Esta discoteca en Glasgow busca generar energía con el movimiento de la gente bailando en el lugar

discoteca-en-glasgow-2
Editora / Travel Content Editor
¡Valora esto!

Se trata del local ‘SWG3’, una discoteca en Glasgow, que pretende convertir la sostenibilidad en un atributo destacado del lugar para aprovechar una fuente de energía infinita como es el calor humano. ¿Cómo? A partir de la energía que se genera con el movimiento de la gente bailando.

Durante este 2022, en SWG3 se encargarán de probar la tecnología llamada BODYHEAT: un sistema mediante el cual se puede calentar o enfriar una disco o cualquier espacio cerrado. La nueva tecnología en cuestión funciona concentrando el aire caliente que se genera dentro del espacio en una serie de perforaciones que van conectadas a cargar una batería termal, eventualmente llevando a reutilizar hasta 70 toneladas de CO2 por año.

𝗕𝗢𝗗𝗬𝗛𝗘𝗔𝗧 es un nuevo e innovador método de control térmico que reducirá el uso de energía de nuestro sitio, con ahorros potenciales de hasta 70 toneladas de carbono al año.

SWG3
Esta discoteca en Glasgow busca generar energía con el movimiento de la gente bailando en el lugar
Esta discoteca en Glasgow busca generar energía con el movimiento de la gente bailando en el lugar

«Estamos muy emocionados por tratar de que esto sea global«, ha indicado David Townsend, fundador de Townrock Energy. «Nos encantaría que otros clubes en distintas ciudades puedan empezar a competir a ser el mas eco-amigable y así ver como pueden atraer a más clientes, porque la generación que va a las discos actualmente está muy preocupada del cambio climático«, sostuvo al respecto.

En cuanto a su funcionamiento, desde la entidad han explicado que el calor corporal se conducirá desde el techo a uno de los 17 pozos que están perforados a 200 metros bajo tierra, luego, la energía térmica descenderá para calentar las rocas circundantes con el fin de enfriar la discoteca durante las fiestas que se celebren -es un buen método para prescindir del aire acondicionado-. Por el contrario, el mismo sistema se hará a la inversa para lograr calentar el edificio.

Cabe destacar que la llegada e implementación de esta nueva tecnología al club SWG3 coincide con una pronunciada y creciente preocupación de la industria musical por salvar al planeta. De hecho, es el ejemplo de Coldplay, quienes recientemente anunciaron diferentes iniciativas «eco-amigables» en el marco de su próximo tour mundial. Dentro de este, los ingleses esperan recortar las emisiones directas, producidas por sus conciertos, en un 50 por ciento comparado con el último tour de la banda realizado en el 2016 y 2017.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.