Casi toda Argentina sufrió un apagón masivo, menos un pequeño pueblito que utilizó cáscara de cacahuate

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El domingo pasado, el día que se festejaba el Día del Padre, toda la Argentina sufrió un apagón masivo, que afectó a más de 50 millones de personas. La única localidad que no se vio afectada fue Ticino, una pequeña población de 3.000 habitantes, que gracias a la cáscara de cacahuate pudo producir su propia energía.

La Central Termoeléctrica Lorenzati y Ruetsch, en Ticino, que comenzó a funcionar en agosto del año pasado, tiene una capacidad de 5 MW, lo que le permite abastecer a unas 8000 viviendas.

El secreto de esa pequeña localidad para no quedarse sin luz es la cáscara de maní, una materia prima accesible para la provincia, dado que es la que abastece de ese producto a casi todo el país. 

Pero, ¿cómo funciona? La cascara de cacahuate, junto con otros desechos agrícolas, se acopia en celdas y luego se traslada a una caldera para la quema y de esa manera se transforma en energía potencial de vapor de agua. Eso se traslada a la turbina de vapor y se convierte en energía mecánica de rotación. Luego se acople al generador y se transforma en energía eléctrica. 

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO