Científicos celebraron un concierto de 5 horas en Barcelona como prueba piloto para recuperar la música en directo de manera segura

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Quizás ir a un concierto en vivo no esté en tus cartas en este momento, a menos que lo hagas como parte de un experimento científico, como estos profesionales de la salud que se embarcaron en una particular iniciativa: para probar la seguridad de los eventos de música en vivo y sin distanciamiento social, el festival Primavera Sound colaboró ​​con funcionarios médicos locales para albergar un concierto de cinco horas en la Sala Apolo de Barcelona el mes pasado, con las actuaciones de Renaldo & Clara, Mujeres y las DJs Marta Salicrú y Unai Muguruza.

Los poseedores de boletos debían tomar pruebas rápidas de antígeno y PCR para COVID-19 antes de ingresar, y luego se les permitió tener una experiencia bastante normal y típica para quienes están acostumbrados a ir a conciertos: movimientos que incluían beber, bailar y mezclarse, aunque aún se requerían máscaras N95. 

El primer día del concierto, todos los asistentes que dieron negativo en la prueba se dividieron en dos grupos: el primero ingresó al concierto, el segundo no. Este grupo aleatorio permitió a los científicos crear un ensayo clínico. Según trascendió, en total hubo 463 participantes en la sala de conciertos.

Científicos celebraron un concierto de 5 horas en Barcelona como prueba piloto para recuperar la música en directo de manera segura
Científicos celebraron un concierto de 5 horas en Barcelona como prueba piloto para recuperar la música en directo de manera segura.

El director del festival, Pablo Soler, precisó que el objetivo de esta prueba piloto era “demostrar la viabilidad de actividades como esta, si se realizan teniendo en consideración las condiciones médicas y de protección adecuadas”.

Los participantes fueron monitoreados después del evento para detectar la infección por COVID-19, y ahora los resultados están en que ninguno de los participantes estaba infectado con el virus.

Los investigadores concluyeron que el concierto, con todas las medidas de precaución implementadas, no resultó en un aumento de las infecciones por COVID-19. Eso significa que siempre que se implementen las pruebas y el uso de máscaras, se requiere desinfección de manos y el edificio tiene la ventilación adecuada, los conciertos en vivo sin distancia social son una posibilidad.

Estos hallazgos no significan que los conciertos volverán a realizarse inicialmente en la ciudad de Barcelona desde mañana, pero sin dudas sí dan esperanzas de que los conciertos vuelvan a ser una realidad antes de lo esperado. 

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO