Bill Gates acaba de comprar la mansión más cara de San Diego y con vistas al océano Pacífico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se trata de una nueva adquisición inmobiliaria que le ha valido poco más de 43 millones de dólares (lo que significan unos 39,87 millones de euros).

Es obra del arquitecto y diseñador Ken Ronchetti y su construcción fue terminada en el año 1999. Consiste en una espectacular mansión con una ubicación inmejorable, en la denominada “urbanización del mar” y con vistas al océano Pacífico.

Es una de las viviendas más exclusivas de la zona de San Diego, en California. Y no es para menos, posee más de seis mil metros cuadrados construidos, está provista de la última tecnología y tiene una playa privada (cada temporada, la orilla del lago sería cubierta con arena traída expresamente desde el Caribe).

Y cuando decimos última tecnología, nos referimos a detalles increíbles como por ejemplo que esta vivienda cuenta con calefacción por suelo radiante, sistemas automatizados de seguridad, iluminación y control de clima, así como un sistema de entrada sin llave. Tecnología puntera a la que el fundador de Microsoft sumará sus propias creaciones y que la convertirán en la vivienda más moderna de la zona

Según estiman, para construirla habrían trabajado trescientos operarios y cien electricistas. Cuenta con seis dormitorios en suite, spa, jacuzzi para diez personas, varias piletas, cancha de tenis, un pequeño teatro y dos casas para invitados.

Como si lo anteriormente mencionado fuera poco, esta propiedad también se destaca por una impresionante terraza con cerca de 40 metros frente al mar.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡Síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Ámsterdam es uno de los mejores lugares del mundo para andar y recorrer en bicicleta. Sin embargo, el problema es dónde se dejan esas bicicletas, ya que perjudican a la estética del paisaje. Teniendo en cuenta esto, la ciudad decidió tomar ciertas medidas para que evitar que el paisaje sea obstruido y lo hizo colocando diferentes plantas y flores en los canales en los que solían haber demasiadas bicicletas. De esta manera, se motiva a los ciclistas a que busquen nuevos lugares para dejarlas.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Leif Niemczik en Unsplash

Teniendo en cuenta la cantidad de bicicletas estacionadas en las barandas de los puentes, los peatones ya no entran en las veredas y caminan por la calle” dijo un vocero del concejo municipal. “Esto genera situaciones inseguras“. Para evitar estas situaciones no solo habrá más espacio en las veredas para las personas que anden caminando, sino que las bicicletas podrán ser estacionadas en otro sector. De acuerdo a lo que fue anunciado, los estacionamientos para vehículos cederán espacio para que los ciclistas puedan dejarlas allí sin interrumpir el paso.

Que la cantidad de bicicletas en la vía pública de Ámsterdam sean muchas es algo que no llama la atención, teniendo en cuenta que la ciudad cuenta con 767 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas, también conocidos en algunos lugares como bicisendas. Además, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia por coronavirus, más personas decidieron optar por este medio de transporte por sobre autos o transporte público, ya que es una alternativa más saludable.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Serhat Beyazkaya en Unsplash

Según informó el sitio de noticias The Guardian, la distancia recorrida en promedio en bicicleta por los ciudadanos de Ámsterdam aumentó casi un kilometro en el último tiempo. Paso de ser 3.4 kilómetros en Septiembre de 2019 a 4.1 kilómetros en Julio de del corriente año. Se estima que más de un tercio de ese incremento se debe a que las personas evitaban el transporte público por la crisis de COVID-19 y los riesgos que implica ciertos espacios- Según informaron, alrededor de la mitad de ese tercio aseguró que continuará utilizando este medio de transporte incluso cuando sin las restricciones por pandemia.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO