Científicos afirman que los pulpos llegaron a la Tierra desde el espacio hace millones de años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Según un nuevo estudio, realizado por 33 científicos de todo el mundo, los pulpos no son originarios de la Tierra, sino que vinieron a este planeta hace millones de años a través de un meteoro del espacio.

El estudio publicado en Progress in Biofísica y Biología Molecular, afirma que los pulpos en realidad se originaron en el espacio exterior después de la explosión del Cámbrico, un repentino estallido de la vida que ocurrió hace unos 540 millones de años.

Key West Octopus

El documento plantea la pregunta de si la rápida aparición de los principales grupos de animales, que actualmente deambulan por la Tierra, fue el resultado de un evento “terrestre o cósmico”. Llegando a la última conclusión.

Los investigadores creen que un virus alienígena se estrelló en la Tierra, a través de un meteoro, e infectó el calamar primitivo del planeta, causando que evolucionen hasta convertirse en los pulpos que vemos hoy. Otra teoría salvaje en el documento sugiere que el meteorito contenía huevos de calamar o pulpo fertilizados.

El concepto tiene una similitud con la hipótesis de la “panspermia”. Sugiere que la vida en la Tierra fue ‘sembrada’ por el polvo espacial o los asteroides que aterrizan en la Tierra.

Octopus

Sin embargo, el documento ya está siendo desacreditado por la comunidad científica, según The Independent, que lo ve como nada más que una teoría “ridícula y no científica”.

La profesora Karin Moelling, genetista molecular del Instituto Max Planck de Genética Molecular, aseguró que el documento “no se puede tomar en serio”, y agregó que la falta de “evidencia” es la razón principal de su incredulidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Personal del aeropuerto de Roma usa cascos inteligentes para detectar coronavirus

Uno de los aeropuertos más activos de Italia, Roma Fiumicino, es el primero en la región en utilizar cascos inteligentes equipados con cámaras térmicas para detectar síntomas de COVID-19. Estos cascos de realidad aumentada se encuentran conectados a una cámara que puede medir la temperatura corporal desde siete metros de distancia, produciendo un escaneo del calor corporal del pasajero, que luego se transmite al visor en tiempo real. Esto permite al personal ver la exploración de todo el cuerpo y detener a los pasajeros con ebre por encima de cierto nivel, lo que ayuda a reducir la propagación del nuevo coronavirus.

Cabe señalar que el casco inteligente es una combinación de una cámara térmica y una pantalla de realidad aumentada, de acuerdo con Ivan Bassato, director administrativo de los aeropuertos de Roma, lo que permite a los empleados “cubrir un área amplia dentro del aeropuerto y generar sinergias completas con dispositivos fijos de escaneo térmico”.

De acuerdo con el diario The Independent, los oficiales de seguridad podrían escanear a las personas mientras éstas esperan en el aeropuerto y remover a cualquiera que tenga niveles altos de temperatura. El uso de dicha tecnología también tiene como objetivo hacer que los pasajeros se sientan seguros al regresar a los vuelos una vez que pase la pandemia.

Cuando la persona que usa el casco mira a su alrededor, puede ver una imagen infrarroja de la persona y su temperatura aparece sobre el ojo derecho. Eso les permite explorar el aeropuerto como de costumbre usando su ojo izquierdo. La tecnología portátil le ha dado al aeropuerto una nueva ventaja, pero ya hay 83 posiciones estáticas de termo-escaneo en operación en el aeropuerto, “con mucho, la ubicación más grande en términos de despliegue de este tipo de tecnología”, según Bassato

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO