Conoce la historia de ‘Doctor Peyo’, el caballo de terapia que visita a los pacientes con cáncer en Francia

doctor-peyo-caballo-cuida-pacientes-con-cancer
Editora / Travel Content Editor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Hay historias que emocionan, y otras que hasta logran sacarte lágrimas y sonrisas a montones. Esta creo que es de las segundas porque sólo ver las fotos basta para admirar el increíble trabajo que se lleva a cabo con este hermoso animal. Se trata de Peyo, un semental de 15 años que pasa sus días dando vueltas en el Hospital Calais en Francia. ¿Su labor? Fundamental dentro del mundo de la salud, ya que ayuda a brindar consuelo a los pacientes con cáncer que se acercan al final de sus vidas.

Según ha trascendido de acuerdo a su historia, Peyo fue entrenado originalmente para participar en espectáculos ecuestres, pero su guía Hassen Bouchakour comenzó a darse cuenta de que su caballo tenía una vocación diferente. Después de los espectáculos, Peyo elegía a la gente entre la multitud y se mantenía cerca de ellos. Más tarde, Bouchakour comenzó a notar de que el caballo estaba eligiendo instintivamente a personas enfermas, ya fuera física o mentalmente. 

Lo que vino después fue abrir la puerta a un mundo poco conocido pero demasiado empático para aprender de la vida: el entrenador renunció a su carrera como showman y decidió abrazar el don especial de Peyo para ayudar a quienes lo necesitan. Así fue como, hoy por hoy Bouchakour trabaja con una organización terapéutica llamada Les Sabots du Coeur (los zuecos del corazón), que está llevando a cabo un estudio de las extraordinarias habilidades de Peyo.

En 2016, Bouchakour y Peyo comenzaron a trabajar como voluntarios en el Hospital Calais casi todos los días, donde visitan a pacientes en la unidad de cuidados paliativos. El ‘modus operandi’ del animal es bastante particular: el caballo de exhibición retirado, ahora apodado “Doctor Peyo”, le dice a su manejador qué pacientes necesitan atención parándose junto a la puerta y levantando una pierna. “Fue muy complicado dejar de ser el maestro y tener que admitir que cuando [Peyo] detecta que alguien [está enfermo], yo ya no tengo el control”, admite Bouchakour . 

«Cuando él decide, no puedo retenerlo, es una necesidad, es visceral, está en él, necesita ir y aferrarse a la persona específica que ha elegido».

Hassen Bouchakour, guía de Peyo.
Conoce La Historia De Doctor Peyo, El Caballo De Terapia Que Visita A Los Pacientes Con Cáncer En Francia
Conoce la historia de ‘Doctor Peyo’, el caballo de terapia que visita a los pacientes con cáncer en Francia.

En cuanto a la preparación para ir a los hospitales, la misma es sumamente detallista y cuidadosa: los hospitales son entornos estériles, por lo que Bouchakour tiene que dedicar alrededor de dos horas a preparar a Peyo para cada visita. Esto consiste en limpiarlo a fondo con toallitas desinfectantes, e incluso ha entrenado a Peyo para que señale cuando necesita ir al baño. Cuando el caballo necesita irse, mueve su cuerpo de lado a lado y Bouchakour sabe que debe llevarlo afuera.

Para los pacientes terminales que se acercan al final de su vida, Peyo les brinda momentos finales de alegría y paz. Y en algunos casos, su presencia puede reducir el dolor del paciente de manera tan significativa que ya no requieren medicamentos fuertes. “Con Peyo, intentamos recrear la vida al final de la vida, para luchar y crear una energía para acompañar a las familias y los cuidadores”, dice Bouchakour. “Yo lo acompaño pero le dejo hacer lo que quiere, él es quien decide”.

Desde que inició su carrera como caballo de terapia, Peyo ha apoyado a más de 1.000 personas durante los últimos momentos de sus vidas. Peyo no solo ayuda a los enfermos, sino que también es un verdadero amigo de su manejador. “Peyo es mi otra mitad, es mi compañero de vida”, admite Bouchakour.

Si quieres conocer más curiosidades sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *