encantados de haber podido ayudar a Annabel a volver a casa. Desde el comienzo del brote de coronavirus, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha estado trabajando con las aerolíneas y los gobiernos para mantener abiertas las rutas vitales, ayudando a más de 1.3 millones de viajeros a regresar al Reino Unido en vuelos comerciales“.

Sin dudas, una de las más insólitas experiencias que quedarán a causa del Covid-19. Por suerte, Annabel ya disfruta en su casa junto a sus más afectos, mientras esperará por el pronto fin de la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Everest a la vista! 🙏🏻♥️

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un fotógrafo captó el momento exacto en el que dos rayos enmarcaron perfectamente el One World Trade Center

En sus 40 años como fotógrafo, Gary Hershorn ha capturado muchos momentos increíbles, especialmente en la ciudad de Nueva York: desde arcoíris asombrosos que se extienden sobre el Empire State, lunas tan majestuosas que casi parecen pintadas hasta puestas de sol increíbles.

Pero fue el lunes por la noche cuando Hershorn capturó una imagen que realmente lo dejó sin aliento, cuando dos rayos cayeron sobre el río Hudson y enmarcaron perfectamente el One World Trade Center.

“Definitivamente fue un momento increíble”, dijo Hershorn a Insider. “Aunque he estado tomando fotos alrededor por 40 años, cuando fotografías algo que es realmente hermoso o espectacular en el mundo natural, nunca te cansas de hacerlo. Todavía tienes estos momentos increíblemente asombrosos”.

NYC thunderstorms

Hershorn utiliza la aplicación meteorológica profesional RadarScope para rastrear las tormentas en tiempo real, ayudándolo a prepararse para la toma perfecta.

“Perseguir relámpagos y persiguiendo tormentas no es en absoluto aleatorio”, dijo. “Es muy preciso y calculado. Con la aplicación, puedes ver qué tormentas tienen relámpagos, porque algunas son solo lluvia y eso es todo. Necesitas una aplicación profesional que te indique dónde está el rayo y cuándo es viniendo.”

Y ya había un indicio de que el clima tempestuoso del lunes no era un aguacero común. La aplicación mostró que había una tormenta con rayos en movimiento de norte a sur, y otra tormenta con rayos en movimiento de sur a norte. “En cierto modo convergieron sobre Nueva York”, dijo Hershorn. “Y creó una gran tormenta eléctrica”.

Así que Hershorn fue a uno de sus lugares favoritos para fotografiar tormentas: un patio en la parte trasera del restaurante en Nueva Jersey.

La antena en One World Trade Center fue alcanzada por un rayo seis veces el lunes, pero Hershorn no logró capturarlo. Pero cuando los rayos alcanzaron el río, Hershorn ya sabía que era la mejor toma de la tormenta.

“Una vez que vi esa foto, supe que ninguna foto de un rayo que golpeara el World Trade Center ayer sería mejor que esta foto en particular. De todos los rayos que he tomado, es la mejor foto de un rayo. Tiene la mayor intensidad y muestra el poder del rayo más que cualquier otra foto”.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

Muy buenol 👇🏻☘️

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO