Claves para prevenir la clonación de tarjetas de crédito en los viajes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Si no te pasó a vos, seguramente conozcas a alguna persona que le hayan clonado la tarjeta de crédito o débito durante un viaje en el exterior. La mayoría de las historias vienen de turistas que viajaron en Brasil, en parte porque es uno de los principales destinos turísticos para los argentinos, pero lo cierto es que puede pasar en cualquier país del mundo.

Hay muchas cuestiones -lógicas, pero que a veces olvidamos- para prevenir la clonación de tarjetas de crédito: no perder de vista las tarjetas cada vez que realizamos un pago, no ingresar el PIN frente a otras personas y tratar de utilizar los cajeros automáticos que se encuentran dentro de los bancos, preferentemente, durante el horario bancario. Sin embargo, los métodos para clonar tarjetas son cada vez más sofisticados, por lo que hay que estar más atentos.

Severino, un lector de Intriper, nos contó que durante un viaje Río de Janeiro le empezaron a llegar consumos hechos en San Pablo. ¿Cómo era posible si siempre él prestaba mucha atención a cada transacción con su tarjeta? Para su sorpresa, la tarjeta con la que se realizaban los consumos ni siquiera había viajado con él a Brasil. La había dejado en Buenos Aires. ¿Qué había pasado entonces? Era la tarjeta que tenía asociada a su cuenta de Uber, servicio que había utilizado para viajar del aeropuerto a un hotel de Copacabana.

Estos casos son casi imposibles de prevenir. Pero lo que sí vale -y mucho- es estar atento para detectarlos rápido y llamar cuanto antes al banco para desconocer los cargos. En este caso, afortunadamente, por ser cargos hechos en otra ciudad, la entidad bancaria procedió a rápidamente bloquear la tarjeta y cancelar los gastos.

Para ello, algo sencillo y que funciona muy bien es configurar las alertas de gastos con tarjeta por correo electrónico: así, cada vez que se realiza un gasto con la tarjeta, nos llega una notificación con el monto y el lugar dónde se hizo la operación. Si vemos algo extraño o que no hicimos nosotros, inmediatamente llamar al número que se encuentra en el reverso de la tarjeta para dar aviso al banco.

imagen visa

Cómo nos clonan la tarjeta

Más allá del caso de Severino que ocurrió en Brasil, hay que aclarar que esto puede pasar en cualquier parte del mundo: destinos como Estados Unidos o países europeos no están excluidos de esta problemática.

Los ladrones consiguen acceder a nuestros datos para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones online, para lo que ni siquiera hace falta el clonado físico de la tarjeta.

Desde el Banco Francés explican que los clonados de tarjeta se producen con un pequeño aparato llamado Skimmer de bolsillo, tan pequeño que es difícil de detectar. Este aparatito utiliza la tecnología usada por los cajeros automáticos para leer la banda magnética de las tarjetas. En este caso, se realiza la lectura pasándola por una pequeña ranura y los datos quedan almacenados para transferirlos posteriormente a un ordenador.

imagen tarjeta clonada

Esto puede pasar en cualquier comercio, desde un restaurante hasta un local de ropa. Por ejemplo, al pagar, el cajero comprueba que el lector no funciona y lo pasa por otro que, ahora sí, acepta el cargo. Podría esconder un Skimmer en el primero y haber realizado la copia delante de nuestros ojos.

Asimismo, señalan que también nos pueden copiar los datos al pasar la tarjeta por un cajero que haya sido manipulado para esconder el Skimmer.

Claves para evitar que nos clonen la tarjeta

A pesar de todo esto, utilizar tarjetas de crédito y débito durante un viaje sigue siendo mejor idea que llevar efectivo: es más cómodo, acumulan millas y ante un robo o fraude es posible recuperar el dinero (aunque a veces tarde algunos meses).

A continuación, algunos consejos…

  • No pierdas de vista la tarjeta cuando realices un pago.
  • Si en el restaurante o comercio donde vas a pagar no disponen de lector móvil, quizás resultaría más seguro el pago en caja.
  • En los cajeros o comercios se recomienda tapar el tecleo del PIN con una mano, ya que los Skimmers se acompañan de cámaras para leer el número secreto.
  • Utilizar notificaciones de tu banco para que te envíen una alerta cuando se realicen cargos con la tarjeta.
  • Evita los cajeros situados en la vía pública siempre y cuando sea posible. Es más probable que hayan sido manipulados.
  • Optar por tarjetas de crédito por sobre las de débito, ya que tienen más medidas de seguridad. Además, si nos clonan la de débito nos pueden vaciar una caja de ahorro o cuenta corriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO