Después de nueve días encontraron a un grupo de niños y a su profesor en una cueva inundada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un grupo de 12 niños, de entre 11 y 16 años, y su entrenador de 25 años de edad, están atrapados en una cueva de Tailandia desde el sábado 23 de junio después de que los niveles de inundación los aislaron de la entrada.

El gobernador provincial de Tailandia informó que los 12 miembros del equipo de fútbol y el entrenador han sido encontrados con signos de vida por los buceadores de SEAL de la Marina tailandesa, tras una intensa búsqueda del grupo.

A medida que la incesante cantidad de agua que inundaba las cuevas retrocedía, los buzos pudieron acercarse a una zona seca elevada en las cuevas llamada Pattaya Beach esta mañana, donde pensaron que el grupo podría haberse refugiado.

Se dieron cuenta que faltaban cuando un oficial del parque vio bicicletas en la entrada del complejo de la cueva, a pesar de estar fuera de los límites. También hubo señales de advertencia de peligro en la temporada de lluvias, que recién comienza en la zona.

Según informes, el grupo había visitado las cuevas antes, y se cree que ingresaron a la serie de cuevas el sábado a través de un estrecho canal de 15 metros de largo. Algunas de las bolsas y zapatos de los niños se encontraron dentro de la cueva.

Una advertencia fue emitida el miércoles por altos funcionarios del gobierno tailandés para decir que el tiempo se estaba agotando para el equipo de fútbol y el entrenador, ya que el agua en las cuevas siguió aumentando.

Con los niveles de agua subiendo, la entrada a la cueva se inundó y los buceadores tuvieron que abandonar su búsqueda del grupo, dejando que la operación de búsqueda buscara formas alternativas de ingresar a la cueva, informa BBC News.

Los equipos de trekking se dirigieron al bosque en busca de entradas alternativas a las cuevas, pero fue un trabajo lento a través del terreno espeso. La inmersión pudo reanudarse el jueves.

Alrededor de 1.000 militares, marinos, trabajadores administrativos locales y voluntarios se encontraban en el sitio para ayudar en la búsqueda, así como tres buceadores británicos y algunos militares estadounidenses. Todos se lanzaron para ayudar a localizar al grupo de niños.

Los familiares del grupo comenzaron a reunirse alrededor de la entrada de la cueva el sábado por la noche. El gobierno local montó un improvisado campamento de campaña mientras las familias esperaban ansiosamente por las actualizaciones.

Haciendo todo lo posible desde el exterior, las familias recurrieron a los rituales tradicionales tailandeses para darles fuerza en los momentos difíciles, ofreciendo flores y comida para guiar a los espíritus, con la esperanza de que guiaran a sus hijos fuera de las cuevas, y ¡LO LOGRARON!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO