Como no tenía libros, leía los anuncios del correo hasta que un cartero le armó su propia biblioteca

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Mathew Flores, de 12 años, vive en Utah, en Estados Unidos, y lo que más le gusta es leer. Sin embargo, para él, no era tan fácil acceder a los libros debido a la precaria situación económica de su familia, pues ni siquiera contaba con el dinero para pagar el pasaje de autobús para ir a la biblioteca pública.

Por lo que el único material de lectura al cual tenía acceso eran los anuncios del correo que el cartero Ron Lynch repartía en su casa.

Un día, Lynch se encontró con Mathew mientras repartía el correo, y éste le preguntó si tendía algún tipo de panfleto publicitario para leer, a la vez que se asomaba a los buzones. Lynch le sugirió que fuese a la biblioteca, donde encontraría cuantos libros quisiese, pero el niño le aseguró que a pesar de que la lectura era su pasión, su familia no tenía coche y que no se podían permitir tomar el autobús.

Historias que nos hacen creer en la humanidad - Historias de Vida

Las palabras del niño resonaron fuerte en el cartero, quien decidió compartir su historia en Facebook, incluyendo la foto y la dirección del niño.

El mensaje decía:  “Amigos de Facebook… Este es Matthew Flores. Hoy mientras estaba repartiendo el correo por su vecindario, lo vi leyendo anuncios, y me preguntó si tenía algún correo extra que pudiese leer. Me dijo que su sueño es tener libros para leer. Yo le dije que en la biblioteca había varios, pero me contestó que su familia no tiene coche y que no pueden permitirse el autobús. ¡Así que… vamos a darle a este niño de 12 años algunos libros! Vamos a ayudarle. A mí me dieron muchos libros cuando era niño, ¡y es hora de ayudar a alguien más!”.

La publicación se compartió más de 15.000 veces, e increíblemente empezaron a llegar a casa de Mathew libros desde todo el mundo, incluyendo Gran Bretaña, Australia e India.

Cuando los primeros libros comenzaron a llegar, Mathew no se lo podía creer. “Creía que era un error, que no eran para mí” afirmó. Y también ha dicho que no puede esperar a compartirlo con otros niños, prometiendo que leerá todos y cada uno de ellos.

Lynch contó al medio Huffington Post que han llegado cientos de libros y agradece la gran generosidad de la gente, quienes han hecho posible que Mathew cumpla su sueño y tenga su propia biblioteca en casa.  “Todos los que se han preocupado por hacer algo son auténticos héroes en esta historia. Les deseo lo mejor, muchas gracias”.

130937

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

Una noche acá? 🤞🏻♥️

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO