Descubren restos de lo que sería el dinosaurio más grande del mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El  fósil encontrado en el yacimiento de Balde de Leyes, en Caucete, provincia de San Juan (Argentina), habría pesado hasta diez toneladas. Bautizado con el nombre de Ingentia prima, se estima vivió hace 300 millones de años, durante el origen del gigantismo.

Cecilia Apaldetti , investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan (IMCN) y del CONICET, afirmó en diálogo con la Agencia CTyS-UNLaM

“esta nueva especie muestra una estrategia de crecimiento desconocida hasta ahora e indica que el origen del gigantismo se produjo mucho antes de lo que se pensaba”.

Hasta este momento se creía que el gigantismo había surgido hace aproximadamente 180 millones de años, durante el período Jurásico, pero Ingentia prima vivió a fines del Triásico, “entre los 210 y 205 millones de años”, precisó la autora principal del estudio, publicado este lunes en la revista especializada Nature Ecology & Evolution.

 ‘Ingentia’, hace referencia a su tamaño colosal, en tanto que ‘prima‘ indica que es el primer gigante conocido hasta hoy en el planeta“.

Esa es la explicación del nombre otorgado a este increíble ejemplar, según el doctor Ricardo Martínez, también investigador del IMCN y coautor de la publicación.

“Gigante, sobre todo, para su momento en la evolución”, remarcó Apaldetti, que en esa línea sumó que en el ejemplar se encuentra “el origen del gigantismo, los primeros pasos para que, más de 100 millones de años después, llegaran a existir saurópodos de hasta 70 toneladas como los que vivieron en la Patagonia”.

En concreto lo que no se sabía, hasta ahora, es que hace más de 200 millones de años el gigantismo ya se había desarrollado. Ingentia prima es uno de los sauropodomorfos del Triásico; especies de las derivaron los dinosarurios herbívoros cuadrúpedos y de cuello largo más grandes registrados hasta el momento, por ejemplo el PatagotitanPuertasaurus o el Argentinosaurus.

“Al igual que se pueden observar en un árbol las estaciones de crecimiento, los cortes óseos en Ingentia prima muestran que tenía crecimiento cíclico, estacional, pero lo llamativo es que el tipo de tejido que se depositó en los huesos durante estos períodos de crecimiento es diferente al de los otros saurópodos que conocíamos hasta ahora”

explicó el doctor Ignacio Cerda, investigador del Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología de la Universidad Nacional de Río Negro (IIPG-CONICET, UNRN), quien analizó los huesos de la nueva especie. “Este tejido le permitía lograr un crecimiento muy rápido”, remarcó.

“Para diferenciar la forma de crecimiento que tuvo, podemos hacer una analogía con un auto que va a una alta velocidad continua, a 100 kilómetros por hora, imaginando que así crecían los sauródopos, en tanto que Ingentia prima hacía una parte del trecho a 300 kilómetros por hora, durante las estaciones de crecimiento, para luego detenerse durante las estaciones de invierno o de escasez y, posteriormente, volver a crecer a 300 kilómetros por hora”, graficó el especialista.

“En este caso, es difícil poder trazar la continuidad de las líneas concéntricas, pero estimamos que era un individuo subadulto, que aun se encontraba en desarrollo, por lo que hasta podría haber crecido un poco más”, contó el investigador.

El de Ingentia prima no fue el único descubrimiento en la zona

En esta misma zona también había sido encontrado el Lucianovenator bonoi, un ejemplar de la misma época que Ingentia, contó Martínez. “Si bien Lucianavenator no era muy grande, porque medía un metro y medio, era un bicho de cuidado y podría haberse alimentado de Ingentia, tal vez realizando un ataque grupal o aprovechando que alguno de este gigantes estuviera herido o en la vejez”, repasó.

“No obstante, también hemos encontrado dientes que pertenecen a un carnívoro con un cráneo de entre 60 y 80 centímetros, por lo que sabemos que había un predador más grande dando vueltas por allí y que podría haber sido un terópodo o algún predecesor de los cocodrilos”, sumó el investigador, sobre algunas de las hipótesis que surgieron a raíz del descubrimiento.

Fotos: Agencia CTyS-UNLaM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO